9.3 C
Madrid
miércoles, abril 17, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Impulsar el coche conectado aceleraría la apertura de un mercado potencial de 400.000 millones de euros

spot_img

Es una petición casi unánime. Desde distintas asociaciones y empresas de los sectores del automóvil, la postventa y la distribución están solicitando a la UE que se regule «urgentemente» la legislación que establezca las normativas sobre acceso y uso de los datos que proporcionan los vehículos en la Unión Europa para facilitar la creación de nuevas funciones y recursos de los mismos.

Asociaciones de proveedores automovilísticos, operadores de postventa, concesionarios, talleres, editores de datos, aseguradoras, consumidores… tanto empresas a título individual (Michelin, ALD Automotive, etc) como las principales asociaciones que las agrupan se están dirigiendo al comisario europeo de Mercado Interior, el francés Thierry Bretón, para solicitarle la tramitación urgente de la nueva normativa que debe regular el uso de datos que producirán los automóviles conectados.

Todos ellos piden una rápida regulación que aclare tanto la propiedad de los datos que se producen, sus posibles usos, utilidades y funciones, así como los recursos que se pueden producir y comercializar a partir de ellos en los distintos mercados de la Unión Europea y teniendo en cuenta siempre que «todos ellos han de favorecer tanto a los consumidores como a la competencia».

Según los peticionarios, «es esencial impulsar el desarrollo de un mercado europeo innovador y competitivo para los servicios de automóviles conectados». En su momento, la Comisión Europea programó originalmente el desarrollo y aprobación de la nueva legislación y de la normativa aplicable para su adopción en 2021. De hecho, la propuesta de la propia Comisión de la Ley de Datos reafirmó la necesidad de desarrollar una legislación específica aplicable para el sector del automóvil.

Un mercado potencial de 400.000 millones

Tanto la UE como otros organismos a escala internacional consideran que el nuevo mercado vinculado al uso y aplicación de los datos en torno al automóvil conectado podría generar un negocio por valor de unos 400.000 millones de euros a escala global para el año 2030. De ahí el interés que empresas y asociaciones del mundo del motor ponen en acelerar la legislación y normativas necesarias para impulsar su puesta en marcha.

Para los peticionarios de esta mayor «agilidad» de la UE en la tramitación reguladora, tal impulso es preciso debido a que «existen obstáculos significativos» que impiden lograr un acceso «justo e igualitario» a los datos que generan los vehículos conectados. Una situación que, actualmente, ya favorece a los fabricantes de estos vehículos, otorgándoles «ventajas casi insuperables» dada su condición de diseñadores y productores de los mismos.

Las empresas y asociaciones también han manifestado que ya se están produciendo  «problemas estructurales y de comportamiento adicionales» que agravan esta situación y avisan de que «es probable» que estos se «aceleren» por la entrada en acción de empresas ajenas al sector que se asocian con fabricantes para participar en el mismo e «integrarse más a fondo en los vehículos».

Urge una regulación justa y jurídicamente vinculante

Para la presidenta de Michelin, Lorraine Frega, urge una regulación sectorial que sea «jurídicamente vinculante» sobre la propiedad y acceso a los datos que «garantice la libertad de elección de los ciudadanos» y muy especialmente «establezca las condiciones necesarias para que se produzca una competencia leal» en el sector.

Según Frega, esto es preciso «también para permitir tanto el despliegue de la movilidad de cero emisiones como el desarrollo de un auténtico ecosistema empresarial europeo, independiente, eficiente y competitivo».

En la misma línea también se enmarcan las declaraciones del secretario general de la Asociación Europea de Proveedores de Automoción (CLEPA), Benjamin Krieger, para quien es «imperativo» que se regule adecuadamente el acceso a los datos y recursos que ofrecen los automóviles conectados para que los proveedores de piezas y componentes en Europa «sobrevivan y prosperen» en un marco leal de competencia.

La competitividad del sector, en juego

«Sin un acceso justo a los datos, todo el ecosistema automotriz, incluidos los proveedores y todo el sector del mercado de los accesorios, no podrán seguir siendo competitivos frente a los gigantes tecnológicos que ya dominan los sistemas de información y entretenimiento de los vehículos, ni podremos continuar innovando en los componentes y servicios que habrán de satisfacer las nuevas demandas digitales», agregó Krieger.

Las operadoras de renting también apuntan en idéntica dirección. En opinión de Tim Albertsen, CEO de ALD Automotive, para poder ofrecer al mercado soluciones de movilidad más ecológicas y eficientes a través de nuevos servicios de automóviles conectados se ha de garantizar «un acceso equitativo a los datos generados por los vehículos» conectados.

A juicio de Agustín Reyna, portavoz de la Organización Europea del Consumidor, estos datos «son una mina de oro para los fabricantes de automóviles» y por esa razón, convertirles a ellos en los «guardianes de los datos de los conductores y sus automóviles es muy problemático. No corresponde a los fabricantes decidir quien tiene y quien no acceso a esos datos, sino a los propios consumidores».

Los fabricantes no pueden ser quienes decidan

Precisamente, por el interés de alcanzar una mayor «competencia en los servicios de postventa y movilidad relacionados y, también en última instancia de los propios consumidores, durante mucho tiempo la industria automovilística se ha opuesto a cualquier medida que pudiera socavar su monopolio sobre los datos de los automóviles», recalcó Reyna.

Junto con las quejas de empresas como Michelín, ALD y otras muchas, hasta 10 organizaciones sectoriales de ámbito europeo ligadas al sector del automóvil y a su industria han apoyado la petición a la UE y al comisario europeo de Competencia, Thierry Breton, de implementar y acelerar la regulación comunitaria sobre el uso y tratamiento de los datos del vehículo conectado. En este sentido ya se han manifestado entidades como la Asociación Europea de Datos Independientes (ADPA), la Asociación Europea de Equipos de Taller y Prueba (EGEA), el Consejo Europeo de Comercio y Reparaciones del Motor (CECRA), la Federación Europea de Seguros y Reaseguros (Insurance Europe) e incluso desde el ámbito deportivo la propia Federación Internacional del Automóvil (FIA).

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos