spot_img
5.9 C
Madrid
domingo, enero 23, 2022

Flotas, renting y vehículos de ocasión

spot_img

Un Porsche Taycan entra en el Guiness de los récords tras superar una ganancia de altitud de 4,8 km

spot_img
spot_img

Un Porsche Taycan Cross Turismo ha entrado en el libro Guiness de los récords tras conseguir la mayor ganancia de altitud jamás alcanzada por un coche eléctrico, 4.842,967 metros. Motivados por la curiosidad, el equipo de J.F. Musial, productores de películas sobre automóviles y programas de televisión, llevaron una unidad de dicho modelo desde las profundidades del subsuelo hasta la cima de una montaña en poco más de un día.

Recorriendo los 2.300 km que separan el punto más bajo de Estados Unidos al que se puede acceder en coche hasta uno de los más altos, parando solo para cambiar de conductor y cargar la batería del coche, lograron una ganancia de altitud de 4,8 km. Este logro lo ha certificado Guinness World Records, como una nueva referencia para el mayor cambio de altitud alcanzado hasta la fecha por un coche eléctrico.

Explica Musial que querían conducir desde el punto más bajo de Estados Unidos hasta uno de los más altos, Pikes Peak, «donde hemos pasado incontables horas filmando la famosa subida a la colina. El proyecto contó con grandes dosis de entusiasmo y con un coche único por su combinación de cualidades».

El punto más bajo de Estados Unidos es Badwater Basin, en el Valle de la Muerte, 86 metros por debajo del nivel del mar. Para descender más hay que ir al subsuelo. Y así lo hicieron gracias al generoso apoyo de los trabajadores de la mina Eagle, en Michigan, único yacimiento al que se puede acceder con un coche por una rampa que suelen utilizar los vehículos especializados en minería. Sin ninguna modificación y utilizando los neumáticos de carretera montados de serie, los integrantes del grupo accedieron a la parte más baja de la excavación, a una profundidad de 541 metros por debajo del nivel del mar.

De Eagle a Pikes Peak

Darby Stacey, director general de la mina Eagle, ha comentado que fue bonito «que el Porsche Taycan llegase hasta el fondo de nuestra mina de níquel y cobre. Al fin y al cabo, esos dos elementos son esenciales para los vehículos eléctricos». Con su profundidad exacta medida y verificada por topógrafos especializados, los miembros de la expedición salieron de la mina al amanecer y comenzaron su viaje para ganar altitud: el destino final, la cumbre de Pikes Peak, en Colorado, situada a 4.302 metros y sede de la mundialmente famosa carrera de montaña.

A través de seis estados, ascendieron 4.842,967 metros sin abandonar el suelo. El oxígeno del que disponían al inicio del viaje se redujo el 40% cuando llegaron a la cima de la montaña. En total, tres parejas de conductores se turnaron al volante y llevaron a cabo el intento. Unos dispositivos GPS separados y sellados controlaron su ruta y la altitud durante todo el trayecto, junto con un altímetro analógico y registros de testigos para satisfacer los estrictos requisitos de Guinness World Records.

Dai Yoshihara, ganador de su categoría en la subida a Pikes Peak en 2020, se puso al volante en la última etapa, en la que se batió el récord. Estos hombres y mujeres ascendieron un total de casi cinco kilómetros, en un recorrido de 2.274 km en el que tardaron 33 horas y 48 minutos. J.F. Musial, que completó todo el viaje, conduciendo al principio y pasando luego al asiento del pasajero, ha explicado que se puede planificar durante meses, desarrollar un programa muy detallado, «pero al final siempre depende de cómo se haga y del tiempo. A pesar de la tormenta de nieve que se avecinaba, tuvimos suerte y encontramos una pequeña ventana de 45 minutos para alcanzar la cima: la montaña nos permitió conseguir este récord».

Artículos reclacionados

Últimos artículos