8 C
Madrid
sábado, marzo 2, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

¿Una flota Volvo con motores diésel? Por qué a partir de enero será mucho más complicado

Si quieres configurar tu flota con vehículos Volvo dotados con motores diesel tendrás que darte prisa, porque el fabricante sueco acaba de anunciar que a partir de enero de 2024 dejará de producir este tipo de propulsores.

“Para 2030 planeamos vender sólo coches totalmente eléctricos y para 2040 aspiramos a ser una empresa climáticamente neutra”. Volvo plantea así una hoja de ruta clara hacia la electrificación de su gama y pisa el acelerador para subrayar sus intenciones anunciando en la Semana del Clima de Nueva York “el fin de la producción de todos los modelos Volvo Car con motor diésel a principios de 2024.

Ya es un hecho. El anuncio de la marca sueca va a provocar que en apenas unos meses Volvo dé salida de sus líneas de producción al último modelo de la marca dotado con un propulsor de gasóleo, lo que lo convertirá en uno de los primeros fabricantes tradicionales a escala global en dar semejante paso.

Ya a finales de 2022, en el mes de noviembre, el fabricante sueco ahora integrado en el consorcio automotriz chino Zhejiang Geely Holding Group (Grupo Geely), abandonaba el desarrollo de nuevos motores de combustión interna y vendió sus participaciones en Aurobay, empresa a través de la cual tenía depositados todos sus activos en materia de motores ICE. Pasos todos ellos que, junto con el que dará a comienzos de año, evitarán que Volvo Cars destine en el futuro un solo euro de su presupuesto (que se contabiliza en Coronas suecas) a labores de I+D para el desarrollo de nuevos propulsores diésel.

Futuro centrado en sistemas de propulsión electrica

“Nuestro futuro son los sistemas de propulsión eléctrica, muy superiores a los motores de combustión. Generan menos ruido, menos vibraciones, menores costes de mantenimiento para nuestros clientes y emiten cero emisiones por sus tubos de escape”, afirma Jim Rowan, director ejecutivo de Volvo Cars, quien confirmó que en la marca sueca están ahora “totalmente centrados en crear una amplia cartera de vehículos premium totalmente eléctricos que cumplan con todo lo que los clientes esperan de un Volvo y sean una parte clave de nuestra respuesta al cambio climático”.

Tras el reciente informe publicado por las Naciones Unidas sobre el necesario “Equilibrio Climático Global”, Volvo Cars ya anunció su total compromiso con la electrificación. El informe subrayaba la urgencia con la que la humanidad debe afrontar la emergencia climática que sufre el planeta y la necesidad de actuar para frenar la actual evolución del clima.

Luchar contra el cambio climático

“Lo que el mundo necesita ahora, en este momento crítico para el planeta y la humanidad, es liderazgo”, afirmaba Rowan durante su intervención en la Semana del Clima de Nueva York. El directivo de Volvo indicaba que “ya es hora de que la industria y los líderes políticos se muestren firmes y decididos, y que apliquen políticas y acciones significativas para luchar contra el cambio climático». En Volvo —añadió— estamos comprometidos a hacer nuestra parte y alentar a nuestros pares y a los líderes políticos a hacer la suya”.

Rowan aprovechó su presencia en la Semana del Clima de Nueva York para anunciar la participación de Volvo en el evento organizado por la coalición Acelerando hacia Cero  (A2Z) que se celebra igualmente esta semana en la ciudad norteamericana para colaborar y coordinar acciones con otras empresas con el objetivo de lograr que “el cien por cien de las ventas mundiales de automóviles y camionetas nuevas estén libres de emisiones de gases de escape para 2040 y, a más tardar, para 2035 en los mercados líderes mundiales”.

Según el directivo de la firma nórdica, el objetivo de electrificación de Volvo “es más ambicioso que eso”. El fabricante integrado en el Grupo Geely busca inspirar a otras empresas a “ser más audaces a la hora de tomar medidas contra el cambio climático”.

Una transformación muy rápida

La decisión de Volvo de eliminar por completo los motores diésel a principios de 2024 es buena muestra de la rapidez con la que la industria del automóvil está cambiando ante la crisis climática. En apenas cuatro años, el motor diésel era el habitual de los modelos Volvo a la venta en los mercados de Europa. En 2019, la gran mayoría de las unidades comercializadas en ellos eran diésel y apenas se podían contar las unidades electrificadas vendidas.

Hoy, esa tendencia se ha invertido en gran medida, impulsada por la transformación de la demanda en los mercados, las nuevas reglamentaciones en materia de movilidad y de regulación de las emisiones y, en especial, el nuevo enfoque de la marca orientado claramente hacia la electrificación. Ahora la gran mayoría de las ventas de Volvo en Europa son coches electrificados, cien por cien eléctricos o híbridos enchufables.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos