15 C
Madrid
domingo, mayo 26, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Stellantis Pro One amplía la gama y la capacidad de producción de sus furgonetas de pila de combustible de hidrógeno

spot_img

La recién nacida Stellantis Pro One aspira a alcanzar el liderazgo mundial en el mercado de los vehículos comerciales, y para ello las soluciones de propulsión de cero emisiones se presentan como un vector clave, como así queda también recogido en el plan estratégico de la compañía Dare Forward 2030. No solo las más extendidas eléctricas de batería (BEV), sino también aquellas basadas en la tecnología de pila de combustible de hidrógeno, que casi a cuentagotas están comenzando a hacer acto de presencia entre las flotas europeas.

Para potenciar su oferta de hidrógeno, el consorcio automovilístico ha decidido expandir sus capacidades asumiendo la producción interna a escala industrial de estos vehículos, en la factoría francesa de Hordain para la línea de furgonetas mid-size y en la polaca de Gliwice para las vans de gran tamaño, que ahora vienen a complementar a las primeras.

«La acción para traer mid-size vans de pila de combustible y añadir large vans de pila de combustible a nuestras líneas de producción es una prueba más de nuestro compromiso por mantenernos a la vanguardia de la tecnología de hidrógeno y ponerla a disposición de nuestros clientes más exigentes», ha declarado Jean Michel Billing, Stellantis Chief Technical Officer, Hydrogen Fuel Cell Vehicle Development. El directivo ha añadido que «los conocimientos y la dedicación de nuestros equipos de ingeniería y operaciones son esenciales para cumplir los objetivos del plan Dare Forward 2030 y nos permiten mantener el liderazgo en el segmento de vehículos comerciales de cero emisiones».

Cinco minutos de repostaje y 500 km en marcha

Al igual que las variantes BEV de sus vehículos comerciales, las nuevas opciones de pila de combustible de hidrógeno de Stellantis Pro Ono no sacrifican en ningún caso la capacidad de carga útil, con la ventaja añadida de unos cortos tiempos de repostaje, similares a los de una furgoneta de combustión tradicional. Así, mientras que las vans de tamaño medio de segunda generación de hidrógeno prometen una autonomía de hasta 400 kilómetros con una parada para recargar inferior a cuatro minutos, para las nuevas furgonetas grandes con esta tecnología se anuncia un rango de uso de hasta 500 kilómetros con apenas cinco minutos de respostaje.

Aquellas empresas que consideren que esta oferta de pila de combustible responde de manera óptica a las necesidades prácticas y de movilidad sostenible de su flota de vehículos, podrán optar a una gama que queda compuesta ahora por hasta ocho modelos entre mid-size y large-side producidos internamente: Citroën ë-Jumpy y ë-Jumper, Fiat Professional E-Scudo y E-Ducato, Opel Vivaro y Movano y Peugeot E-Expert y E-Boxer.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos