16.4 C
Madrid
domingo, abril 14, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Renting de vehículos eléctricos: ¿sigue interesando? Una encuesta dice que no tanto

spot_img

Según una reciente encuesta, la opción de contratar un renting de un vehículo eléctrico o híbrido estaría perdiendo parte del elevado interés que venía manifestando hasta la fecha. Del 66% de los usuarios de renting que buscaban este tipo de modelos a inicios de 2023, ahora los interesados por los mismos apenas representan el 58% de las peticiones de información. ¿Qué está pasando? ¿Sigue siendo el renting la solución idónea para disfrutar de este tipo de vehículos?

El interés por las operaciones de renting con vehículos eléctricos e híbridos ha caído en ocho puntos porcentuales en apenas un año. Al menos así lo pone de manifiesto la encuesta realizada por coches.net, marketplace experto en movilidad, cuyos estudios de mercado ponen de relieve esta aparente reducción del interés de estos modelos entre quienes piensan acceder a un vehículo en régimen de renting.

BEV, opción preferente para el 58% de quienes contratarían renting

En 2024, “sólo un 58% de los encuestados asevera que su opción preferente a la hora de contratar un renting sería la de un vehículo movido por baterías. Un dato que contrasta con los resultados de la encuesta del pasado año, según la cual el 66% de los consultados afirmaba que contrataría un servicio de renting de un vehículo nuevo de energías alternativas”, afirma el comunicado.

El estudio indica que los híbridos, que concitan el 35% del interés de los encuestados, siguen siendo la primera opción para quienes piensan contratar un renting. Le siguen los gasolina (23%) y los diésel (19%), opciones que recuperan levemente algo del terreno perdido frente a eléctricos, híbridos, híbridos enchufables o los impulsados por hidrógeno.

Según el estudio, el renting, “si bien sigue siendo una opción minoritaria” (aunque ya representa más del 26% de las matriculaciones del mercado español, según datos de la AER) ve cómo el número de encuestados que apuesta por esta modalidad con respecto al año anterior se ha incrementado en ocho puntos porcentuales, pasando del 13% registrado en 2023 al 21% que consta en los resultados de este año. Además, los resultados también muestran que un 8,5% de los entrevistados no cuenta con un vehículo contratado en renting, pero conocen bien la fórmula dado que en su día sí que tuvieron uno bajo esta fórmula de financiación.

El 77% todavía contrata vehículos de combustion

De los usuarios de servicios de renting contactados por Coches.net, el 44% cuenta con un vehículo gasolina, el 33% con uno diésel y el 16% optó por contratar un híbrido (apenas eran un 6 % en la encuesta del 2023).

Las estadísticas elaboradas por el portal de motor indican que más del 70% de cuantos han contratado renting lo ha hecho por períodos de entre 4 y 5 años de duración y para realizar una media de 20.000 km al año.

“Los datos ponen de manifiesto que el renting entre los consumidores se mantiene como una opción seria y cuya fórmula convence a muchas familias, que consideran el renting como una alternativa a la compra de un coche propio”, comenta Marcel Blanes, responsable de Relaciones Institucionales de Coches.net.

La fórmula renting cada vez convence a más usuarios

Según Blanes, las familias buscan “la mayor flexibilidad” que el renting les ofrece, porque “en lugar de comprometerse con la compra de un vehículo, los consumidores están optando por contratos de renting que les permiten acceder a una amplia gama de modelos sin la carga de la propiedad ni tener que hacer frente a los gastos asociados, como puede ser el pago del seguro, las reparaciones, la ITV o el impuesto de circulación”.

La encuesta sigue indagando sobre las preferencias de los encuestados. Así, comenta que cuatro de cada diez de ellos se manifiesta a favor de contratar un renting de un vehículo de ocasión, aunque considera que estas operaciones presentan distintos matices con respecto a las que se ofrecen con vehículos nuevos.

Así, en ese mismo porcentaje (40%) piensan que la contratación de un vehículo de ocasión en renting debería ser hasta un 30% más económica que la de una operación similar con un vehículo nuevo.

El tema del presupuesto que dedican a la operación de renting también es objeto de análisis en la encuesta. Si en la edición de 2023 el 38% afirmaba que estarían dispuestos a pagar entre 200 y 300 euros, en esta edición (2024) dicho porcentaje desciende hasta el 32%, si bien es cierto que la opción mayoritariamente escogida en las respuestas sitúa el precio entre los 150 y los 200 euros, franja por la que se decantan en esta edición el 35% de los encuestados.

El 51% apuesta por cuotas de hasta 300 euros

Sin embargo, en caso de plantearse la contratación de una operación de renting para un coche nuevo el 51% de los entrevistados aprobaría pagos de cuotas por valor de 300 euros al mes, un porcentaje que se ha incrementado en dos puntos porcentuales frente al 49% que en la encuesta del año anterior aprobaban pagar tal cantidad.

En el estudio de este año, sin embargo, la cantidad de usuarios del renting que estaría dispuesta a pagar hasta 400 euros al mes disminuye. Del 38% que se registraba en 2023 se ha pasado a un 35% en esta última edición. En cuanto al pago de cuotas de superior cuantía, más de 600 euros al mes, su valoración sigue siendo residual, pues apenas el 1% aceptaría pagos tan elevados.

Entre las cuestiones que la encuesta también valora aparece la tecnología empleada por los modelos objeto de los contratos para su impulsión. Así, los que recurren a la energía de sus baterías pierden interés para los encuestados. Frente al 7% que se lo planteaban como solución en 2023, este año los eléctricos sólo interesan al 4%, mientras que los híbridos enchufables pasaron de atraer el interés del 21% el pasado año a tan sólo el 11% en este. Una caída del interés por este tipo de tecnología ciertamente llamativa.

4 a 5 años, duración óptima de los contratos

En cuanto a la duración de los contratos, la opción favorita de los encuestados se mantenía entre los 4 y los 5 años de duración. Una tendencia que crece ligeramente, pasando del 42% registrado el año anterior a suponer el 45% en 2024. Esta tendencia alcista por una duración mayor de los contratos no sólo se percibe en este segmento, sino que se deja ver en todo el conjunto de la encuesta.

Así, este año tan sólo se interesan por contratos de 2 a 3 años de duración un 39% de los encuestados, mientras que en 2023 lo hacía el 45%. Y estos seis puntos porcentuales de caída se suman a los cinco puntos que el año pasado ya perdió esta opción en el interés de los consumidores, pues en 2022 un 50% de los mismos apostaba por ella. En suma, once puntos de caída en apenas dos años.

Y casi lo mismo sucede con quienes buscan un renting de un año. En 2024 sólo un 6% permanece interesado en esta opción, frente al 8% del año 2023 y al 11% que lo estaba en 2022. En apenas dos años el interés por los alquileres a corto plazo prácticamente se ha reducido a la mitad.

Servicios asociados, interesantes por igual para VN y VO

En cuanto a los servicios asociados, los que los encuestados consideran como prestaciones imprescindibles a la hora de contratar un renting son el mantenimiento del coche, la gestión del pago del seguro, el vehículo de reemplazo y los neumáticos, por ese mismo orden. Servicios que son exigidos tanto por los interesados en operaciones de renting con vehículos nuevos como en las que se realizan con los usados.

El orden de los servicios es igual también en ambos casos. Eso sí, como quinto servicio añadido los interesados en operaciones de renting con vehículos de ocasión estiman de mayor importancia la gestión y el pago de la ITV, mientras que en el caso de los que contratarían un coche nuevo se inclinan más por disponer de kilometrajes ilimitados anualmente en el uso de sus vehículos.

¿Sigue interesando el renting de eléctricos e híbridos?

Visto ya todo lo que planteaba la encuesta sobre el interés que despierta el renting entre los usuarios, toca responder a la pregunta que nos hacíamos al principio ¿Siguen interesando las operaciones de renting con vehículos eléctricos?

De entrada, decir que el año comenzó con las matriculaciones de renting creciendo un 16,89%, según comunicó la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), con respecto a las operaciones registradas el año anterior durante el mes de enero. Por lo tanto, el crecimiento del renting en el primes mes de 2024 duplicaba el del propio mercado del automóvil en España. Mientras el primero crecía ese cerca del 17%, el mercado lo hacía en un 8,71%.

En cuanto a las operaciones con vehículos de energías alternativas a los motores de combustión, el peso de las mismas creció desde el 38,60% que representaban en 2023 hasta alcanzar el 40,24% de las operaciones en enero de 2024, según los datos ofrecidos por la AER. Un crecimiento de casi dos puntos porcentuales.

Según la patronal del sector, en el global del año los datos indican que mientras que el peso de las matriculaciones de vehículos de energías alternativas alcanzó el 32,09% de las matriculaciones de vehículos en renting durante 2022, se elevaron hasta lograr el 37,23% en 2023.

Más eléctricos e híbridos que diésel y gasolina

Y si nos ceñimos a lo que únicamente son vehículos eléctricos puros (BEV) e híbridos, tanto convencionales como enchufables (PHEV), sus matriculaciones en renting supusieron el 36,47% de las operaciones del pasado año, frente al 35,43% de las compras de vehículos diésel y el 27,34% que representaron en el total del mercado las de modelos gasolina.

¿Se está perdiendo el interés por contratar vehículos electrificados en renting? A tenor de las cifras de la AER y del mercado, evidentemente no. Sus matriculaciones ya superan las de los diesel e incluso las de los gasolina. De hecho, hubo meses durante el pasado año en las que las entregas de vehículos eléctricos e híbridos superaban la suma de los térmicos tradicionales.

Pero si bien es verdad que el ritmo de matriculaciones de nuevas tecnologías se mantiene vivo, no es menos cierto que las todavía importantes barreras de precio, autonomía y, muy especialmente, las relativas a la disponibilidad de la red de carga, están alimentando el resquemor de los nuevos clientes del renting a la hora de plantearse la elección de la tecnología de su coche. Máxime si tenemos en cuenta que en operaciones a cuatro o cinco años vista, los clientes todavía pueden disponer de un vehículo en renting tanto gasolina como diésel antes de tener que decantarse por un eléctrico.

Limitaciones a la circulación, freno para gasolina y diésel

Lo que pasa es que las limitaciones a la circulación que se están estableciendo en las ciudades, en especial en las zonas de bajas emisiones, echan para atrás el interés de los consumidores. Cierto es que para muchos, en especial para los clientes particulares, disponer de un vehículo gasolina o diésel de nueva generación (es decir Euro6 e incluso Euro7) apenas les limita en el uso de sus coches durante este próximo lustro hasta 2030, aunque están por ver las nuevas limitaciones que las distintas administraciones pueden llegar a imponer a estas tecnologías hasta entonces.

Las flotas, por el contrario, no pueden permitirse tales posibilidades. Ellas tienen que poder acceder con sus vehículos a todos los ámbitos de las ciudades, sin limitaciones de ningún tipo, para poder realizar sus labores diarias, en especial las flotas de distribución de mercancías y/o servicios. De ahí que las empresas mantengan su creciente apuesta por la electrificación de sus flotas. Máxime ahora cuando comienzan a llegar al mercado un mayor número de modelos y versiones de vehículos comerciales y turismos de pequeño y compacto tamaño con los que poder renovar la composición de las mismas.

El futuro es eléctrico y, antes o después, la transformación será, si no completa, sí muy elevada. Eléctricos e híbridos han llegado para quedarse y lo que está claro es que la fórmula renting sigue en ascenso y cada vez gusta más tanto a empresas de todo tamaño, como a autónomos y particulares. El que actualmente sus matriculaciones no respondan a los deseos de la administración y de los fabricantes en cuanto a la velocidad a las que las mismas se producen se debe únicamente al elevado precio a pagar por los modelos, a la falta de poder adquisitivo de la población y a la incertidumbre socioeconómica del momento.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos