9.2 C
Madrid
viernes, diciembre 9, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

TCO eléctrico frente a combustión: el precio de la energía inclina la balanza hacia el cero emisiones

spot_img

Ante la creciente popularización de los vehículos eléctricos, LeasePlan ha constatado que el paisaje automotriz de las carreteras europeas y, por supuesto, españolas, está cambiando, principalmente, por dos razones. Una, la mayor oferta de modelos de cero emisiones en los últimos años; y otra, la creciente asequibilidad de la conducción eléctrica. En este sentido, el Car Cost Index 2021 de la operadora muestra que en muchos países europeos los vehículos eléctricos (VE) son incluso más baratos de conducir que los tradicionales con motor de combustión interna (ICE).

Ante esta situación, la compañía de renting ha llevado a cabo un estudio para conocer cuánto cuesta conducir un vehículo eléctrico frente a uno de combustión de similares características y dónde se encuentran las principales diferencias. Para ello, LeasePlan ha comparado el costo total de propiedad de ambos, teniendo en cuenta que para realizarlo con criterio se deben incluir los mismos servicios en el TCO para el vehículo de combustión y para el eléctrico.

Señala que un contrato de renting completo contempla un paquete de servicios con financiación, impuestos, mantenimiento, neumáticos, seguro y presupuesto energético: combustible o electricidad. El presupuesto de energía, dice la compañía, es un factor particularmente importante y un diferenciador de costos, ya que la electricidad tiene un precio significativamente más bajo que los combustibles fósiles. Por ello, considera que deben incluirse los costos de combustible/electricidad en una correcta comparativa de TCO.

Al igual que con el combustible, el precio de la electricidad difiere según el lugar de suministro, llegando incluso a mostrar diferencias mucho mayores que en los primeros. Así, la carga rápida en una autopista es significativamente más cara que la carga en casa, por ejemplo. Por lo tanto, en base a los datos de LeasePlan, que muestran que sus clientes usan una combinación de 60% de carga en el hogar, 30% de carga en el lugar de trabajo y 10% de recarga pública, ha utilizado el precio medio de los tres tipos de recarga para el cálculo del TCO.

Para hacer una comparación justa entre los vehículos eléctricos y los de combustión, LeasePlan ha recurrido a modelos similares, como son los Volkswagen Golf (gasolina y diésel) e ID.3 (eléctrico), ya que este último puede considerarse el sucesor del Golf Electric

Asimismo, también ha tenido en cuenta que el kilometraje y el plazo del contrato de arrendamiento deben ser iguales, por lo que ha establecido el primero en 30.000 km y el segundo en 48 meses, ya que se trata de una combinación muy común, que está justificada por un costo óptimo decreciente de depreciación y un costo creciente de mantenimiento.

Volkswagen Golf frente a ID.3

Para hacer una comparación justa entre los vehículos eléctricos y los de combustión, LeasePlan ha recurrido a modelos similares, como son los Volkswagen Golf (gasolina y diésel) e ID.3 (eléctrico), ya que este último puede considerarse el sucesor del Golf Electric y está disponible en muchos países europeos.

Los costos del renting varían según países, influenciados por factores como los impuestos locales, costes de mano de obra, de combustible e incentivos gubernamentales para vehículos eléctricos. La demanda también varía por países, con un impacto tanto en el precio inicial del vehículo como en su valor en el mercado de vehículos de ocasión. Para el estudio, la compañía de renting ha empleado un costo de renting promediado para Golf e ID.3 en 22 países (Finlandia, Países Bajos, Suecia, Bélgica, Noruega, Alemania, Reino Unido, Suiza, Irlanda, Polonia, Portugal, República Checa, España, Eslovaquia, Francia, Luxemburgo, Grecia, Rumania, Hungría, Eslovaquia, Austria y Dinamarca).

A nivel global, el promedio de los 22 países señala un TCO similar para ambos modelos, si bien determina claras diferencias en los elementos de costo individuales.

En este gráfico y en el pie de foto que lo acompaña pueden verse las diferencias con claridad.

Depreciación: los vehículos eléctricos tienen un precio de partida más alto debido al costo adicional de las baterías y, por lo tanto, una depreciación mensual más alta y un costo de interés. Impuestos: los eléctricos cuentan con el apoyo de incentivos gubernamentales en muchos países. Seguro: el seguro a menudo está relacionado con el precio y el peso del vehículo y, por lo tanto, es ligeramente más alto para los vehículos eléctricos. Mantenimiento: los eléctricos tienen menos piezas móviles en comparación con los de combustión, por lo que requieren menos mantenimiento. Neumáticos: los eléctricos tienen, de promedio, un mayor par y peso, lo que se traduce en un mayor desgaste de los neumáticos. Electricidad/combustible: el coste medio por km de la electricidad es inferior al de los combustibles fósiles (gasolina/diésel). TCO: teniendo en cuenta todos estos elementos de costo, el TCO de un eléctrico es similar a la de un vehículo de combustión.

Los precios de la energía

En 2021 ha subido el precio de la electricidad (UE/kWh) y el precio de la gasolina (litros/kWh). Lógicamente, este aumento derivará en un incremento del TCO total. Sin embargo, el efecto del aumento en el eléctrico frente al de combustión es diferente, ya que los precios de la electricidad son una parte menor del TCO que los costos de combustible. Para el ID.3, la energía representa el 11% del TCO mientras que para el Golf representa el 22%. Por lo tanto, un aumento en el precio de la electricidad tiene un impacto diferente al aumento en el precio de la gasolina/diésel. Por ejemplo, cuando el precio tanto de la electricidad como del combustible aumenta el 50%, da como resultado un aumento del TCO del 6% para el ID.3 y del 11% para el Golf, lo que demuestra que el ID.3 es más resistente a las fluctuaciones del precio de la energía que el Golf. Además, un eléctrico puede cargarse con fuentes de energía renovables, por lo que aquellas empresas o usuarios que dispongan de paneles solares se verán aún menos afectado por las fluctuaciones de precios.

En conclusión, LeasePlan asegura que el TCO promedio de un VW ID.3 es más bajo que el de Golf y, desde una perspectiva de costos, los eléctricos son una alternativa adecuada a los de combustión y no hay razones para evitarlos. La mayoría de los países incluidos en este estudio muestran escenarios en los que los vehículos eléctricos son la opción de menor costo.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos