28.1 C
Madrid
martes, julio 5, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Los precios de la electricidad y los combustibles echan el freno a la intención de compra de un automóvil

spot_img

Junto a los retrasos en las entregas y el incremento de los precios de los propios automóviles, los registros récord alcanzados por los combustibles y la electricidad han venido a acabar de ahogar las ganas de los conductores por hacerse con un nuevo automóvil. Lo viene a corroborar el Observatorio Cetelem, unidad de estudios de BNP Paribas Personal Finance, que determina que uno de cada tres españoles, concretamente un 32%, que tuviera intención de comprar un coche de combustión paralizaría la compra hasta que la situación mejore y los precios del combustible bajasen.

Este porcentaje se eleva hasta el 43,3% entre los entrevistados que optarían por cambiar la compra de un coche de combustión por la de uno eléctrico o híbrido enchufable. Solamente uno de cada cinco (19,7%) asegura que seguiría adelante con la compra de un modelo con motor térmico a pesar de la situación actual y un escaso 4,4% se decantaría por la modalidad del carsharing a consecuencia de los actuales precios del diésel y la gasolina.

El elevado coste de uso de un vehículo a causa del notable incremento de los precios de la energía se ha visto reflejado también en la intención de compra de un vehículo eléctrico, que ha calado incluso más entre sus partidarios, hasta el punto de que casi la mitad de los encuestados, un 46,3%, decidiría paralizar la compra de uno de estos coches hasta que la situación mejorase. Solo uno de cada cuatro (25,8%) seguiría adelante con la adquisición, mientras que uno de cada cinco (20,9%) cambiaría de idea y se decantaría por un modelo gasolina o diésel. No comprar un coche y recurrir al carsharing sería la mejor opción para un 6,6% de los entrevistados.

El Observatorio Cetelem subraya que los consumidores temen que se desvanezca una de las grandes ventajas económicas del coche eléctrico: su inferior coste energético frente a un modelo de combustión por la diferencia de precio entre la electricidad y los carburantes de automoción. En este sentido, recuerda que el precio de la electricidad ha aumentado significativamente en España. En el último año, la factura mensual media con tarifa regulada PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor) se ha duplicado y ha pasado de 55,22 euros en febrero de 2021 a 110,27 euros en febrero de 2022, según datos de la OCU. Por su parte, los precios de los carburantes también han sufrido fuertes incrementos, que los han llevado a máximos históricos, con la gasolina de 95 rozando los 2 euros por litro y el diésel superando los 1,7 euros/litro.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos