27.4 C
Madrid
lunes, mayo 27, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Kia Picanto: mucho más que un simple lavado de cara

spot_img

Al más pequeño de la gama Kia le tocaba ponerse al día. Aunque llega con muchos cambios, tanto estéticos como tecnológicos, no es una nueva generación. Se trata de la tradicional actualización de mitad de ciclo.

Con Picanto, Kia sigue apostando por un segmento, el de los pequeños coches urbanos, que está en clara decadencia. Pero, aunque muchos fabricantes están de retirada, la coreana puede presumir de haber vendido más de un millón de unidades en el continente europeo desde que se estrenó, en 2004, de las cuales 79.600 se han quedado en nuestro mercado.

Como decimos, es una categoría que desde 2021 está perdiendo mucho peso, cerrando un ejercicio 2023 con una cuota de mercado de un 3,7% que se ve reducida hasta el 3,3% en el primer cuarto de este año. En el caso del Picanto, fueron un total de 3.248 unidades las que se comercializaron el pasado ejercicio y en estos cuatro primeros meses de 2024 acumula 636. Las previsiones de la marca pasan por alcanzar las 3.000 unidades a finales de este año, correspondiendo la mitad a esta nueva versión que desde mayo ya se puede reservar con la previsión de que empiecen a rodar en junio.

Un diseño fiel a la marca

Estéticamente, el nuevo Picanto se acerca a los últimos modelos que ha lanzado Kia. Suma una nueva parrilla y un nuevo paragolpes y añade una renovada firma lumínica vertical que añade una tira de led longitudinal. El Picanto llega con dos acabados, Concept y Drive, y una variante GT Line con un toque algo más deportivo.

En la trasera también apreciamos un paragolpes de nuevo cuño y las variantes GT Line incorporan una tira de luz que cruza el capó de lado a lado.

Para conseguir el Picanto ideal se ofrecen hasta nueve colores para elegir, de los que cuatro son nuevos. También son nuevas las llantas, que arrancan en 14 pulgadas acabadas en acero y pueden ser de hasta 16 en la opción GT Line.

Por dentro también hay diferencias entre los acabados Concept y Drive y el GT Line. Los primeros apuestan por unas tapicerías de tela negra, mientras que el segundo busca un acabado algo más deportivo, aunque en lugar de emplear el color rojo como ha hecho Kia en estos acabados tradicionalmente, lo hace con el color gris.

En cuanto a habitabilidad, teniendo en cuenta que estamos ante un coche de poco más de 3,5 metros, se puede decir que el espacio que se reserva para sus ocupantes es más que correcto, mientras que los 255 litros de capacidad de su maletero lo sitúan entre los mejores de su categoría.

Pequeño y conectado

El tamaño no es impedimento para estar dotado de lo último en conectividad y ADAS. De serie, el Picanto incluye un cuadro de instrumentos de 4,2 pulgadas y una pantalla en la consola de 8,2. En el habitáculo vamos a encontrar distintas tomas USB tipo C y la posibilidad de emplear dispositivos Android o Apple sin necesidad de cables.

También está muy bien dotado en el apartado de seguridad, incorporando desde el acabado de acceso a la gama la tecnología de reconocimiento de señales, alerta de cambio de carril, etc.

Dos motores, pero sin electrificación

La oferta mecánica del Picanto se conforma con dos únicos motores, los dos de gasolina, y sin ningún tipo de asistencia eléctrica, por lo que sólo es acreedor de la etiqueta C. Se accede a la gama con un bloque de un litro tricilíndrico, de 63 CV, que se puede encontrar tanto con caja de cambios manual como automática. La otra opción remite a un cuatro cilindros de 1,2 litros de capacidad y una potencia de 84 CV.

La gama arranca, incluyendo descuentos y promociones, en lo 16.527 euros de la versión de un litro vestida con el acabado Concept, y se corona con la variante más potente, GT Line, y caja de cambios automática, que se puede encontrar por 21.435 euros.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos