spot_img
6.9 C
Madrid
domingo, noviembre 28, 2021

Flotas, renting y vehículos de ocasión

spot_img

LeasePlan despeja dudas sobre cuándo dar el paso hacia la flota comercial eléctrica

spot_img

LeasePlan explica que incorporar vehículos comerciales ligeros eléctricos (e-VCL) a la flota o hacer la reconversión completa de la misma es un reto en el que hay que considerar variables como la autonomía, la recarga de los vehículos o el peso, si bien, los beneficios suele ser superiores a los inconvenientes. En cualquier caso, señala, el paso está dándose, tal y como demuestra, por ejemplo, que en Reino Unido cayeran el año pasado las ventas de comerciales de combustión respecto a 2019, mientras las de e-VCLs crecían el 64%.

Este interés, señala la multinacional holandesa, se debe al mínimo impacto que los comerciales ligeros eléctricos tienen en el total de emisiones de CO2, lo que les permite acceder a las zonas de bajas emisiones. En otras ocasiones, está detrás el cumplir con las políticas internas de sostenibilidad y de responsabilidad social corporativa.

Estudio de viabilidad

LeasePlan recomienda hacer un estudio de viabilidad completo antes de incluir furgonetas eléctricas en la flota. El mismo debería tener en cuenta aspectos como la comprobación y optimización de las rutas para los e-VCLs, la planificación de la estructura de recarga y la comprensión de la mentalidad y el comportamiento de los conductores.

Además, deben considerarse cuatro aspectos fundamentales. El primero de ellos es revisar la flota VCL, identificando las alternativas y determinando las especificaciones mínimas; el segundo, elaborar la hoja de ruta hacia la flota e-VCL, teniendo en cuenta el uso operacional futuro y revisando los productos para e-VCL presentes y futuros. No menos importante es determinar el coste de la propiedad, analizando el gasto, comparando el precio de los comerciales eléctricos frente a los de combustión e identificando los gastos indirectos. Finalmente, no está de más observar la experiencia de otras empresas que cuentan ya con flota eléctrica, sobre todo de aquellas que están en vanguardia, y prestar atención de las lecciones aprendidas, revisando problemas y beneficios.

Siete pasos

Siete son los pasos necesarios, asegura LeasePlan, para tener éxito en la transición de la flota comercial a flota comercial eléctrica. El primero es realizar un análisis comparativo, cotejando la flota con otras similares del mismo sector. Tras ello, hay que elaborar un listado claro de los requisitos empresariales para garantizar que los vehículos comerciales eléctricos se adaptan a ellos y revisar el precio de los vehículos, analizando el coste total de la propiedad de otros e-VCL similares

La cuarta etapa pasa por plantear situaciones hipotéticas, siguiendo los pasos anteriores para determinar qué comercial eléctrico se adapta mejor a las necesidades de la empresa, y actualizar las políticas, asegurándose de que los e-VCL seleccionados se incorporan a la política de flota de empresa. Antes de la implementación completa es preciso analizar el negocio y realizar pruebas y evaluaciones, y finalmente, realizar un seguimiento consistente de la eficiencia de los nuevos e-VCL incorporados a la flota.

Artículos reclacionados

- Advertisement -spot_img

Últimos artículos

- Advertisement -spot_img