19.5 C
Madrid
viernes, abril 19, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

El beneficio de Volvo cayó un 30% en el primer trimestre (437 millones de euros), aunque la facturación creció un 8%

spot_img

Los beneficios de Volvo Cars en el primer trimestre del año han superado las previsiones a pesar de la escasez de chips, de la guerra de Ucrania y del bloqueo del transporte en Asia a causa de la Covid-19. La marca sueca califica su rendimiento en el primer trimestre como estable en un entorno inestable, toda vez que el informe provisional señala que los ingresos de la compañía ascendieron a 7.172 millones de euros (74.300 millones de coronas suecas), un 8% más que en el mismo período del año pasado. No obstante, el beneficio neto fue de 438 millones de euros (4.500 millones de coronas), lo que supone una caída del 30%, similar al 28% de contracción de su beneficio operativo: 580 millones de euros (6.000 millones de coronas). Por su parte, el beneficio básico por acción se quedó en 0,12 euros (1,29 coronas) frente a los 0,22 euros (2,28 coronas) del año anterior.

Volvo Cars vendió 148.295 automóviles en el primer trimestre, un 20% menos que entre enero y marzo de 2021 a causa de las restricciones en la cadena de suministro, si bien estas van disminuyendo lentamente. Sin embargo, a finales del trimestre el fabricante se vio afectado por la escasez de un componente específico que también repercutirá sobre la producción durante el segundo trimestre. Volvo Cars considera que esto es un revés temporal y espera que las cadenas de suministro mejoren en la segunda mitad del año. La compañía espera que sus ventas crezcan en 2022, aunque la incertidumbre es alta.

Jim Rowan, director ejecutivo de Volvo Cars, ha asegurado que «la guerra de Ucrania ha llevado la inflación ya creciente a nuevas alturas y ha perturbado aún más las cadenas de suministro, que ya eran frágiles», mientras que sobre los resultados del primer trimestre de Volvo Cars se ha mostrado «increíblemente complacido de que hayamos obtenido resultados tan estables».

Enchufables y eléctricos

Por tipos de motor, los híbridos enchufables y eléctricos siguen siendo los más populares entre los clientes y la proporción de automóviles eléctricos siguió aumentando. En el primer trimestre, las entregas de modelos electrificados representaron el 34% de las ventas totales, de las que los vehículos totalmente eléctricos representaron el 8%, duplicándose en el espacio de los dos últimos trimestres. Esa participación seguirá creciendo a medida que aumente la capacidad de producción anual de eléctricos a 150.000 unidades, después del verano. Para todo 2022, Volvo Cars espera un alto crecimiento continuo de los automóviles totalmente eléctricos.

Durante el primer trimestre, las suscripciones activas crecieron un 174% frente a igual periodo del año anterior, impulsadas por la demanda de los clientes y una oferta ampliada a medida que se introdujeron las ventas de flotas online para pequeñas y medianas empresas tanto en Reino Unido como en Suecia. En estos tres primeros meses del año, las operaciones online representaron el 13% de las ventas totales en los mercados establecidos.

Por lo que respecta a la reducción de la huella de carbono, Volvo Cars asegura que avanza según lo previsto y, en el primer trimestre, las emisiones de CO2 fueron un 13,4% más bajas que en 2018, lo que respalda el objetivo de reducirlas un 40% para 2025.

Asegura Rowan que la estrategia de Volvo Cars es clara: transformarse en una «marca completamente eléctrica, con relaciones directas con los consumidores y menores emisiones de carbono». Para alcanzar esta meta, señala el director ejecutivo de Volvo Cars, «aumentaremos nuestro ritmo de desarrollo de productos, fortaleceremos la resiliencia de nuestra cadena de suministro y aceleraremos nuestras capacidades digitales y de software».

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos