9.2 C
Madrid
sábado, diciembre 10, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Mitsubishi ASX: made in Spain y con alma francesa

spot_img

Si hace un par de años Mitsubishi estaba predestinada a abandonar el mercado europeo, ahora la situación es bien distinta. La firma de los tres diamantes no solo tiene pensado permanecer en el Viejo Continente, sino que sus planes pasan por conseguir una mayor penetración en este siempre exigente mercado. Para ello va a ser crucial el papel que desempeñe la nueva generación del ASX, modelo del que la marca ha vendido casi 380.000 unidades de las generaciones anteriores en Europa.

Esta nueva entrega del todocamino nipón se aprovecha de las sinergias de la Alianza y va a ser también un modelo muy importante para la industria automovilística española ya que se fabrica en la planta de Renault en Valladolid. Por lo tanto, este nuevo ASX, desarrollado específicamente para el mercado europeo, se alza sobre la plataforma CMF-B, la misma que se emplea en el Renault Captur, con el que comparte línea de montaje en la capital castellana, pasando a encuadrarse ahora en el competido segmento B-SUV. Listo para iniciar su comercialización a principios de 2023, esta completa renovación le permitirá estar disponible con diferentes versiones electrificadas.

A simple vista, es evidente que el ASX emula en su estética al Renault Captur. Cuenta con tecnología LED para sus faros y grupos ópticos traseros y podrá adquirirse con carrocería bitono con el techo negro

Al estilo Captur

Podemos decir que el Mitsubishi ASX es un clon del Renault Captur, apenas diferenciándose por sutiles cambios estéticos. En el frontal, que es donde podemos encontrar las mayores diferencias entre ambos, el ASX luce el lenguaje de diseño denominado Dynamic Shield, ya conocido en los otros modelos de la marca, quedando presidido por el logotipo de los tres diamantes de la marca. Tecnológicamente hablando, también da un paso adelante muy importante respecto a su antecesor, y tanto los faros como los grupos ópticos traseros cuentan con tecnología LED. Se calza con atractivas llantas de 17 o 18 pulgadas y desde su lanzamiento estará disponible con seis colores diferentes, con carrocería bitono con el techo negro en las versiones mejor dotadas.

 

Más allá de la imagen, calca también las dimensiones del Captur. Así, su longitud se acerca a los 4,23 metros y la distancia entre ejes se sitúa en 2,64 metros, por lo tanto podemos anticipar que el espacio reservado para los pasajeros es muy similar al del SUV francés. Su capacidad de maletero es de 401 litros en la versión que no está electrificada, porque en las variantes con batería de alto voltaje este volumen es menor. De puertas adentro llama mucho la atención la gran pantalla de infoentretenimiento central, en posición vertical y de 10 pulgadas, que en las versiones mejor dotadas estará equipada con navegación 3D de serie. El cuadro de instrumentos, en función del nivel de acabado, puede ser analógico o bien un cuadro digital de 7 o 9,3 pulgadas. Y todo ello con la promesa de la marca de diferenciarse de la competencia con un equipamiento de serie muy completo.

En un tercer capítulo de similitudes con el Captur podemos hablar de su oferta mecánica. La versión de acceso queda animada por un motor de gasolina turbo de 1.0 litros y tres cilindros con una potencia de 90 CV, asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. El resto de versiones de la nueva gama ASX cuenta con algún tipo de electrificación. El siguiente escalón lo constituye el 130T MHEV, con un propulsor turbo de 1.3 litros, cuatro cilindros y con un sistema Mild Hybrid de 12 V. Una versión que en función de la transmisión varía su potencia. Si la caja de cambios es manual de seis velocidades, es de 140 CV; si es la automática de doble embrague de siete relaciones, su potencia sube hasta los 158 CV.

En el interior llama la atención la gran pantalla central de 10 pulgadas, con el formato vertical que caracteriza a Renault

La parte de arriba de la gama queda conformada por dos versiones híbridas, una autorrecargable (HEV) y otra híbrida enchufable (PHEV). La primera, denominada 160 HEV, combina un motor de gasolina de 1.6 litros y dos motores eléctricos, sumando entre los tres una potencia total de 145 CV, y dispone de una batería de 1,3 kWh de capacidad. Por su parte, la versión PHEV dispone del mismo bloque de gasolina y los dos motores eléctricos, si bien suman una potencia de 160 CV, mientras que la batería eleva su capacidad hasta 10,5 kWh, con lo que puede ofrecer un rango de uso eléctrico de 47 km, autonomía que sube a 62 km circulando en ciudad. En ambos sistemas la caja de cambios es automática.

Lo que es común a todas las versiones es el sistema Multi-Sense, que permite elegir entre distintos modos de conducción que varían la respuesta de la dirección, la entrega de potencia y el control dinámico del chasis, este ultimo por medio de un sistema que puede realizar frenadas selectivas en cada rueda para ayudar a mantener la trayectoria en las curvas. Los programas a elegir son: Eco, en el que se prioriza la eficiencia energética; Sport, con el que se obtiene el máximo rendimiento; y My Sense, que permite personalizar diferentes parámetros. Hay un modo adicional, Pure, para la conducción puramente eléctrica, siendo exclusivo de la opción PHEV.

Su longitud se acerca a los 4,23 metros y la distancia entre ejes se sitúa en 2,64 metros, por lo tanto se puede anticipar que el espacio reservado para los pasajeros es muy similar al del Captur

El ASX también se pone al día en todo lo que tiene que ver con sistemas de seguridad y de ayuda a la conducción. Cuenta con el sistema de seguridad ADAS de serie en todos los acabados y con sistema de mitigación de colisión frontal con protección de peatones, advertencia de distancia y de cambio de carril, asistente de mantenimiento de carril, reconocimiento de señales de tráfico, control de crucero, sensores de estacionamiento y cámara de visión trasera. Las versiones mejor dotadas amplían esta propuesta con la advertencia de ángulo muerto, asistente de centrado de carril, sistema de prevención de exceso de velocidad, control de crucero adaptativo con función Stop&Go y luces automáticas.

Para las versiones más altas con caja de cambios automática, Mitsubishi reserva el sistema MI-PILOT, que combina el control de crucero adaptativo (ACC) y la asistencia de centrado de carril (LCA), una dupla que acerca al ASX a la conducción semiautónoma. Al igual que el resto de modelos de la marca va a disfrutar de una garantía de 5 años o 100.000 km, aunque para las baterías de alto voltaje se contempla una cobertura de hasta 8 años o 160.000 km. Los precios se darán a conocer cuando se acerque la fecha de inicio de su comercialización.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos