19.6 C
Madrid
lunes, mayo 20, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Pro One: Stellantis pone toda la carne en el asador para conseguir el liderazgo mundial en vehículos comerciales

spot_img

Stellantis Pro One es la denominación de la nueva unidad de negocio del potente grupo automovilístico que nace con la intención de aglutinar a los modelos comerciales de las diferentes marcas integradas en su seno. Con Jean-Philippe Imparato, actual consejero delegado de Alfa Romeo, al frente, esta división se ha marcado el ambicioso objetivo de convertirse en líder mundial en el competido mercado de los vehículos comerciales, liderado en la actualidad por Ford, seguido de Stellantis y con Toyota en la tercera posición. El gran poder de Stellantis Pro One reside en aunar la fuerza de sus seis enseñas: Citroën, Fiat Professional, Opel/Vauxhall, Peugeot y RAM.

En números, los objetivos de Stellantis Pro One pasan por alcanzar en el año 2030 los 80.000 millones de euros de facturación, lo que supondría multiplicar por dos los ingresos obtenidos en 2021 con esta tipología de vehículos. Asimismo, contempla una facturación extra de 5.000 millones de euros en los servicios conectados, un negocio que está subiendo de manera exponencial y que resulta cada vez más interesante para los usuarios, sobre todo en lo relacionado con las actualizaciones remotas “over-the-air”, sin necesidad de tener que acudir al concesionario.

A día de hoy, Stellantis matricula un total de 1,6 millones de unidades de furgonetas de todos los tamaños y de modelos pick-up en todo el mundo. Y para alcanzar las cifras que se marcan como objetivo acometerá el lanzamiento de una renovada gama de furgonetas de tamaño compacto, medio y grandes y de pick-up, estos últimos muy demandados en Estados Unidos y en países emergentes.

La potente ofensiva de Stellantis pensando en sus clientes profesionales se va a apoyar en las diez plantas que tiene repartidas por distintas ubicaciones del planeta, con un papel muy importante reservado para las localizadas en la península ibérica. En especial la gallega de Vigo y la portuguesa de Mangualde, tal y como ha apuntado el propio Imperator, que las considera como las más competitivas en materia de costes de producción por vehículo y también las más flexibles, con una elevada capacidad para adaptarse a distintas formas de producir. No obstante, el directivo francés advirtió que no tienen que bajar la guardia porque hay otras plantas que están alcanzando también unos niveles muy altos en estos aspectos.

Pilares de la nueva estrategia

Entre los pilares que sostendrán la estrategia de Stellantis Pro One figura la prioridad cero emisiones, por lo que el fabricante va a dotar a sus nuevos modelos con la segunda generación de sistemas de propulsión eléctricos, que aumenta la autonomía de todos sus vehículos. Una oferta que también incluye furgonetas con pila de combustible de hidrógeno.

Pero esto no significa que renuncie al empleo de motores de gasoil, evolucionados para mejorar sus consumos y emisiones contaminantes. A estos últimos les va a afectar la polémica futura norma Euro7, sobre la que Imperator tiene una opinión muy clara: su implantación tiene que dar respiro a la industria del automóvil porque puede poner en peligro a millones de puestos de trabajo, y por encima de todo hay que proteger a las empresas y a sus trabajadores.

Otros de los pilares esenciales para logar los objetivos marcados por Stellantis Pro One es mejorar la vida a bordo de sus ocupantes con unos interiores renovados, más confortables, con una mayor dotación de ayudas a la conducción (ADAS), profundizando en la conectividad, en respuesta a la creciente demanda de los clientes en este sentido, y también en las transformaciones, más teniendo en cuenta que para adaptarlos a las necesidades particulares de cada usuario el 50% de los vehículos comerciales de Stellantis recibe algún tipo de transformación a través de los más de 400 centros repartidos por todo el mundo.

La nueva gama de vehículos comerciales de Stellantis se estructura en tres longitudes de carrocería: compacta, entre los que se encuentran el Citroën Berlingo, el Fiat Doblò, el Opel/ Vauxhall Combo y el Peugeot Partner; media, con el Citroën Jumpy, el Fiat Scudo, el Opel/ Vauxhall Vivaro y el Peugeot Expert; y la de tamaño grande, caso del Citroën Jumper, Fiat Ducato, Opel/Vauxhall Movano y Peugeot Boxer. A ellos hay que sumar la renovada gama del pick-up Ram en Norteamérica, con los nuevos Ram ProMaster EV a finales de 2023 y el Ram 1500 REV al término de 2024, modelos que estrenan nuevos sistemas de propulsión cero emisiones.

Imagen moderna, cómodos y tecnológicos

Todos los nuevos vehículos comerciales de Stellantis llegan con una estética renovada bajo una imagen modernizada, si bien manteniendo cada marca sus señas de identidad en sus diferentes modelos. También se ha puesto al día en todos ellos su interior con el fin de mejorar el confort a bordo y facilitar la labor al conductor. Esta actualización incluye nuevos cuadros de instrumentos, entre los que se desmarca el Peugeot Partner, que pasa a equipar el habitual i-Cockpit que encontramos en todos los turismos de la marca del león.

Igualmente, toda la gama de comerciales integra unos evolucionados sistemas multimedia, con pantallas de mayor tamaño y conectividad mejorada, sobre todo por su capacidad inalámbrica. También se ven enriquecidos con una mayor dotación de sistemas de seguridad y de asistencia a la conducción, con hasta 18 ADAS. Los furgones de tamaño grande están dotados con una serie de asistentes que permiten el nivel 2 de conducción autónoma, toda una primicia para los vehículos de esta categoría.

Tamaños y sistemas de propulsión

Los modelos compactos van a estar disponibles con dos longitudes de carrocería: M, de 4,40 metros, y XL de 4,75 metros, con un volumen de carga de hasta 4,4 metros cúbicos y una capacidad de carga de hasta 1 tonelada, que se reduce a 780 kg en el caso de las versiones eléctricas. A la hora de elegir motor, el cliente podrá elegir entre un motor de gasolina de 110 CV y los diésel de 100 y 130 CV, este último con la posibilidad de combinarlo con una nueva caja de cambios automática de 8 velocidades.

En este catálogo hay que incluir a las versiones eléctricas, que mantienen el motor de 136 CV (100 kW) pero con una nueva batería de 400 V y 50 kWh de capacidad que les permite aumentar la autonomía un 20% para llegar hasta los 330 km. Su mayor voltaje también facilita la carga en estaciones de potencia más elevada. La batería se puede recargar en corriente alterna a una potencia de 7,4 kW y en opción hasta 11 kW, mientras que en corriente continua podría llegar hasta los 100 kW, permitiendo en este caso pasar del 0% al 80% de la capacidad en 30 minutos.

Los vehículos medios se articularán también sobre dos longitudes de carrocería: M de 4,98 metros y L con 5,33, brindando un volumen de carga de hasta 6,6 metros cúbicos y una carga útil de hasta 1,4 toneladas, que se reduce a 1,25 toneladas en las variantes de cero emisiones. Estos furgones van a seguir estando disponibles con motores turbodiésel, con potencias de 120, 145 y 180 CV, este último con la transmisión automática de 8 velocidades que también puede elegirse en opción en la variante de 145 CV.

Para ellos está previsto el lanzamiento de versiones de hidrógeno con pila de combustible con un rango de uso de 400 km –pendiente de certificación oficial– y con un tiempo de repostaje de apenas cinco minutos. En la actualidad hay unas 100 estaciones de recarga de hidrógeno en toda Europa, aunque está previsto que esta red crezca hasta las 2.500 estaciones en 2030.

Entre los comerciales medios de Stellantis cobran también un protagonismo especial las variantes cero emisiones. Estos modelos van a seguir estando impulsados por un electromotor de 136 CV (100 kW) que puede estar asociado a dos tipos de batería, una de 50 kWh con una autonomía de 224 km y otra de 75 kWh con un rango de uso que sube hasta los 350 km, 20 más que su antecesor. Admiten recargas en corriente alterna hasta un máximo de 11 kW y en corriente continua hasta 100 kW, conexión con la que se puede recargar del 0% al 80% de su capacidad en 38 minutos en el caso de la batería menos capaz y en 45 minutos en el de la más grande.

Por último, los vehículos más grandes se ofrecen con numerosas configuraciones, sobre la base de dos distancias entre ejes, de 3,45 y 4,04 metros, y tres longitudes de carrocería: L2, L3 y L4. Su volumen útil de carga va de los 10 a los 17 metros cúbicos. Para su propulsión contarán con un nuevo motor diésel de 2.2 litros con tres niveles de potencia: 120, 140 y 180 CV, así como una nueva caja de cambios manual de seis marchas para las variantes de 120 y de 140 CV y por primera vez con una transmisión automática de 8 relaciones para la de 180 CV, que también puede estar asociada a la de 140 CV.

Está previsto que en el segundo semestre de 2024 llegue una versión de hidrógeno con pila de combustible con una autonomía de 500 km. En lo que atañe a los sistemas de propulsión eléctricos, Stellantis estrena un nuevo electromotor de 270 CV (200 kW), que sustituye al anterior de 122 CV (90 kW), y ahora solamente estará disponible con la nueva batería de 110 kWh de capacidad, que otorga un rango de uso de 420 km. Esta permite recargas en estaciones de corriente alterna a una potencia de hasta 11 kW y en las de corriente rápida de hasta 155 kW, siendo posible en este caso pasar del 0% al 80% de la capacidad en 55 minutos.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos