8 C
Madrid
sábado, marzo 2, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Pese al acuerdo con Société Générale de la pasada semana, Volta Trucks se declara en quiebra en Suecia y Reino Unido

Apenas cuatro días después de anunciar su acuerdo con Société Générale Equipment Finance para mejorar los servicios de arrendamiento para camiones, Volta Trucks anuncia hoy martes su entrada en concurso de acreedores al no poder superar las dificultades económicas que le ha creado su principal proveedor de baterías y que están afectando gravemente a la producción de sus camiones eléctricos.

El fabricante de camiones sueco ha publicado en su web un comunicado explicando la situación actual de la empresa y el porqué de la misma. Este es su contenido:

Comunicado de Volta Trucks

“Volta Trucks logró mucho desde cero en 2019, revolucionando las operaciones de vehículos comerciales para un futuro sostenible.

Creamos el primer camión totalmente eléctrico de 16 toneladas especialmente diseñado en el mundo, que incluye un diseño único de cabina y chasis, que habría contribuido a descarbonizar el medioambiente y mejorar la salud, la seguridad y la calidad del aire de los centros urbanos. Al realizar una prueba piloto en cinco países de Europa, recibimos comentarios fantásticos, lo que generó una sólida cartera de clientes de gran reputación que querían introducir nuestros Volta Zero Trucks en sus flotas.

Sin embargo, como todas las empresas de gran escala en el sector de fabricación de vehículos eléctricos, Volta Trucks ha enfrentado desafíos en el camino. La reciente noticia de que nuestro proveedor de baterías (Proterra) se ha acogido al Capítulo 11 de Bancarrota, ha tenido un impacto significativo en nuestros planes de fabricación, reduciendo el volumen de vehículos que teníamos previsto producir. La incertidumbre con nuestro proveedor de baterías también afectó negativamente a nuestra capacidad para recaudar capital suficiente en un entorno que ya es desafiante en este aspecto para los actores de vehículos eléctricos.

Por lo tanto, con profundo y sincero pesar, la Junta ha tomado la difícil decisión de tomar medidas para declararse en quiebra en Suecia. La principal entidad comercial del grupo, Volta Trucks Limited, se presentará próximamente a la administración en Inglaterra, y se espera que los profesionales de insolvencia de Alvarez & Marsal asuman sus cargos. Otras entidades del grupo también se declararán próximamente en procedimientos de insolvencia en las jurisdicciones pertinentes.

La Junta no ha tomado este camino de manera fácil ni a la ligera y es plenamente consciente del impacto significativo que esto tendrá en la fuerza laboral dedicada de la organización, así como en los clientes y socios. Nos gustaría agradecer sinceramente al equipo de Volta Trucks y estamos increíblemente orgullosos de su trabajo pionero para ofrecer un vehículo comercial de cero emisiones tan innovador”.

Pérdida de valor de las acciones

Por otra parte y según informa el medio sueco Vi Bilagare, también se alude a la importante pérdida de valor de las acciones del fabricante de camiones como una de las razones que han motivado el anuncio de quiebra en Suecia, al que pronto seguirán los pertinentes anuncios de quiebra en sus actividades en otros países. Según el último informe anual publicado por la empresa, esta contaba ya con 51 empleados y registraba pérdidas por valor de 108 millones de coronas suecas, unos 9,3 millones de euros.

Con sede en Suecia y operaciones en el Reino Unido, desde Volta Trucks aluden directamente a la quiebra el pasado mes de agosto de su proveedor de repuestos y baterías norteamericano Proterra como la principal razón de su quebranto. La quiebra de Proterra habría reducido a la mitad la capacidad de producción de camiones eléctricos que Volta podría llegar a fabricar en un año, lo que impediría que la empresa pudiera recaudar el capital suficiente como para llevar adelante a buen término todas sus operaciones.

300 millones de financiación recaudados

Hasta la fecha, Volta habría recaudado unos 300 millones de euros de distintos inversores y contaba ya con una cartera de pedidos que superaba las 5.000 unidades. La capacidad de producción con la que contaba la empresa para su negocio era de 14.000 unidades/año. Para ello contaba ya con la factoría de Steyr Automotive en Austria donde producir los dos modelos de camiones de 12 y 16 toneladas que ya había desarrollado y presentado al público y cuyos trabajos para su producción masiva ya estaban llegando a su fin.

Según indica el Financial Times, “unos 600 puestos de trabajo (del total de 850 que tiene la empresa en Reading, Nuneaton y Gaydon) del sector automovilístico en el Reino Unido” están en riesgo después del anuncio hoy martes de la quiebra de Volta Trucks. El fabricante de camiones sueco fue una de las docenas de nuevas empresas de vehículos eléctricos que surgieron durante la última década impulsadas por la facilidad de desarrollar un vehículo propulsado por batería y estimuladas por una financiación mucho más barata y por tanto accesible que la que contamos hoy día.

Hub de mantenimiento en Londres

El pasado mes de junio, Volta había inaugurado unas nuevas instalaciones en Londres donde llevar a cabo los servicios de mantenimiento de sus vehículos destinados en las flotas de empresas que operan en la capital británica, con las que el fabricante sueco ya se había comprometido a ayudarles en su transición hacia la movilidad eléctrica. Un acto que estuvo presidido por el alcalde de la capital del Reino Unido, Sadiq Khan. El hub de Volta está situado en la zona de Tottenham, al norte de la ciudad, y además de talleres contaba con oficinas, un centro de formación de la Academia Volta Trucks y un centro de atención telefónica creado para prestar ayuda y atención a los clientes de la marca 24 horas al día, los siete días de la semana.

La quiebra de Volta Trucks sigue a la de otros fabricantes de vehículos eléctricos como Lordstown Motors, empresa formada para salvar una extinta factoría de GM en Ohio; a la de WM Motor, un nuevo fabricante chino; o a las dificultades que viene sufriendo Arrival, empresa del Reino Unido que se ha visto forzada a despedir a la gran mayoría de su plantilla y a advertir a sus inversores de que está a la búsqueda de nuevas fuentes de financiación que son vitales para evitar su inminente colapso.

Magníficos comentarios iniciales

Los excelentes comentarios recibidos en las distintas pruebas efectuadas con los dos modelos de camiones desarrollados por el fabricante sueco habían disparado las expectativas sobre el futuro del mismo en la industria automotriz. Así, empresas como DSV ya había comenzado a efectuar pruebas con algunas unidades con vistas a integrarlas próximamente a su flota, y otras empresas hacían lo mismo para experimentar la viabilidad de su uso en labores de distribución en distintas ciudades del Reino Unido.

Está por ver igualmente cómo va a afectar la quiebra de Volta Trucks a las actividades de Steyr, el fabricante de automóviles austriaco que venía trabajando en la adaptación de sus instalaciones para la producción de los nuevos vehículos eléctricos de la marca sueca, así como al fondo inversor sueco Byggmästaren Anders J Ahlström, que se ha dejado 300 millones de euros en esta operación fallida.

En España, aún por desarrollar

En el caso de España, Volta venía diseñando una estructura de ventas y distribución que debería haber estado lista para permitir que la empresa comenzara sus actividades a finales del presente año. De igual manera, la empresa de camiones ya había llegado a diferentes acuerdos en distintos países europeos y con diferentes empresas para proveerlas de unidades con destino a sus flotas. Es el caso de los alcanzados con Petit Forestier o con el gigante alemán de la distribución DB Schencker (que contemplaba un acuerdo de compra de 1.500 unidades de los modelos de 12 y 16 toneladas de la marca), además del más reciente —y del que apenas hace unos días dábamos información en Autoreport— con Société Générale Equipment Finance para desarrollar operaciones que facilitaran la financiación y arrendamiento de sus vehículos en los distintos mercados europeos.

La quiebra de Volta Trucks sitúa a los nuevos fabricantes de vehículos eléctricos en todo el mundo en una situación bastante comprometida, pues muchos de ellos se pueden ver afectados y ver dificultadas sus operaciones de financiación, dado que el proyecto del fabricante sueco estaba considerado como uno de los más solidos e interesantes de cuantos se están llevando adelante en este campo en la industria automotriz. Seguramente su sorprendente quiebra aún dará mucho que hablar.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos