spot_img
34.3 C
Madrid
jueves, agosto 5, 2021

Flotas, renting y vehículos de ocasión

spot_img

Skoda Enyaq iV: La grata sorpresa entre los eléctricos

En la primera presentación dinámica del Enyaq iV, la propuesta de SUV 100% eléctrico de Skoda, hemos tenido ocasión de conocer mucho más a fondo los secretos de este modelo, que representa el futuro y el comienzo de una nueva era en la marca checa. Y lo cierto es que nos ha sorprendido muy gratamente en todos los aspectos, respondiendo a esa pretensión de querer posicionarse en los puestos de vanguardia entre los coches con esta tecnología.

A primera vista sorprende con un diseño moderno, cuidado y muy atractivo, también con toques dinámicos. Pero para seducir al mayor número posible de usuarios se aleja de la estridencia; es más, luce detalles muy similares a los que se pueden apreciar en los modelos más novedosos de la firma checa para constatar que se trata de un Skoda, de un SUV más de esta marca, aunque, eso sí, para destacar su condición de vehículo eléctrico marca la diferencia con una serie de detalles específicos.

- Advertisement -

Con la intención de poder aprovechar cada kWh, se ha cuidado especialmente el apartado de la aerodinámica. Así, vemos una rejilla frontal que carece de aperturas de refrigeración, elemento que opcionalmente (750 euros) puede contar con el denominado Crystal Face, que integra 131 ledes que iluminan las barras verticales de la parrilla y que junto a una tira luminosa horizontal le dan al coche un aspecto muy moderno y tecnológico, creando un espectacular efecto cuando se abre y se cierra. Y siguiendo con la iluminación, el Enyaq iV hace suyos los faros con tecnología Full LED Matrix.

Del exterior también destacan las llantas, con un diseño muy aerodinámico y en medidas de 18 a 21 pulgadas. Por su parte, las barras longitudinales del techo contribuyen a darle un toque más aventurero, mientras que las molduras cromadas de los marcos de las ventanillas acentúan su elegancia. Un diseño robusto y dinámico que también se ve realzado con unos marcados pasos de rueda y un alerón en la parte superior del portón trasero.

El Enyaq iV es el primer modelo de Skoda que ha sido desarrollado sobre la plataforma MEB, la que emplea el Grupo Volkswagen para los nuevos vehículos eléctricos de sus diferentes marcas, por lo que comparte base con los los Volkswagen ID.3 e ID.4, el Cupra Born y el Audi Q4 e-tron. Si comparamos al checo con su ”primo” más cercano, el ID.4, sus dimensiones son muy similares, con una longitud de 4,65 metros. Y dentro de la gama Skoda, las cotas de su carrocería se aproximan a las del Kodiaq, el SUV con motores térmicos más grande de la firma.

Muy práctico, pero también de elevada calidad

De puertas adentro, el Enyaq iV demuestra que es un Skoda de verdad, y por lo tanto brinda un espacio interior muy amplio, muy bien aprovechado y con muchos detalles prácticos. Destaca sobre todo el espacio de las plazas traseras, con mucho sitio para las piernas y una plaza central que si bien es más estrecha y tiene un mullido más duro, resulta más utilizable en momentos puntuales al carecer el piso de túnel central, lo que permite llevar los pies en una postura más natural.

Por su parte, la capacidad del maletero también es muy buena, nada menos que 585 litros, un registro óptimo para una perfecta utilización familiar. Si tomamos como referencia los 650 litros del Kodiaq, la merma en su volumen es achacable a los elementos del sistema eléctrico que están ubicados bajo el suelo del maletero.

Mucho espacio, en definitiva, que se conjuga con una sorprendente calidad de acabados y el sensacional cuidado en todos sus detalles, en nuestra opinión superior a su referencia más cercana, el Volkswagen ID.4. Con un diseño interior mucho menos minimalista, también nos parece hasta más acogedor… Desde las versiones más básicas se aprecian materiales de una gran calidad.

 

En lo que tiene que ver con su diseño, guarda muchas similitudes con la última entrega del Octavia. Por lo tanto, al igual que en la berlina llama poderosamente la atención la gran pantalla táctil de 13 pulgadas, tipo tablet, que preside el centro del salpicadero. Una pantalla que integra la mayoría de las funciones del coche y del sistema multimedia y de conectividad, así como los mandos que permiten manejar el climatizador.

Del mismo modo que en la carrocería, en el interior del Enyaq iV descubrimos una serie de detalles con los que transmite esa imagen de coche tecnológico. Este es el caso del cuadro de instrumentos, conformado también por una pantalla digital, que a imagen y semejanza del Volkswagen ID.4 se nos queda un poco pequeña con esas 5,3 pulgadas…

Para ofrecer distintos ambientes interiores, Skoda diferencia al Enyaq iV del resto de la gama dotándolo de cinco ambientes exclusivos: Loft, como acabado básico, Lodge, Lounge, Suite y ecoSuite. También se ofrece con un nivel de acabado denominado Sportline con detalles deportivos y a lo largo de los primeros meses de 2022 llegarán a los concesionarios de la marca las versiones superdeportivas RS.

Dos opciones de batería

 

 

El empleo de la plataforma MEB hace posible que el Enyaq iV pueda aprovecharse de la tecnología desarrollada para los diferentes modelos del potente grupo automovilístico alemán. Por lo tanto, le permite disponer de baterías con dos niveles de capacidad: 60 y 80 kWh, con una potencia de 180 CV en el caso de la de menor capacidad y de 204 y 265 CV en la segunda, correspondiendo la más potente a la versión denominada 80X, que tiene la particularidad de contar con tracción a las cuatro ruedas al disponer de dos motores eléctricos, uno en cada eje.

En el caso de las baterías de 60 y 80 kWh, el motor está ubicado en el eje trasero y la tracción llega a esas ruedas. Más adelante, en los primeros meses de 2022, estará disponible la versión RS, con un carácter muy deportivo y una potencia de 306 CV, un vehículo que estará dotado con la batería de 80 kWh y tracción integral.

Por lo que respecta a la batería, está ubicada bajo el piso del coche, entre los dos ejes. La de 60 kWh (58 útiles) firma una autonomía homologada WLTP de 400 km, rango que se eleva hasta los 520 km con la de 80 kWh (77 útiles). En la variante 80X la autonomía se reduce a 470 km. En cualquier caso, las prestaciones que brinda el sistema eléctrico son bastante buenas: su velocidad máxima está limitada a 160 km/h y su aceleración de 0 a 100 km/h está en torno a los 8,7 segundos.

En relación a la recarga de la batería, la marca hace mucho hincapié en que se puede recargar en un enchufe doméstico de 230 V, aunque en este caso es necesario un tiempo de más de 30 horas para llegar al 100%. Por lo tanto, lo más aconsejable es recurrir a una conexión tipo wallbox de corriente alterna, en la que la potencia máxima de recarga que permite el Enyaq iV es de 11 kW, necesitando aquí un tiempo de entre seis y ocho horas. Otra opción es un punto de corriente continua de alta potencia, que en el caso de la batería de 60 kWh es de hasta 100 kW y en la de 80 kWh de hasta 125 kW, reduciéndose el tiempo de recarga de un 5% al 80% de la capacidad a 33 y 36 minutos, respectivamente.

Convence con su conducción

Durante la presentación dinámica del Enyaq iV tuvimos la ocasión de conducirlo en un recorrido muy divertido por todo tipo de carreteras, al volante de la versión con la batería de 80 kWh y propulsión trasera. Nos gustó mucho el elevado confort de marcha que brinda y también lo sencillo que resulta su conducción.

Sus prestaciones, como decíamos, son bastante buenas para dotarle de esa agilidad en todo tipo de uso, mientras que la tracción a las ruedas traseras, además de favorecer la agilidad del coche (pese a su elevado peso, superior a los 2.000 kilos) en los trazados más virados, le aporta un toque picante a la conducción. De modo que también deberíamos destacar su buen comportamiento dinámico, en el que tiene mucho que ver los acertados reglajes de las suspensiones, que controlan muy bien los balanceos de la carrocería, así como la posición de la batería, que rebaja mucho el centro de gravedad del vehículo.

Para mejorar el rendimiento de las suspensiones, la marca ofrece en su lista de opciones el Control Dinámico Adaptativo (DCC), que ajusta el reglaje de los amortiguadores en función del tipo de conducción que se realice en cada momento.

Y al igual que otros Skoda, el Enyaq iV también dispone del selector de modos de conducción, que permite elegir desde un modo ECO, en el que prevalece el consumo energético, hasta un modo Sport, que permite la conducción más radical y deportiva de este SUV. También es muy interesante, e incluso divertido, jugar con las levas que hay en el volante, que sirven para mejorar la retención y por lo tanto la frenada regenerativa, algo que también se puede hacer utilizando la palanca del cambio en el modo B. Lo cierto es que si el terreno lo permite, se pueden ganar unos kilómetros de autonomía. En lo que atañe al consumo, a lo largo del recorrido de pruebas, con tramos muy virados que animaban a disfrutar de la conducción, obtuvimos un registro de 19,7 kWh, cifra que se acerca mucho a la homologada por la marca.

Desde sus versiones más básicas, el Enyaq iV está disponible con un completo nivel de equipamiento. Sobre todo de sistemas de seguridad y de ayuda a la conducción, entre los que destacan el Front Assist con frenada de emergencia y capaz de detectar peatones y ciclistas. Este sistema incluye el de asistencia en giros, que frena el coche si detecta que otro vehículo viene en sentido contrario, además de avisarnos si se acerca alguno cuando vamos a abrir la puerta.

Otra ayuda interesante es el Travel Assist, que en combinación con el control de crucero adaptativo y el de mantenimiento de carril adaptativo capaz de reconocer los diferentes obstáculos que pueda haber en la calzada, acerca a este eléctrico a la conducción autónoma. Además, podremos aparcarlo de forma automática en diferentes situaciones y cuenta con una generosa dotación de airbags, incluido uno que se despliega de forma vertical entre los dos asientos delanteros.

El Skoda Enyaq iV se puede adquirir desde 40.900 euros en el caso de las versiones con la batería de 60 kWh, precio que tras aplicarle el descuento que ofrece la marca de 1.200 euros, más el de financiación y la ayuda del Plan Moves III se queda reducido a 29.900 euros. La versión más cara disponible actualmente de este SUV eléctrico corresponde a la variante Sportline 80 kWh de 265 CV y tracción total, valorada en 53.200 euros, pero que con los diferentes descuentos y ayudas se queda en 42.600. Y a lo largo de la segunda mitad de 2022 llegará su versión coupé para redondear su propuesta.

- Advertisement -
spot_img
spot_img

Artículos reclacionados

- Advertisement -spot_img
spot_img

Últimos artículos