27.4 C
Madrid
lunes, mayo 27, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Volkswagen T-Cross: actualización que se resiste a la electrificación

spot_img

Volkswagen ha realizado una ligera actualización sobre uno de sus modelos estrella, el T-Cross, que se presenta como el segundo más vendido de la marca en nuestro país, con 9.667 unidades el año pasado. Pero no solo para Volkswagen, también es un coche muy importante para la industria del motor en nuestro país ya que se fabrica en exclusiva para toda Europa en la planta del consorcio de Wolfsburg en Pamplona, de donde también salen otros productos del segmento B como el Polo, que lleva produciéndose en España más de 40 años, y el Taigo.

La planta navarra es una de las más competitivas del grupo y un referente en términos de calidad y productividad. Está preparada para producir de forma flexible y simultánea modelos eléctricos y de combustión, por lo que no tendrá problemas para entrar a fondo en la era de la electrificación para empezar a fabricar a partir de 2025 dos nuevos SUV cero emisiones, siendo uno de ellos un todocamino de carácter urbano de la familia ID.

Las principales novedades estéticas que presenta este renovado T-Cross las vamos a encontrar en el frontal, con una parrilla y faros LED de nuevo cuño. de serie en toda la gama. También son novedad los parachoques, tanto el delantero como el trasero, y en la zaga los grupos ópticos, también con tecnología LED. Hay que destacar que por primera vez en este SUV urbano están disponibles los faros LED matriciales IQ.Light. Finalmente, incorpora nuevos tonos a su paleta para la carrocería, todos ellos con un nombre divertido, como Azul Azulillo, Tirando a Beige, Plata Plateado o Blanco y Punto.

Se impone la digitalización

En el interior se aprecian nuevos materiales que contribuyen a mejorar la calidad percibida, especialmente los guarnecidos del salpicadero, mullidos y mucho más agradables a la vista y al tacto. Pero lo que más llama la atención al entrar en el T-Cross son las nuevas pantallas digitales que equipa. Una para la instrumentación, el denominado Digital Cockpit, con abundante información, personalizable y de 8 o 10,25 pulgadas según versión, la última reservada al nivel de acabado R-Line, el más alto de la gama. La segunda pantalla, en el centro del salpicadero, actúa de soporte del sistema multimedia con una diagonal de serie de 8 pulgadas y de 9,2 en opción, con App Connect de serie.

Entre los múltiples sistemas que equipa de seguridad y de asistencia a la conducción destaca el Travel Assist 1.0 con sistema de guiado longitudinal y transversal, el asistente de aparcamiento, Front Assist y Lane Assist de serie, detector de ángulo muerto, cámara de visión trasera y ACC. Un conjunto de ADAS que lo acercan a la conducción semiautónoma.

Lo que no cambia es su notable espacio interior, uno de los mejores de su segmento, así como su modularidad, con la banqueta de los asientos traseros deslizable longitudinalmente 14 cm. También mantiene la conocida capacidad de carga del maletero, que va de 385 litros con la fila posterior en su posición más retrasada, hasta los 455 si se colocan en su posición más adelantada. Si abatimos sus respaldos el volumen de carga aumenta hasta 1.280 litros.

Otra solución que mejora su modularidad interior es la posibilidad de abatir hacia adelante el respaldo del asiento del acompañante, de serie a partir del nivel de acabado Life, brindando con ello la posibilidad de transportar objetos de hasta 2,40 metros de longitud. También se ha aumentado la carga vertical que puede soportar el gancho para el remolque, que pasa de 55 a 75 kilos, mejorando con ello el peso máximo autorizado en el portabicicletas, que ahora es más apto para transportar bicis eléctricas.

Motores de gasolina aún sin electrificar

La gama de motores de este nuevo T-Cross la componen propulsores de gasolina sin ningún tipo de electrificación, por lo que sigue sin poder lucir en su parabrisas  la etiqueta ECO de la DGT. La marca propone un TSI de tres cilindros de 1.0 litros con dos niveles de potencia, 95 y 115 CV, este último con 5 CV más que su antecesor, junto a un TSI de cuatro cilindros de 1.5 litros y una potencia de 150 CV dotado con un sistema de gestión de cilindros activa (ACT Plus). Dependiendo de la versión, el T-Cross puede contar para su transmisión con una caja de cambios manual o una automática DSG de doble embrague.

La versión actualizada del superventas de Volkswagen se ofrece con los niveles de acabado T-Cross (el más básico), Life, MAS y R-Line. Ya está a la venta en los concesionarios de nuestro país con un precio que parte de los 23.790 euros, cifra que aplicando el descuento de promoción de la marca y la financiación MyWay se reduce hasta los 21.950 euros, digamos que competitivo teniendo en cuenta todo lo que ofrece este modelo.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos