8.8 C
Madrid
domingo, marzo 3, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Francia impulsará la electrificación de su mercado con operaciones de renting social a 100 euros mensuales

Esperado desde hace más de un año, desde que el actual presidente del Gobierno francés, Emmanuel Macron, lo anunciara como una promesa electoral durante su campaña presidencial de 2022, el denominado «renting social» de vehículos por 100 euros al mes de cuota está a punto de materializarse este próximo mes de noviembre, si finalmente se cumplen los plazos prometidos por el presidente galo en unas recientes declaraciones.

Según ha comentado Macron en el informativo de las 20 horas en TF1 del pasado 24 de septiembre, declaraciones que posteriormente confirmó en el Consejo de Planificación Ecológica del 25 de septiembre y tras la celebración del último Consejo de Ministros de septiembre, este próximo mes de noviembre se abrirá al público una plataforma de reservas que permitirá el registro de los primeros pedidos y reservas de operaciones de renting de vehículos eléctricos abiertas para los hogares más modestos a precios asequibles.

Acelerar la electrificación del mercado

La doble intervención mediática del presidente francés se vio igualmente refrendada tras la aprobación en el Consejo de Ministros de esa misma semana del nuevo plan económico del ejecutivo del país vecino, que busca acelerar la transición energética de Francia hacia la electrificación mediante la implementación del arrendamiento social de vehículos eléctricos.

Los gobiernos europeos son cada vez más conscientes de las dificultades que tienen para cumplir con la agenda medioambiental que se han marcado valientemente para el año 2030 y ya preparan importantes modificaciones en sus planes de electrificación de su movilidad y de transición hacia fuentes de energía más sostenibles. La nueva hoja de ruta que Francia se está marcando en este sentido contempla trazar un nuevo camino “a la francesa” que permita ahondar en la búsqueda de la sostenibilidad y la protección al medioambiente de sus actividades económicas.

Apostamos por una ecología creadora de riqueza”, destacó el presidente Macron al finalizar el Consejo de Ministros en el cual se dio carta blanca al nuevo plan cuatrimestral que hasta 2026-2027 movilizará hasta 7.000 millones más anualmente y que se sumará a los 30.000 millones que nuestra república vecina ya invierte actualmente en potenciar la transición ecológica hacia un modelo más sostenible.

Un millón de VE para 2027

El objetivo planteado por el Gobierno Macron destaca que, para 2027, Francia producirá un millón de vehículos eléctricos en su propio territorio, cuando las cuatro plantas de producción de baterías que ya se encuentran en proceso de construcción, o cuanto menos de concreción, ya habrán iniciado sus propias actividades, facilitando así al país vecino la exportación de este componente estratégico para la movilidad futura que son las baterías para vehículos.

Precisamente, uno de los ejes vertebradores del nuevo plan del Gobierno francés gira en torno al necesario impulso que la movilidad eléctrica precisa. Para ello, entre otras decisiones, el Gobierno de Emmanuel Macron ha decidido alentar un nuevo sistema de operaciones de renting destinadas especialmente a los clientes particulares (DNI), mediante las cuales estos podrán disfrutar de alquileres de vehículos eléctricos producidos en territorio europeo desde 100 euros al mes.

Según los cálculos del Ejecutivo, los primeros beneficiarios de este “renting social” deberían recibir sus vehículos eléctricos a partir de primeros de 2024. El presidente francés también precisó que el año que viene apenas se producirán unas pocas decenas de miles de ejemplares. Dicha producción se irá incrementando paulatinamente hasta alcanzar una eventual flota de un millón de coches eléctricos para 2027.

Solo vehículos producidos en Francia o la UE

Según ha matizado Clément Beaune, ministro de Transportes de Francia, confirmando las declaraciones del presidente Macron, únicamente los vehículos eléctricos producidos en Francia y Europa podrán integrarse en este nuevo sistema de renting social, situación que limitará enormemente la oferta de modelos disponibles. El Gobierno francés negocia ya con sus principales fabricantes (el Grupo Renault y las distintas marcas del grupo Stellantis) el suministro de modelos eléctricos para sacar adelante el plan. Modelos como el actual Twingo eléctrico o el futuro Renault 5, así como los Citroën e-3 y Peugeot e-208 o el Fiat 500 eléctrico pasarían a formar parte del citado catálogo disponible para operaciones del nuevo “renting social”, aunque por el momento aún no se ha formalizado acuerdo alguno al respecto.

De igual modo, tampoco se han articulado aún los mecanismos financieros que deben salvaguardar estas operaciones y garantizar un precio máximo de alquiler de 100 euros por coche. El Gobierno francés ya negocia con distintos operadores de renting y entidades de crédito las posibles fórmulas de financiación necesarias para sacar adelante el plan. Por el momento, tampoco se han dado a conocer algunos de los posibles detalles contractuales que conllevaría el renting social, como pueden ser la duración de los arrendamientos, su precio final, kilometraje, coste y tipo del seguro, etc.

10 millones de hogares podrían acogerse

El objetivo del nuevo renting social ideado por el Gobierno de Macron prevé un plan de ayuda al arrendamiento en leasing de un vehículo eléctrico por 100 euros al mes. Una cuota que sería posible en parte gracias al apoyo y las ayudas económicas procedentes del Estado y que, en principio, contemplaría poner en circulación unas 100.000 unidades durante el próximo año 2024 a través de esta fórmula.

Los beneficiarios de este nuevo sistema serían en todo caso hogares de economías modestas, así como personas con determinadas profesiones liberales para las cuales el automóvil es una herramienta necesaria en el desempeño de su trabajo. Así, en principio, la oferta de este tipo de arrendamientos se limitaría a personas cuyos ingresos fiscales no superasen los 14.000 euros anuales. De ser esta finalmente la cantidad contemplada, en Francia hasta 10 millones de hogares fiscales podrían acogerse al nuevo sistema de “renting social”.

En todo caso, y pese a las bondades de la idea del Gobierno de Macron, está todavía por ver que las cifras cuadren. Actualmente, no hay en la oferta de vehículos eléctricos existente en Francia ningún modelo con operaciones de renting cercanas a los 100 euros al mes, aunque las tornas podrían cambiar pronto dada la rápida reacción que algunos fabricantes cuyos modelos no entran en estos acuerdos podrían adoptar. Tras el anuncio de la plataforma durante el próximo mes de noviembre, el Gobierno francés tiene previsto comunicar la lista de posibles modelos objeto del renting social el próximo 15 de diciembre.

Rápida reacción de marcas chinas

Concretamente, el fabricante chino MG Motor ya anunció el pasado 30 de junio en Francia el lanzamiento de su propia oferta de operaciones de renting de coches eléctricos por 99 euros al mes. Una oferta que el fabricante lanzó de manera experimental y que se mantuvo vigente hasta el pasado 31 de agosto y cuyos resultados ahora está valorando la compañía. En todo caso, aquella oferta estaba vinculada igualmente a la obtención de distintos tipos de ayudas estatales a la compra existentes en el mercado francés (bono ecológico, bono de conversión) y sujeta a una duración mínima del contrato de dos años. El modelo ofertado es un MG4 en acabado Standard con batería de 51 kWh y 350 km de autonomía en alquileres de más de 24 meses y 20.000 km.

Fiat también contaba con una oferta para su 500 eléctrico, con batería de 23,8 kWh y 190 km de autonomía, en alquileres con opción a compra por un período de 37 meses de duración y 30.000 km, sujeta a la obtención de los bonos anteriormente mencionados y para personas con un máximo de hasta 22.983 euros de ingresos.

“Queremos que el sistema sea justo, esté bien orientado y proporcione acceso a los vehículos eléctricos producidos en Europa para evitar una política de acceso que de alguna manera contradiga nuestra política industrial”, explicaba Emmanuelle Macron ante las cámaras de la TV1 francesa.

Ayudas de hasta 7.000 euros en Francia

Actualmente, en Francia se ofrece una bonificación de 5.000 euros en la compra de vehículos eléctricos nuevos sin condiciones en función de la renta de los compradores y que se puede ver incrementada hasta los 7.000 euros en el caso de personas cuya renta fiscal de referencia sea igual o inferior a 14.089 euros, siempre que se adquiera un nuevo modelo eléctrico cuyo coste de adquisición no exceda de 47.000 euros.

La propuesta del renting social francés impediría, por tanto, la presencia en esa lista de modelos como el Dacia Spring, actualmente el coche cien por cien eléctrico económicamente más accesible del mercado francés (si exceptuamos los microcoches o coches sin permiso), dado que este se ensambla en China.

E impediría, igualmente, que en breve este modelo también dejara de ser beneficiario del bono ecológico de ayuda a la compra del vehículo que ofrece el Estado francés, dado que el interés del Gobierno es que únicamente los modelos producidos en Francia o en los países de la Unión Europea puedan ser beneficiarios de las ayudas gubernamentales. Dacia también ofertaba una operación de renting para el Spring por 79 euros al mes y sujeta a las mismas condiciones marcadas para su rival el 500 Eléctrico. En el caso del Spring, la versión sería la Extreme 65, con batería de 30 kWh y autonomía de 220 km.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos