spot_img
17.6 C
Madrid
lunes, septiembre 20, 2021

Flotas, renting y vehículos de ocasión

spot_img

Renault Arkana E-Tech: tecnología de Fórmula 1

El último lanzamiento de Renault le está dando muchas satisfacciones a la marca del rombo, superando las expectativas puestas sobre él. Según los responsables de la firma en nuestro país, a lo largo del pasado mes de mayo recibieron 4.000 visitas a los concesionarios y una de cada cuatro de ellas realizó un pedido de este nuevo C-SUV coupé, un éxito que se extiende también al resto de los países europeos, en los que ya ha recibido más de 9.000 pedidos, de los cuales, curiosamente, uno de cada cinco pertenece a clientes españoles.

Uno de los principales motivos del éxito del Arkana, que se fabrica en la planta de Busan (Corea del Sur), es su atractiva imagen coupé y por ende su posicionamiento en el mercado, siendo en la actualidad los C-SUV con este tipo de carrocería los más demandados y los que más están aumentando sus ventas.

- Advertisement -

Por si su atractivo no fuese todavía suficiente, a la ya conocida versión con sistema microhíbrido se suma ahora una nueva variante, denominada E-Tech, que está dotada con un conjunto híbrido similar al utilizado en el Clio.

Así, encontramos el mismo motor de gasolina de nueva generación 1.6 de 94 CV, que trabaja en combinación con dos motores eléctricos, ambos situados en la parte delantera del vehículo: uno principal de 49 CV que se encarga de impulsar al vehículo y generar corriente eléctrica, y otro secundario de 20 CV que básicamente hace las veces de generador de energía y de motor de arranque.

Estos motores le otorgan al conjunto una potencia total de 145 CV y funcionan asociados a una caja de cambios automática con una tecnología similar a la utilizada en los monoplazas de Fórmula 1 de la marca, con un multimodo inteligente que regula y optimiza todo el sistema, con la particularidad de no tener piezas en su interior que rocen entre sí.

Los motores eléctricos se nutren de una batería de iones de litio de 230 V con una capacidad de 1,2 kWh. De tamaño muy compacto, se ubica en la parte trasera del coche, bajo el plano de carga del maletero, y presenta la gran ventaja de tener un poder de recuperación muy bueno, principalmente por el sistema de regeneración y recuperación de energía fruto de la experiencia de Renault con los actuales monoplazas híbridos de Fórmula 1. También recarga la energía sobrante del motor térmico que no se necesita en ese momento para impulsar al vehículo.

Lo más interesante es que el sistema híbrido autorrecargable del Renault Arkana E-Tech garantiza una reducción muy importante del consumo y en consecuencia de las emisiones de CO2. Si lo sabemos aprovechar bien, podremos circular en ciudad en modo eléctrico hasta en un 80% del tiempo, lo que permitiría reducir el gasto de combustible hasta en un 40% en relación a un motor de combustión tradicional.

Su consumo mixto homologado es de 4,8 l/100 km y sus emisiones de CO2 de 108 g/km, unos datos que le otorgan la etiqueta ECO de la DGT, con las ventajas de movilidad en ciudad que esta aporta. Otro dato interesante del sistema E-Tech del Arkana es que en modo eléctrico puede circular a una velocidad de hasta 75 km/h.

Durante su presentación a la prensa tuvimos ocasión de conducirlo, principalmente en ciudad, entorno en el que pudimos comprobar las bondades del sistema híbrido de este SUV con carrocería coupé. Destaca su sensacional suavidad de funcionamiento y en su manejo hay que hacer especial mención a la función B o “brake” de la caja de cambios, que permite una retención muy fuerte en las desaceleraciones, lo que junto al resto de modos de recarga de la batería hace posible que recupere con mucha rapidez, por lo que siempre hay un remanente de energía eléctrica para poder circular sin gastar gasolina. Y todo ello acompañado de una contundente respuesta a las ordenes del acelerador, propiciada por la entrada en funcionamiento de modo simultáneo de sus dos motores.

Por las autovías cercanas a la ciudad se desenvolvió con agilidad. En este tipo de trazados y a un ritmo más alto también nos gusto mucho su funcionamiento, y sobre todo al final de la prueba el consumo medio obtenido, que en nuestro caso fue de 5,2 l/100 km, una cifra que se acerca mucho a la homologada por la marca.

No falta en este Arkana híbrido el sistema MULTI-SENSE, que permite elegir entre tres modos de conducción: My Sense, pensado para hacer una conducción confortable a diario; Eco, ideado para favorecer al máximo los consumos; y Sport, que es el indicado para extraer el máximo rendimiento al vehículo.

Salvando pequeños detalles, muestra una imagen similar a la de las versiones ya conocidas de con sistema de microhibridación. Por lo tanto, su carrocería coupé lo dota de un aspecto muy deportivo y llamativo. En el interior sucede otro tanto de lo mismo, ofreciendo un espacio para los pasajeros generoso, algo que se deja notar especialmente en los asientos traseros.

La única diferencia la vamos a encontrar en la capacidad del maletero, que debido a la ubicación de la batería es un poco menor, 480 litros frente a los 513 del resto de variantes. Asimismo, se mantiene intacta su altura libre al suelo de 20 cm, superior a la de la gran mayoría de sus rivales.

El interior del Arkana E-Tech es muy tecnológico, y a su completo sistema multimedia y de conectividad, con una pantalla que puede ser de 7 o 9,3 pulgadas, suma un equipamiento muy generoso de sistemas de asistencia y ayuda a la conducción, entre los que destacan los asociados al Asistente de Conducción Semiautónoma y la Frenada Activa de Emergencia.

Está disponible con tres niveles de acabado: Intense, que tiene un precio de 27.100 euros; Zen, que cuesta 29.100 euros; y R.S. Line, con una tarifa de 31.600 euros. Hay que decir que este último, con unos detalles muy deportivos, está teniendo una gran aceptación entre los usuarios que se acercan a este vehículo.

Renault, a través de su financiación Reference, ofrece la posibilidad de poder adquirir este coche con una entrada inicial de 4.750 euros y después una cuota mensual, durante 48 meses, de 179 euros. Al final, si decidimos quedarnos con el vehículo habría que pagar una cuota final de 14.700 euros. En caso contrario, al finalizar ese plazo podemos cambiarlo por otro modelo.

- Advertisement -
spot_img
spot_img

Artículos reclacionados

- Advertisement -spot_img

Últimos artículos