13.4 C
Madrid
sábado, abril 13, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Renault Espace: ADN monovolumen en el renacido como SUV

spot_img

Renault lanzó en 1983 el monovolumen Espace, modelo que se convirtió en uno de los principales impulsores de ese segmento, brindando una nueva forma de vivir el automóvil. Su éxito fue arrollador y pronto muchas otras marcas se animaron a ofrecer a sus usuarios vehículos de este tipo. Así, durante tres décadas ha sido uno de los iconos de referencia en esta categoría, hasta que con la irrupción de los SUV se apagó su estrella, como la de tantos otros. Pero tras años fuera del mercado, vuelve a escena en una sexta generación que ha mutado de monovolumen a todocamino, enrolándose de esta manera en el segmento que domina con puño de hierro el mercado del automóvil.

Tiene algo nuestro porque se produce en la factoría palentina de Villamuriel de Cerrato, pudiendo catalogarse como la versión alargada del Austral, por lo que entra a competir en el segmento D-SUV. Ambos modelos comparten la plataforma CMF-CD de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, alcanzando el Espace una longitud de 4,72 metros, una ganancia de 21 centímetros respecto al Austral que posibilita una configuración interior tanto de dos como de tres filas de asientos, con un aforo máximo de siete pasajeros. Por lo tanto, entra en liza con modelos como el Nissan X-Trail, con el que comparte plataforma y otros elementos mecánicos, el Hyundai Santa Fe, el Seat Tarraco, el Kia Sorento o el Skoda Kodiaq, por poner algunos ejemplos.

ADN de vehículo familiar

A simple vista se puede apreciar que este nuevo Espace tiene un aspecto muy diferente al del monovolumen que fue. Vemos que el diseño del frontal es calcado al del Austral, como también su aspecto musculoso y agresivo al tratarse de un verdadero SUV. Lo que no cambia es su ADN de vehículo familiar. Su gran longitud, junto a una anchura de 1,84 metros, una altura de 1,65 y sobre todo una sensacional distancia entre ejes de 2,74 metros, le permiten ofrecer un espacio interior muy amplio y voluminoso, rematado por su notable modularidad. Y es que la segunda fila de asientos se puede desplazar longitudinalmente hasta 22 centímetros, lo que permite disponer de una elevada capacidad si apremian las necesidades de carga, con 777 litros en la variante de cinco plazas, ampliables a 1.818 con los asientos abatidos.

Los 21 cm que gana su carrocería permiten ofrecer una configuración de tres filas y siete plazas, como alternativa a la de cinco asientos

 

La versión equipada con la tercera fila de asientos permite ocultar bajo el piso las dos butacas finales cuando no son necesarias, deparando en ese caso un volumen máximo de 677 litros, con la segunda línea en su posición más adelantada, y de 1.718 litros si nos quedamos solo con las plazas delanteras. Con las siete butacas activas, dispondremos de un maletero de 159 litros. Para facilitar el acceso al maletero cuenta con un portón de buen tamaño con apertura y cierre eléctrico y sistema manos libres pasando el pie por debajo del parachoques. Completa su oferta de espacio con multitud de huecos para guardar objetos de pequeño tamaño, que suman una capacidad adicional de 39 litros.

Grandes pantallas y el toque de Google

Tal como sucede con el diseño de la carrocería, en su interior también se puede apreciar su paralelismo con el Austral, con el que comparte también una calidad de acabado realmente reseñable y una completísima dotación de serie. Cabe destacar en este aspecto la doble pantalla OpenR de 24 pulgadas, que en realidad son dos unidas, una de 12,3 pulgadas en formato horizontal para el cuadro de instrumentos y la otra, de 12 pulgadas pero en posición vertical, en el centro del salpicadero para el sistema multimedia y otras muchas funciones del vehículo. El equipo de infotainment cuenta con un software desarrollado junto a Google que lo convierte, como ya se demostró en el Austral, en uno de los mejores y más fáciles de manejar, sobre todo el navegador, redondeando su propuesta con el sistema FOTA que permite recibir actualizaciones online.

Una horizontal y otra vertical. Las dos pantallas que conforman el sistema OpenR de 24 pulgadas son los elementos más llamativos de su interior

Replicando de nuevo al Austral, el nuevo Espace también está disponible con el acabado esprit Alpine, que añade una serie de detalles que le dan a este SUV un toque más deportivo. Una de las pocas opciones disponibles en la gama es un enorme techo panorámico de 1,33 metros de largo, con un cristal con un revestimiento de baja emisividad y capaz de filtrar los rayos ultravioletas que hace innecesaria la instalación de una cortinilla interior, proporcionando una sensacional luminosidad al habitáculo.

Puesta de largo en modo hídrido

Las opciones de propulsión pasan igualmente por las ofrecidas por el Austral. La marca del rombo ha anunciado que en su primera fase de comercialización va a estar disponible con el sistema de hibridación autorrecargable E-Tech Full Hybrid, con una potencia total de 200 CV. Este sistema recurre a un compacto motor de gasolina de tres cilindros de 1.2 litros, turboalimentado y con 130 CV y 205 Nm de par, que trabaja asociado a dos electromotores, ambos en la parte delantera, con potencias de 70 CV (50 kW) y 25 CV (18 kW), respectivamente, que se nutren de la energía eléctrica almacenada en una batería de iones de litio de 2 kWh de capacidad.

De los dos electromotores, el más potente se encarga de impulsar al coche en modo eléctrico y de ayudar cuando lo requiere la situación al motor de combustión. Por su parte, el menos capaz es el encargado de realizar las funciones de motor de arranque y de actuar a modo de embrague para cambiar las marchas, porque otra particularidad de este sistema HEV es que se emplea una caja de cambios automática sin embrague y con 15 combinaciones posibles de funcionamiento entre los tres motores.

El nuevo Espace inicia su comercialización con una variante híbrida autorrecargable de 200 CV

El arranque siempre se produce en modo eléctrico y durante la marcha se puede recargar la batería en los momentos de frenado y deceleración cuando se levanta el pie del acelerador. Para incrementar la eficacia de la frenada regenerativa se pueden seleccionar a través de las levas tras el volante hasta cuatro niveles de retención. Las posibilidades de gestión de la energía, y de adaptar la respuesta del coche al tipo de conducción en cada momento, pasan también por el mando Multi-sense, que permite elegir entre cuatro modos de conducción: Eco, Sport, Confort y Perso, variando en cada uno de ellos la respuesta del motor, la dureza de la dirección y la iluminación interior, así como la apariencia del cuadro de instrumentos.

80% en eléctrico en uso urbano

Según los datos facilitados por Renault, gracias al aporte de energía eléctrica del sistema E-Tech Full Hybrid, en recorridos urbanos se puede realizar hasta un 80% de la conducción en modo totalmente eléctrico, lo que supone un ahorro de hasta un 40% de combustible en ese tipo de uso. Un sistema HEV que ha permitido, además de conseguir la etiqueta Eco de la DGT, homologar en ciclo WLTP un consumo medio de 4,6 l/100 km, lo que se traduce en una autonomía de hasta 1.100 kilómetros con un solo depósito de gasolina. También en unas contenidas emisiones de CO2 de 104 g/km.

Dotación de primera

La completísima dotación tecnológica del Espace se completa con un verdadero arsenal de sistemas de seguridad y de ayuda a la conducción (ADAS), 32 en total entre los que destacan los asociados al Active Drive Assist, como el regulador de velocidad adaptativo con sistema de parada y arranque automático, el asistente de mantenimiento de carril y los datos de geolocalización con un mapa específico que permiten al vehículo adaptarse al trazado de la carretera, consiguiendo con todo ello un nivel 2 de conducción autónoma.

En los acabados iconic y esprit Alpine pone la guinda a su propuesta de fábrica con el 4Control advance, un sistema de dirección en las ruedas traseras heredado también del Austral que le otorgan una maniobrabilidad similar a la de vehículos de un tamaño mucho menor. A baja velocidad, las ruedas traseras giran en dirección opuesta a las delanteras hasta 5 grados, logrando con ello que el diámetro de giro entre bordillos de este coche de 4,72 metros de largo sea de apenas 10,4 metros (11,6 metros sin este sistema), similar al de un Clio. A alta velocidad, las ruedas traseras giran en el mismo sentido que las delanteras, hasta 1 grado, mejorando la agilidad y estabilidad en trazados virados.

Si no es necesaria su utilización, las butacas de la tercera fila pueden permanecer ocultas bajo el piso

Como ya hemos comentado, se trata de un modelo “made in Spain” con sello de Palencia, planta a la que llegan algunas partes de la carrocería, como el portón trasero y los paragolpes, procedentes de la Factoría de Carrocerías de Valladolid; y desde esa misma localidad, de la Factoría de Motores, los propulsores, mientras que la Refactory de Sevilla suministra las cajas de cambios.

A lo largo de esta primavera se van a abrir los pedidos y antes del verano desembarcarán las primeras unidades en la red de concesionarios de la marca. El precio de las distintas versiones que componen la gama aún no ha sido dado a conocer.

 

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos