8.1 C
Madrid
sábado, diciembre 10, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Ben González (Enterprise): «La gestión de flotas en los viajes corporativos va más allá de un tema puramente de costes»

spot_img

El gasto global en viajes de negocios experimentará en 2022 un incremento interanual del 34% hasta alcanzar los 933 billones de dólares, situándose así en el 65% de los niveles previos a la pandemia, según un informe de la Asociación Global de Viajes de Negocios (GBTA). Aunque con más retraso del esperado -según la asociación, la recuperación total no se producirá hasta 2025 o 2026- esta industria va cogiendo de nuevo el pulso, pero lo hace en un contexto en el que la movilidad ha cambiado sustancialmente y cobrado más importancia que nunca en nuestra sociedad.

Por esta razón, las empresas no necesitan solo una compañía de rent a car como socio, sino «un experto y consultor de movilidad para poder profundizar en la estrategia de la flota corporativa, el modelo de negocio y gestionar sus recursos de forma más eficiente y sostenible a medio y largo plazo», afirma Ben González, director comercial de Enterprise Holdings en España.

Para satisfacer y mejorar las opciones de viajes corporativos, tanto para la empresa como para el empleado, ante las nuevas necesidades que se plantean, el directivo pone sobre la mesa una serie de cuestiones clave que los gestores de flota deben plantear a sus operadores de movilidad.

La primera de ellas sería saber responder, precisamente, a un entorno VUCA (volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad), en el que «la gestión de flotas en los viajes corporativos va más allá de un tema puramente de costes», apunta González, que resalta la aportación de socios de movilidad con una dilatada experiencia a la hora de asesorar a las empresas en asuntos como la transición hacia una movilidad más sostenible, compartida y segura; la digitalización de los servicios; la disponibilidad de un porfolio de productos y servicios más amplio en respuesta a las nuevas necesidades sociales y una mayor capilaridad local y global, entre otros.

El director comercial de Enterprise remite también al aprovechamiento del gran volumen de datos que generan las nuevas herramientas tecnológicas que ayudan a los gestores a localizar en el mapa las ubicaciones, los tipos de vehículos y los perfiles de los viajes, para diseñar un plan de viaje personalizado, pasando de esta manera de la perspectiva del «alquiler como servicio» a la de «movilidad como solución».

La propuesta puede incluir una combinación de alquileres a largo y corto plazo, carsharing corporativo, vehículos eléctricos, viajes compartidos y otras alternativas de coches compartidos. «También podemos recomendar el uso de programas informáticos para medir, clasificar y calificar la demanda de vehículos, y así gestionar la flota de forma más eficiente y segura reduciendo los kilómetros innecesarios», agrega González.

En tercer lugar, sería necesario definir la estrategia de inversión adecuada en vehículos, y para ello es conveniente que los gestores de flotas echen la vista atrás para determinar cuál ha sido la estrategia de adquisición de vehículos de la empresa de alquiler a corto-medio plazo, es decir, durante los últimos tres, seis y 12 meses, y que garanticen, además, que existe una oferta adecuada para satisfacer sus necesidades.

Finalmente, habría que valorar las necesidades reales de los empleados en relación a la capacidad de flota. En este sentido, el modelo híbrido laboral que se está implantando, mezcla de presencialidad y teletrabajo, exige una mayor flexibilidad por parte de las empresas para facilitar que los vehículos estén ubicados lo más cerca posible del lugar donde los empleados residen y trabajan.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos