27.2 C
Madrid
viernes, junio 21, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Hertz reduce su beneficio anual un 70% y su CEO apunta directamente a la flota de vehículos eléctricos

spot_img

La relación de Hertz con la movilidad eléctrica no atraviesa por su mejor momento. En su compromiso por liderar la electrificación de la movilidad, la alquiladora norteamericana suscribió importantes acuerdos de adquisición de flota de cero emisiones con fabricantes como Tesla, Polestar o General Motors, vehículos que ahora parecen ser los causantes de todos sus males, hablando al menos en términos financieros. Tal es así, que este pasado mes de enero anunció su intención de desprenderse de hasta 20.000 unidades de este tipo para adquirir modelos de combustión, ajustando así su oferta a la demanda real de sus clientes.

Y los números han venido a justificar la medida. La compañía ha presentado hoy los resultados económicos correspondientes al ejercicio 2023, en los que se refleja una caída del 70% de su beneficio neto, pasando del máximo histórico de 2.059 millones de dólares logrado 2022 a los 616 millones del año pasado. «Seguimos enfrentándonos a vientos en contra relacionados con nuestra flota de vehículos eléctricos y otros costes a lo largo del trimestre», ha manifestado Stephen Scherr, presidente y consejero delegado de Hertz, señalando directamente a su flota más sostenible -y parece que menos rentable-.

Reducción planificada de vehículos eléctricos

Así que uno de los caminos para volver a impulsar sus ganancias pasaría por la reducción de esta flota, tal y como ha indicado Scherr: «Hemos tomado medidas para hacer frente a esos desafíos y de cara a 2024 confiamos en que nuestra reducción planificada de vehículos eléctricos y de la base de costes, junto con la ejecución en curso de nuestro plan de rentabilidad mejorada, nos permitirá recuperar nuestra cadencia operativa y mejorar nuestro rendimiento financiero con un efecto creciente de cara a 2025″.

Esta profunda merma en sus beneficios no se puede achacar a un descenso de sus ingresos, toda vez que la facturación de la alquiladora creció un 7,9% hasta los 9.371 millones de dólares. Miramos, pues, al capítulo de gastos, donde apreciamos un incremento del 45,7% hasta los 9.085 millones de dólares al término de 2023. Y la línea más relevante en este sentido es aquella denominada «depreciación de vehículos y gastos de arrendamiento», que prácticamente se triplica al pasar de 701 millones de dólares en 2022 a 2.039 millones el año pasado.

En el último trimestre del año, Hertz vio cómo se duplicaba la depreciación de su flota. De 242 dólares por unidad y mes en 2022 a 498 dólares en 2023, lo que, según la compañía, «reflejó el impacto de la rebaja de los VE mantenidos para la venta a su valor razonable y un descenso de los valores residuales, así como una flota ligeramente superior a lo esperado». A lo que hay que sumar que los gastos por intereses de la flota aumentaron a 91 dólares por unidad y mes en el cuarto trimestre, frente a los 55 dólares del mismo periodo del año anterior. «El aumento interanual fue en gran medida un reflejo del entorno de tipos de interés al alza», apunta Hertz en un comunicado.

La contabilidad del último trimestre del año le otorga a Hertz unas pérdidas por valor de 348 millones de dólares, frente a los 116 millones ganados en idéntico periodo de 2022. Su cifra de negocio mejoró un 7% hasta 2.184 millones de dólares y elevó en un 11% su flota media de vehículos, alcanzando 553.545 unidades.

Artículos reclacionados

spot_img

Últimos artículos