9.2 C
Madrid
viernes, diciembre 9, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Los plazos de entrega de las flotas eléctricas se han reducido un 20% en plena crisis de los chips, según Arval

spot_img

Mientras que el sector del automóvil se lamenta por los retrasos en las entregas de los vehículos a consecuencia de la crisis de los semiconductores, con plazos en algunos casos de hasta un año y cuando no superiores, Arval viene a constatar un hecho que no deja de resultar chocante o paradójico en estas circunstancias: los tiempos de entrega de los vehículos eléctricos puros se han reducido en un 20% respecto al periodo prepandemia.

En un estudio realizado por el área de consultoría de la operadora francesa en base a sus adquisiciones, recogido en el libro blanco «Los cambios en el sector de la automoción», se afirma, no obstante, que los plazos de entrega se han incrementado de media un 30% entre el primer trimestre de 2020 y el tercero de 2021, si bien estas variaciones están estrechamente vinculadas al tipo de combustible de los vehículos. Así, mientras que los plazos para los híbridos de todo tipo se han ampliado un 20% y hasta en un 40% los gasolina y diésel, los cien por cien eléctricos los han reducido hasta el mencionado 20%, cuando en los primeros meses de 2020 tardaban un 40% más en llegar a sus compradores que los coches de combustión tradicional.

Esta aceleración de las entregas de los eléctricos puros, que pueden estar disponibles en semanas, se puede antojar ilógica cuando estos vehículos necesitan 2,3 veces más chips que el resto, pero lo cierto es que los fabricantes tienen argumentos de peso para priorizar las ventas de sus modelos de cero emisiones. En primer lugar, para cumplir con los límites de emisiones fijados por la Unión Europea; y en segundo término, apunta el estudio, para obtener una mayor rentabilidad dirigiendo la producción hacia los modelos que les aportan los mayores beneficios.

Ante tal tesitura, Arval considera que este puede ser el momento oportuno para acelerar la transición energética de las flotas, ya que además de la disponibilidad de vehículos eléctricos, los distintos planes de ayuda están propiciando unos TCO más competitivos para que no supongan un coste excesivo para las empresas.

Cuatro recomendaciones para el gestor

Para dar respuesta a los actuales desafíos de la industria, Arval ha puesto en marcha la segunda entrega de su campaña «The Journey Goes On», con la que quieren apoyar a sus clientes en cuatro aspectos clave. En primer lugar, con la recomendación de comenzar con el proceso de renovación de los vehículos nueve meses antes de su vencimiento, con el objetivo de ampliar la posibilidad de recibir el vehículo correcto en el momento correcto. En segundo término, replanteando la estrategia de contratación abriéndose a nuevos fabricantes distintos a los habituales con plazos de entrega inferiores, revisando el equipamiento de la flota para tratar de acortas las entregas e incluso planteando la transición energética de la flota.

La tercera clave apunta a la revisión del TCO, identificando partidas que puedan generar ahorros para compensar el alza de los precios de los vehículos, y la de los contratos, asegurando que su duración está alineada con el uso de la flota. Finalmente, cobra especial relevancia la apuesta por una flota conectada que aporte información precisa sobre el comportamiento del conductor que permita reducir los consumos ahora que también se han disparado los precios de los combustibles, además de la siniestralidad, la huella de carbono o los costes de reparación.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos