29.7 C
Madrid
lunes, agosto 15, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Los constructores de automóviles europeos buscan piezas que reemplacen las procedentes de Ucrania

spot_img

Fabricantes de automóviles como Volkswagen y BMW están buscando en otros mercados, como los de China y México, aquellos componentes que antes venían de Ucrania y que son fundamentales para completar la producción de sus automóviles, ante el riesgo de que la guerra en este país detenga sus líneas de montaje y rompa las cadenas de suministro.

Esta búsqueda de nuevos suministros supone un desafío más para la industria del automóvil, que ya se tambalea por el aumento de los precios de los metales y la energía, las cadenas de suministro paralizadas por la pandemia y la escasez de chips semiconductores.

Concretamente, la guerra ha paralizado la entrega de cable. Y es que cada vehículo necesita de promedio, dependiendo del modelo, hasta 5 km, y sin el cual es imposible la producción, informa Reuters.

Así, Volkswagen y BMW se han visto obligados a reducir su producción y cerrar temporalmente algunas líneas de montaje, mientras que Mercedes-Benz ha advertido que también se verá pronto afectada. De hecho, BMW está en conversaciones con los proveedores para encontrar fuentes alternativas de piezas, mientras que Stellantis ya ha cambiado su abastecimiento de Ucrania a otras partes de Europa.

Audi, por su parte, ha asegurado que el grupo Volkswagen está trabajando para que los principales proveedores trasladen su producción de arneses de cables de Ucrania a otras plantas o encuentren proveedores alternativos. Esa búsqueda incluye Europa del Este, África del Norte, México y, posiblemente, China.

El vicepresidente de la compañía logística OEC Group, Nick Klein, ha advertido que los fabricantes de automóviles que han confiado en Ucrania deberán actuar con rapidez y deberán «ordenar con mucha anticipación, porque enfrentará demoras y los fabricantes de automóviles competirán entre sí por las mismas fuentes».

Las fábricas del oeste de Ucrania, con mano de obra altamente calificada y de bajo costo, a lo que añaden cercanía a las plantas europeas de automóviles y disponibilidad de grandes cantidades de materias primas, se han convertido en un importante centro de producción de arneses de cables, con Fujikura, de Japón, y Nexans, de Francia, entre las principales empresas que allí producen. De hecho, Fujikura ha suspendido la producción ucraniana desde la invasión, mientras que otros suministradores operan con capacidad reducida.

¿Quién paga la factura?

Trasladar la producción a plantas en otros mercados de bajo costo con una industria de arneses de cables, como Rumania, Serbia o Túnez, implica comprar nuevos equipos para aumentar la capacidad, cuya instalación podría demorarse meses. En estos momentos, proveedores y fabricantes de automóviles discuten quién debe pagar dicha factura. Mientras, algunos fabricantes de arneses de cables en Ucrania, como Kromberg & Schubert, Yazaki y Leoni, de Japón, ya tienen plantas alternativas en otros países.

Aun así, algunas empresas ucranianas siguen suministrando mínimamente arneses de cables en el oeste del país, si bien solo pueden trabajar durante el día, ya que las fábricas se paralizan por la noche a causa de los toques de queda. Esa producción sale del país hacia el sur, a través de la frontera con Rumania, porque por ahora la guerra no ha llegado a esa región, aunque podría cambiar pronto. Indica Kein que, a medida que avanza la guerra, cada vez son menos los camioneros dispuestos a transportar los suministros y que llegará un momento en el que no podrán sacar nada de forma segura, y añade que, al enfrentarse a una cadena de suministro global desordenada, los fabricantes de automóviles europeos necesitan tantas fuentes de piezas como sea posible.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos