28.1 C
Madrid
martes, julio 5, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Ford elige la planta valenciana de Almussafes para fabricar su nueva generación de vehículos eléctricos

spot_img

Tras arduas negociaciones, Ford Europa ha elegido finalmente la planta de Almussafes, en Valencia, para ensamblar sus vehículos eléctricos de nueva generación, dejando a la alemana de Saarlouis al borde del cierre, ya que en esta solo se produce el Focus, que en 2025 dejará de fabricarse, si bien la marca del óvalo ha asegurado que están evaluando diferentes opciones y oportunidades para el futuro de dicha planta.

Según Ford, llevar la arquitectura completamente nueva de vehículos eléctricos a Valencia les ayudará a construir un negocio rentable en Europa, asegurar empleo de alto valor y aumentar la oferta de Ford de vehículos eléctricos premium, de alto rendimiento y totalmente conectados que satisfagan la demanda de sus clientes europeos. A falta de la aprobación del producto, la planta de Valencia comenzará a producir en 2025. En esta decisión es de suponer que también ha pesado mucho la construcción de la nueva fábrica de baterías de Volkswagen en Sagunto, localidad valenciana próxima a Almussafes, sobre todo, porque ambas marcas mantienen acuerdos de colaboración en movilidad eléctrica, concretamente, en el empleo por parte de Ford de la plataforma Modular de Propulsión Eléctrica (MEB) del consorcio alemán, lo que la permitirá electrificar su gama de forma rápida y rentable.

Decisiones difíciles

Jim Farley, presidente y director ejecutivo de Ford, ha recalcado el compromiso de su marca con la construcción de un negocio «vibrante y sostenible» en Europa como parte del plan Ford+, «y eso requiere enfoque y tomar decisiones difíciles», mientras que Stuart Rowley, presidente de Ford Europa y director de Transformación y Calidad de Ford Motor Company, ha indicado que están acelerando la transformación de la compañía en Europa, «reinventando la forma en que hacemos negocios y construyendo un futuro en el que vehículos increíbles y el enfoque incesante en la experiencia del cliente van de la mano con la protección de nuestro planeta».

Junto a la factoría española, Ford ha apostado también por el Centro de Electrificación de Colonia, Alemania, en la que invertirá 2.000 millones de euros para comenzar a producir vehículos eléctricos de pasajeros a partir de 2023, y ha reiterado su compromiso con Alemania como la sede de su negocio europeo Model e. En este sentido, Rowley ha comentado que «Ford está invirtiendo fuerte en las operaciones de fabricación de vehículos eléctricos en Alemania y estamos comprometidos con el país como nuestra sede central en Europa». Rowley espera avanzar en este trabajo con sus socios en Alemania y en toda la región, ya que «para asegurar nuevos productos en Europa, necesitamos diseños de productos ganadores, tecnología e ingeniería sobresalientes, localización de la producción optimizada y una evolución de nuestras operaciones industriales, para garantizar que estén completamente orientadas a un mundo electrificado».

La arquitectura de próxima generación es un paso crítico en la transformación de Ford en Europa para lograr un futuro totalmente eléctrico y construir un negocio próspero, al tiempo que realiza una contribución positiva a la sociedad y reduce las emisiones en línea con el Acuerdo Climático de París. Así, los planes de la compañía para un futuro completamente eléctrico en Europa respaldan el objetivo global de más de 2 millones de producción anual de vehículos eléctricos para 2026 y un margen EBIT ajustado de la compañía del 10% para 2026.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos