27.4 C
Madrid
lunes, mayo 27, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Microlino: este simpático eléctrico se puede conducir por 249 euros al mes    

spot_img

Los cuadriciclos eléctricos son una alternativa muy buena para transitar a diario por la ciudad. Su pequeño tamaño y una serie de detalles muy prácticos los convierten en unos urbanitas ejemplares. Entre ellos podemos destacar al Microlino, que recuerda mucho al Isetta de BMW, un microcoche muy popular tras las postguerra y que reinó en las ciudades europeas en las décadas de los años 50 y 60 del siglo pasado.

Tal como ocurrió en su época con el Isetta, el Microlino quiere hacerse un hueco entre los denominados cuadriciclos cero emisiones, haciendo valer también que un 80% de sus piezas son de procedencia europea. Está disponible en dos niveles de acabado Dolce, con un toque retro, y Competizione, con una apariencia más modernista y con colores en su carrocería en acabado mate.

En ambos casos cuenta con un equipamiento muy completo que incluye, entre otras cosas, los faros LED, el techo solar, detalles en cromado, volante de cuero vegano y doble pantalla. Hay que recordar que este pequeño microcoche de origen suizo se fabrica en Italia.

Una cuota económica para poder conducirlo

El secreto para que el Microlino pueda ser uno de los microcoches de referencia entre los vehículos de su tipo radica en la agresiva política comercial que aplica en su venta Astara, la firma que se encarga de su comercialización en nuestro país. El Microlino tiene un precio de venta de 22.990 euros al contado, pero también se puede adquirir pagando una cuota mensual de 249 euros.

Estamos ante un coche de apenas 2,5 metros de longitud, 1,47 metros de anchura  y  1,5 metros de altura; unas dimensiones muy compactas que no le impiden brindar un espacio interior muy amplio y cómodo para dos pasajeros y reservar 230 litros de capacidad en el maletero para el equipaje.

Una de las principales curiosidades de este cuadriciclo, y que además lo hacen diferente al resto de sus rivales, es que para acceder a su interior, tal como ocurría con el BMW Isetta, hay que abrir el frontal del coche.

Este simpático urbanita está dotado con un electromotor de 17 CV (12,5 kW) y 89 Nm de par que le permite alcanzar una velocidad máxima de 90 km/h. Este electromotor se puede combinar con baterías de hasta tres niveles de capacidad: 6 kWh, con una autonomía de 95 km; 10,5 kWh, que le aportan un rango de uso de 177 km; y 14 kWh, con la que su autonomía se extiende hasta los 230 km.

La batería de menor rendimiento puede recargarse en un enchufe doméstico o toma de corriente de hasta 1,35 kW de potencia y alcanzar hasta el 80% de su capacidad en unas cuatro horas. En las baterías de 10,5 y 14 kWh la potencia de recarga sube hasta los 2,6 kW, precisando para su carga tres y cuatro horas, respectivamente.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos