26.8 C
Madrid
sábado, julio 20, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Ligier urge a acelerar la aprobación del carné B1 para facilitar el acceso a la electrificación y mejorar la seguridad vial

spot_img

Que el Gobierno acelere su intención de introducir el carné B1 de manera que se permita que los mayores de 16 años de edad puedan conducir un vehículo cuadriciclo pesado (L7e) supondría un nuevo impulso para la transición a la movilidad eléctrica, al abrir la puerta a los modelos de cero emisiones a los conductores más jóvenes y que estos pudieran conocer todas sus ventajas.

Así al menos lo piensan en el Grupo Ligier en España. Su director comercial, Jaime Gálvez, solicita al nuevo Gobierno a que acelere la implantación de la nueva normativa en la que trabaja la Dirección General de Tráfico desde al menos 2021 para que con el citado permiso B1 se puedan manejar desde los 16 años vehículos de hasta 400 kilos de peso (550 kg en el caso de los dedicados al transporte de mercancías) con una velocidad máxima de 90 km/h y potencias de hasta 15 kW por la vía pública, sin necesidad de tener que esperar hasta cumplir los 18 años y poder disponer entonces de la licencia B de conducir.

Acceder a vehículos sostenibles más seguros

Según Ligier, adoptar tal decisión permitiría que muchos jóvenes pudieran desplazarse utilizando vehículos más seguros que otros que utilizan en la actualidad, dado que los cuadriciclos “comparten importantes elementos de seguridad con los automóviles y sus estructuras y les protegen mejor en caso de accidente o vuelco”.

Además, este posible uso de cuadriciclos pesados permitiría a los jóvenes entrar directamente en contacto con la movilidad eléctrica y conocer tanto sus ventajas como las exigencias de la misma, lo que permitiría acelerar el conocimiento que los futuros conductores de vehículos de turismo tendrían a la hora de escoger sus futuros modelos, dado que esta tecnología no supondría ya para ellos el importante cambio que ahora representa con respecto a los tradicionales modelos de combustión.

Cuestiones como la autonomía, el cómo y dónde recargar sus vehículos, la necesidad de controlar sus desplazamientos y programarlos convenientemente para evitar quedarse sin carga eléctrica en sus baterías serían pasos ya dados y bien conocidos de manera anticipada por los conductores más jóvenes cuando pudieran acceder a un vehículo eléctrico convencional en el futuro.

Desde AEDIVE, la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica, su director general, Arturo Pérez de Lucía, es uno de los principales defensores de este nuevo carné de conducir B1, dado que permitiría ayudar a “superar el desconocimiento existente en torno a los VE”.

Ligier también destaca en su comunicado cómo desde la DGT se viene trabajando en este asunto desde hace ya varios años. El propio director general, Pere Navarro, ha señalado que se está a la espera de que la UE apruebe la nueva directiva comunitaria en materia de permisos. Además, el propio ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, también anunció —contando siempre con la aprobación previa de Bruselas— en junio de 2022 que el permiso B1 se incorporaría en la Estrategia de Seguridad Vial 2030 del Gobierno español.

Ya en vigor en países de nuestro entorno

También aprovecha Ligier para recordar que este tipo de permisos ya existe con notable éxito en otros países de nuestro entorno, como Portugal, Italia o Francia, dado que la actual normativa de la Unión Europea (según la directiva 2006/126/CE) así lo permite. Gracias a ello, en Francia se han vendido hasta el pasado mes de julio 5.588 cuadriciclos eléctricos (+48,42%) a un ritmo mensual medio de 798 unidades, mientras que en España apenas se vendieron 1.095 vehículos de este tipo, unas 104 entregas cada mes.

Ligier Group, con sus marcas Ligier, Microcar y más recientemente Ligier Profesional, viene apostando desde hace ya mucho tiempo por el desarrollo de este tipo de vehículos en el mercado español. Hasta la fecha, el grueso de su oferta lo componen modelos del tipo ligero (L6e), para cuya conducción únicamente se requiere disponer del carné de ciclomotor AM que se obtiene desde los 15 años de edad.

Para 2024, Ligier va a lanzar al mercado su primer cuadriciclo pesado (L7e), que será una nueva versión de su modelo cien por cien eléctrico Myli, ya a la venta, el cual únicamente se podrá conducir con un permiso de conducción convencional del tipo B que se puede obtener a partir de los 18 años, mientras que el Gobierno no apruebe el nuevo permiso B1.

También a partir del próximo mes de enero, Ligier va a potenciar su ofensiva eléctrica con el lanzamiento de otro nuevo vehículo así como con la actualización del portfolio de su marca cero emisiones, Ligier Profesional, con nuevas configuraciones de equipamientos ajustadas a las necesidades de sus clientes, en especial con vehículos como los Pulse 4 y Pulse 3 —cuadriciclo ligero o modular y scooter de tres ruedas, respectivamente, con autonomías de hasta 160 y 110 km cada uno de ellos—, que gozan de una gran aceptación como vehículos de servicio para operaciones de última milla entre empresas y organismos de las diferentes administraciones públicas por su elevada adaptabilidad y versatilidad.

Nueva estrategia de especialización Ligier

El Grupo Ligier está desplegando igualmente una nueva estrategia de especialización que se va a plasmar muy pronto en la apertura en España de nuevos puntos de venta en importantes núcleos urbanos donde venderá exclusivamente modelos eléctricos, así como con la ampliación de los ya existentes en la red de Ligier Professional.

Según el director comercial de Ligier Group en España, la marca espera que “2024 sea un muy buen año en términos comerciales para su gama eléctrica con los lanzamientos previstos y ante un mercado que responda mejor a esta tecnología por una mayor madurez de los compradores y a raíz de la implantación de las Zonas de Bajas Emisiones”.

Artículos reclacionados

spot_img

Últimos artículos