16.4 C
Madrid
domingo, abril 14, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Las búsquedas de vehículos en internet comienzan a recuperarse, pero se ven ampliamente superadas por las energéticas

spot_img

Pagar las facturas de la luz y el gas nos preocupa cada vez más que poder acceder a un nuevo coche. Según un estudio elaborado por Autoscout 24, el portal especialista en vehículos usados de Sumauto a partir de datos facilitados por Google, las búsquedas de vehículos nuevos y de ocasión pierden fuelle en internet frente a las correspondientes a información sobre fuentes de energía.

Aunque las búsquedas de información sobre vehículos nuevos y usados están recuperándose en internet (han aumentado en un 4,5% las primeras y en un 3,8% las de vehículos de ocasión), lo cierto es que actualmente están lejos de las que efectúan los usuarios buscando información sobre temas en materia energética, consultas que subieron en un 30% durante el primer trimestre de este año.

A los españoles cada vez nos preocupan más las facturas de la luz y del gas. A finales de 2022 las búsquedas se habían disparado en un 108% con respecto a las de 2021, mientras que las de vehículos nuevos habían caído un 14 % y las de usados un 15%. La inflación y los elevados tipos de interés a pagar están provocando que el cambiar de coche atraiga cada vez menos el interés de los consumidores.

Hoy cambiar de coche es una actividad que se efectúa cada vez más por necesidad y menos por capricho o por el gusto de hacerlo. Ocho de cada diez compradores actúan claramente por causa de necesidad y tan sólo el 15% de las matriculaciones se deben ya a motivos exclusivamente aspiracionales.

Las consideraciones de sostenibilidad y protección al medioambiente también cuentan, aunque no en tanta medida como podríamos creer. Tan sólo el 5% de las compras responde a factores relacionados con la entrada en vigor de las Zonas de Bajas Emisiones en las ciudades, o a la implantación de las etiquetas de la DGT para poder circular por ellas.

Así las cosas, no es de extrañar el actual estancamiento que sufre el mercado español del automóvil, donde las ventas de vehículos usados apenas crecen un 3,2% y las nuevas matriculaciones todavía están claramente por debajo (-24%) de las cifras del mercado prepandemia, pese al incremento del 32,1% que experimentan desde que se inició 2023.

Parte de la razón de este estancamiento hay que buscarla también en la alcista evolución que los precios de los automóviles vienen experimentando durante los últimos años. Comprar coche es hoy una acción para valientes y, en especial, para pudientes. Mientras que el salario medio español apenas llega a situarse por debajo de los 25.000 euros/año (según indica el Instituto Nacional de Estadística), comprar un coche nuevo requiere una inversión superior a los 23.000 euros, cifra que incluso llega a superar los 30.000 cuando hablamos de un vehículo eléctrico o electrificado.

Según comenta el portavoz de AutoScout 24, «nos preocupa más los algo más de 1.000 euros año que pagamos por la luz que los 8.000 o 9.000 euros que se paga de media al año por la letra del coche».

Para Sumauto, esta situación está generando una «demanda latente» en el mercado que está a la espera de que lleguen tiempos mejores en los que los precios de compra de los coches tiendan claramente a la baja y las ofertas y promociones se reactiven con fuerza. El crecimiento de las búsquedas de vehículos —tanto de nuevos como de usados— a través de internet, así como el aumento de las ventas de vehículos de segunda mano —en especial de los mileuristas o de más de 20 años— indican, en todo caso, que el interés por el automóvil vuelve a crecer.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos