15.2 C
Madrid
miércoles, junio 19, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Wible incrementa su flota en Madrid con 150 XCeed híbridos enchufables buscando la rentabilidad en 2023

spot_img

La empresa de carsharing Wible, joint venture de Kia y Repsol, ampliará su flota en Madrid con 150 unidades del XCeed híbrido enchufable, que se unirán a los actuales 500 Niro con la misma tecnología de propulsión. Con este crecimiento de un 30%, la compañía pretende tener más densidad en la ciudad con la pretensión de alcanzar un Ebitda positivo en 2023.

En este sentido, el CEO de Wible, Alberto Gómez Platero, ha reconocido que la empresa aún pierde dinero, pero sin embargo tiene beneficio operativo con cada coche —es decir, ingresan más de lo que gastan—, por lo que incrementando el parque prevén mejorar el resultado. No obstante, es consciente de que con cada nueva unidad no facturarán lo mismo que con las anteriores.

Al respecto, indicó que los coches tienen un uso actual de unas tres horas y media o cuatro diarias, por lo que es probable que parte del empleo de los mismos se reparta y, al haber más unidades, baje el tiempo de cada uno, lo que implicaría también una reducción del ingreso marginal.

La incorporación de la nuevas unidades al servicio, que tiene más de 300.000 usuarios registrados, ya se está produciendo, y de hecho ya han llegado alrededor de 50, tal y como afirmó Gómez.

A pesar de que, como es usual en este tipo de negocio, cuesta alcanzar los números negros —Zity alcanzó la rentabilidad en Madrid el año pasado—, aclaran que desde 2019 el resultado después de impuestos ha mejorado en un promedio anual del 35% y que los ingresos superaron los 21 millones de euros en el último ejercicio.

No preocupa un cambio de alcalde en Madrid

Por otro lado, el máximo responsable de Wible señaló que, aunque no ha dialogado con los grupos de la oposición en la Alcaldía de Madrid, no está preocupado por un cambio en el consistorio tras las elecciones del 28 de mayo, ya que el inicio de las operaciones de la empresa se produjo en 2018 con la anterior alcaldesa, Manuela Carmena, que, en principio, es de una ideología contraria a la de José Luis Martínez-Almeida.

No obstante, además de en Madrid —hasta La Moraleja en el norte, Moncloa al oeste, Ciudad Lineal al este y Legazpi al sur y fuera de este perímetro en Ifema o en plazas de parking de la T1 y T4 Aeropuerto de Barajas (con un sobrecoste de 7,95 euros para las operaciones que tengan origen o final en ese destino), este servicio de coche compartido opera desde verano de 2022 en Alcobendas, Pozuelo y Majadahonda, por lo que tendrá que estar atento a posibles cambios en los comicios, aunque no es probable que se produzcan.

Aparte del crecimiento de la flota y de la llegada a nuevos destinos, también han alcanzado acuerdos con parkings para tener plazas reservadas, desde finales del curso pasado ha comenzado a aplicar el precio dinámico, en función de la zona en la que esté aparcado el modelo y del tiempo que lleve estacionado, variando de 18 céntimos el minuto a 36. De esta forma, según Gómez, se incentiva al usuario a mover el vehículo y se ahorran que vaya un operario a hacerlo.

A la vez, el directivo recuerda que se han lanzado servicios como Wible Más, que permite reservar online el alquiler del coche para entre tres o 30 días, que además se entrega en casa, o Wible Empresas, que ya dispone de 500 compañías registradas y que absorbe el 5% de los viajes que se producen de lunes a viernes.

Los permisos para los puntos de carga, con cuentagotas

Por su parte, el gerente de Desarrollo de Negocio Movilidad Eléctrica en Repsol, Carlos Bermúdez, confirmó que en la actualidad tienen instalados 1.200 puntos de carga, de los que 900 son rápidos o ultrarrápidos (a partir de 50 kW y hasta, en algunos casos, 400), pero que de ellos solo están operativos 530 por las dificultades a la hora de conseguir los permisos.

En ese sentido, indicó que mientras se instalan dos puntos al día, consiguen 10 licencias al mes, lo que supone una sexta parte. Así, recordó que tardan entre tres y cuatro semanas en ejecutar las obras de instalación de un cargador, pero más de un año de media en vencer a la burocracia. Esta, además, aumenta en cinco meses cuando las direcciones generales de industria de las comunidades no tienen habilitado el certificado digital (en ese caso, esa parte del proceso se logra en uno o dos días).

En relación a los combustibles ecológicos, Bermúdez adelantó que a partir del segundo semestre dispondrán de biocombustibles que reducirán las emisiones de CO2 un 90% y que en 2024 lanzarán carburantes sintéticos a partir del CO2 capturado e hidrógeno renovable. La parte positiva es que es viable para el uso en el parque actual, porque la molécula es la misma, pero reconoció que son «sensiblemente más caros».

Artículos reclacionados

spot_img

Últimos artículos