29.1 C
Madrid
lunes, mayo 27, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Stellantis presenta en España su división Pro One de vehículos comerciales, que acogerá 12 nuevos modelos este año

spot_img

El grupo Stellantis ha presentado en nuestro país Pro One, su unidad de negocio de vehículos comerciales, un ambicioso proyecto con el que pretende convertirse en líder mundial de este mercado en 2027, para lo que ya tiene a disposición de sus clientes una nueva oferta de producto en todas las marcas (Citroën, Fiat, Opel, Peugeot, además de RAM y Vauxhall) y en todos los segmentos.

El encargado de liderar este proyecto es Alberto de Aza, que durante la presentación de Stellantis Pro One en Vigo, emplazamiento de la factoría del grupo de la que salen los modelos de la plataforma K9, la pequeña, sobre la que se erigen los Opel Combo, Citroën Berlingo, Fiat Dobló y los Peugeot Rifter y Partner, aprovechó para explicar toda la estrategia de esta unidad de negocio. Para empezar, De Aza quiso dejar claro que no estamos ante una nueva marca comercial, “sino el paraguas donde se cobijan todas las enseñas del grupo”.

El director de Stellantis Pro One Iberia indicó que esta nueva unidad de negocio alcanzó a nivel internacional las 578.000 unidades comercializadas en 2023, siendo el español uno de los mercados más importantes, alcanzando un 35,2% de cuota, que se eleva hasta nada menos que el 48,9% si se centra en la gama de comerciales eléctricos. Asimismo, cerca de un tercio de los ingresos que genera Stellantis proviene de este segmento.

El grupo Stellantis se ha marcado unos claros objetivos a través de su estrategia Dare Forward 2030, y entre ellos figura ser los líderes tanto a nivel mundial como europeo y, por supuesto, nacional. Y para conseguirlo, el mercado de vehículos comerciales tiene una importancia capital. En ese ‘plan’ de Stellantis se contempla la rebaja de sus emisiones de CO2 en un 50% en 2030 para, en 2038, conseguir reducir su huella de carbono a cero. Y también que el grupo se convierta en el referente mundial de vehículos comerciales en 2027, apostando por unas fórmulas de movilidad seguras, limpias y accesibles.

Los cinco pilares de Pro One

Para poder cumplir con la hoja de ruta, Stellantis Pro One se erige sobre una estrategia que se apoya sobre cinco pilares, que son: un producto moderno, tecnológico y que abarca todas las necesidades; una apuesta por las bajas emisiones; una oferta cada vez más ajustada al cliente; la apuesta por la conversión y la personalización; y la llegada de la digitalización y la conectividad.

En cuanto al producto, todas las marcas están presentes en los tres segmentos, y a partir del mes de marzo se comienza a renovar todas las líneas en todas las marcas, es decir, que un total de 12 nuevos modelos verán la luz en 2024.

La apuesta eléctrica en los comerciales de Stellantis se inició en 2021 y ahora llega la segunda generación de esta tecnología, consiguiendo una mejora en los tiempos de carga, y también un notable incremento en la autonomía. Además, el grupo automotriz ya ha iniciado la fabricación en masa de vehículos dotados de pila de hidrógeno. Estos vehículos ya se comercializan en los mercados francés y alemán y, aunque en España se pueden solicitar, Alberto de Aza indicó que “en este sentido, el español todavía es un mercado poco maduro”, pero que si alguien pregunta puede disponer de ellos este mismo año.

Pro One pretende adaptarse lo más posible a las necesidades de sus usuarios y para ello se están encargando de recoger toda la información posible, en los 20.000 puntos de contacto que tienen, para poder ofrecer “de fábrica” el mayor número de elementos posibles. Además, Pro One trabaja con más de 400 transformadores homologados, y muy cerca tanto de ellos como de los clientes para poder satisfacer todas las necesidades de los profesionales.

Además, desde el segundo trimestre de este año todos los vehículos bajo el paraguas Pro One estarán 100% conectados. Gracias a ello se podrá dar servicios como la monitorización de los mantenimientos, asistencia, conocer cómo de eficiente es la conducción de cada uno de los conductores, la gestión de la carga o un sistema de geofencing, con el que se puede conseguir que un vehículo se detenga si se sale de un área específica. Estos sistemas se conectan a una nube y reciben actualizaciones “on the air”, de igual manera que los sistemas ADAS.

Ofensiva de producto

En el segmento compacto, el denominado K9, parte de la misma plataforma para los vehículos de las cuatro marcas –Fiat Dobló, Citroën Berlingo, Opel Combo y Peugeot Partner/Rifter-, pero manteniendo la identidad de la marca en cada uno de ellos. De este modo, el modelo de Opel conserva los característicos faros matriciales del resto de su gama, Peugeot ofrece su i-cockpit, Fiat el Magic Cargo para transportar objetos largos y Citroën unos confortables asientos avanzados.

En las variantes eléctricas se consigue incrementar la autonomía gracias a una nueva bomba de calor, de 280 a 330 kilómetros. Todos estos modelos ofrecerán cuatro versiones, dos longitudes y una capacidad de carga de hasta una tonelada. Además, para las versiones Combi, se recuperan las versiones de combustión.

En el segmento medio la oferta de Pro One seguirá corriendo a cargo de Citroën Jumpy, Fiat Scudo, Opel Vivaro y Peugeot Expert. En sus nuevas versiones destaca la incorporación de un salpicadero más limpio y digital, la posibilidad de disfrutar de hasta 18 ADAS y las variantes de hidrógeno, que alcanzan una autonomía de 400 kilómetros con un tiempo de carga de cinco minutos. Se ofrecerán con seis variantes, dos longitudes y hasta 1,4 toneladas de capacidad de carga, y al igual que en el segmento inferior, las variantes más lúdicas recuperan una opción diésel de 180 CV.

En el segmento grande, el de los Peugeot Boxer, Opel Movano, Citroën Jumper y Fiat Ducato, destaca la incorporación de un cuadro de mandos digital y por poder ofrecer conducción autónoma de nivel 2, controlando tanto el sistema de control adaptativo de velocidad como el de mantenimiento del vehículo dentro del carril. La autonomía de sus opciones eléctricas se incrementa en 140 kilómetros hasta llegar a los 420 km y se mantienen sus versiones térmicas mejorando su durabilidad y sus emisiones hasta en un 9%. Todos ofrecerán cuatro longitudes, tres alturas, capacidad de cargar hasta dos toneladas y una opción de hidrógeno con un rango de uso de 500 kilómetros.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos