spot_img
26.1 C
Madrid
domingo, junio 13, 2021

Flotas, renting y vehículos de ocasión

spot_img

Seat León e-Hybrid y TGI: para flotas ecológicas

El León es una de las estrellas del mercado automovilístico español. Una de las razones de su gran éxito de ventas, además de las múltiples virtudes que atesora, es la amplitud de su gama, con una extensa y variada oferta de motores y la posibilidad de elegir entre una carrocería de cinco puertas o la familiar Sportstourer.

Entre las múltiples posibilidades de elección mecánica que despliega el compacto de Seat, todas ellas muy eficaces y eficientes, hay que destacar a las recién llegadas, versiones dotadas con motores muy ecológicos entre las que figuran el León e-Hybrid con tecnología híbrida enchufable, y el León TGI híbrido bifuel, que puede funcionar con GNC (gas natural comprimido) y con gasolina.

- Advertisement -

Las nuevas propuestas brindan una magnífica economía de funcionamiento y destacan por ser muy respetuosas con el medio ambiente, estando disponibles con los dos tipos de carrocería con los que se comercializa uno de los superventas de la marca española.

Seat León e-Hybrid

El sistema de propulsión del León e-Hybrid combina un motor de gasolina 1.4 TSI de 150 CV con otro eléctrico de 116 CV, deparando una potencia total de 204 CV. El motor eléctrico recibe la energía de una batería de iones de litio que con una capacidad de 13,2 kWh le permite una autonomía de 64 km, una de las mejores entre los de su categoría.

La batería se aloja bajo los asientos traseros, una ubicación que no resta nada del espacio reservado a los pasajeros pero que obliga a dotar al León con un depósito de gasolina de menor capacidad, además de hacerle perder algo de maletero. La capacidad de esta variante es de 270 litros en lugar de los 380 declarados por las versiones térmicas convencionales.

El León e-Hybrid permite solamente dos posibilidades a la hora de recargar la batería. Se puede hacer en un enchufe doméstico de 2,3 kW, requiriendo una espera de 5 horas y 45 minutos para completar la carga desde cero. En un punto de recarga más rápido, en los que este vehículo admite una potencia máxima de 3,6 kW, el tiempo se reduce a unas 3 horas y 45 minutos. Para poder realizar este tipo de carga más rápido, Seat ofrece sin coste a los compradores un wallbox, valorado en 750 euros, para que lo puedan instalar en su garaje.

En su conducción se puede elegir entre dos modos de gestión del sistema híbrido enchufable. El denominado HYBRID decide de forma automática qué motor funciona en cada momento, o llegado el caso los dos a la vez, además de poder activar la función que permite guardar carga de la batería para un uso posterior más oportuno, así como la posibilidad de recargar, con el motor de gasolina y con el coche en marcha, el porcentaje que decidamos para utilizarla más adelante.

El segundo es el modo e-MODE, con el que el coche funciona impulsado solamente por el motor eléctrico mientras aguante la batería. Por otra parte, es curioso el sistema que tiene para aumentar la retención en las fases de deceleración para recuperar energía eléctrica: a diferencia de otros modelos, en Seat recurren al radar del programador de velocidad activo y la adapta en función de los límites de la vía por medio del sistema de reconocimiento de señales y de la distancia del coche que nos precede.

Con cualquiera de sus dos carrocerías se puede elegir con los acabados Xcellence y FR, los más altos de su gama, viniendo acompañados por lo tanto por un equipamiento de serie muy completo. Se puede adquirir desde 26.250 euros en el caso de la carrocería de cinco puertas y desde 29.110 si se opta por la familiar Sportstourer.

Seat León TGI

Otra versión a tener en cuenta para conformar las flotas más ecológicas es la híbrida bifuel TGI, con una notable economía de funcionamiento, más respetuosa con el medio ambiente y con la etiqueta Eco de la DGT pegada en su parabrisas, que lo capacita para circular sin ningún tipo de cortapisas en las zonas restringidas al tráfico.

Para este León, Seat recurre al motor de gasolina 1.5 TGI, que puede funcionar indistintamente con GNC y gasolina. Para ello cuenta con tres depósitos de GNC que suman una capacidad de 17,3 kilos de gas, con los que podría rodar hasta 440 km exclusivamente con este combustible. Asimismo, dispone de un depósito secundario de gasolina de 9 litros, casi a modo de reserva por si nos quedamos sin gas. Siempre que haya reservas en los depósitos funciona con GNC, y si se agotan pasa a funcionar con gasolina de manera automática y sin la intervención del conductor.

Una de las grandes ventajas de este modelo es su bajo coste de funcionamiento, ya que con GNC el gasto cada 100 km es de unos tres euros. Y ello sin renunciar a unas prestaciones de primera, porque no hay diferencia entre usar el coche con GNC o con gasolina.

El Seat León TGI está disponible con carrocería de cinco puertas con caja de cambios manual o con la automática de doble embrague DSG de siete velocidades, mientras que con la variante familiar Sportstourer solo se ofrece de momento con transmisión automática.

Se puede elegir con los niveles de acabado Style, Xcellence y FR, todos ellos con una generosa dotación de serie. Está disponible desde 26.250 euros en el caso del León TGI de cinco puertas y desde 29.110 euros el Sportstourer, unos precios que se pueden reducir notablemente gracias a los descuentos previstos por la marca. Además, a través de Seat for Business la marca española puede ofrecer a los profesionales unas promociones adaptadas a cada una de sus necesidades.

- Advertisement -
spot_img

Artículos reclacionados

- Advertisement -spot_img
spot_img

Últimos artículos