8 C
Madrid
sábado, marzo 2, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Flixbus pide abrir el mercado español del autobús a la competencia

Abrir el mercado del autobús a la competencia reportaría interesantes beneficios a millones de viajeros, que verían rebajados el precio de los billetes y ampliadas tanto las frecuencias como los destinos de las rutas que recorren nuestro país. Desde FlixBus han pedido al Gobierno español que sea “valiente” y acometa cuanto antes la aplicación de la normativa europea que permite realizar paradas intermedias en las rutas internacionales.

El director general de FlixBus para España y Portugal, Pablo Pastega, se ha dirigido al nuevo ministro de Transportes y Movilidad Sostenible para pedirle que sea “valiente” y afronte la apertura del mercado del autobús a la libre competencia.

En el transcurso de una entrevista concedida a Europa Press, Pastega invita al ministro a adoptar las decisiones necesarias que permitan “dejar atrás” un modelo de mercado que lleva sin actualizarse más de 30 años, que actualmente es deficitario y que cuenta con la mayor parte de los contratos caducados desde hace años.

El mercado español de transporte de viajeros en autobús está controlado por las grandes empresas del sector, principalmente por ALSA y Avanza, que son las que controlan la gran mayoría de los contratos de líneas de transporte frente a las más de 2.800 empresas más pequeñas que no participan en las grandes concesiones. Un mercado en el que, además, la patronal del sector del autobús en España se opone frontalmente a la adopción de cualquier sistema de nueva creación que acabe con el actual modelo concesional del mismo.

Aprobar la Ley de Movilidad Sostenible

El ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, avanzó la pasada semana que el Gobierno español volverá a presentar la Ley de Movilidad Sostenible para su aprobación definitiva por las Cortes españolas con el mismo contenido con el que se presentó antes de que la anterior legislatura fuera abruptamente interrumpida por la convocatoria anticipada de elecciones generales que impidió su normal proceso de aprobación.

El contenido de la nueva Ley de Movilidad Sostenible apenas introduce variaciones con respecto al modelo concesional existente en el sector del autobús y solo permite una mínima apertura a la competencia bajo condiciones muy determinadas frente al modelo actual.

Según el director general de FlixBus, “parece que el nuevo ministro quiere mejorar las cosas, cueste lo que cueste, y tiene esa voluntad de hacerlo mirando y pensando en el conjunto de la sociedad, y yo creo que eso es algo muy importante y positivo, pero hay que ver si eso luego realmente se transforma en hechos”.

Sin Ley de Movilidad no habrá fondos europeos

Uno de los condicionantes puestos por la Unión Europea para el acceso a los fondos europeos contempla que la nueva Ley de Movilidad Sostenible esté aprobada antes de finales del presente año. De lo contrario, la recepción del séptimo paquete de los mismos se demoraría o podría llegar incluso a cancelarse. Por esta razón, tanto desde el Ministerio de Transportes y Movilidad como el propio ministro ya han venido dejando claro que pese a que es algo que no les gusta, presentarán la ley sin cambio alguno para agilizar así su proceso de tramitación.

Desde FlixBus, su director general recuerda al ministerio que todos los países de la Unión Europea, salvo Rumanía, Hungría, Grecia y España, ya han abierto sus respectivos mercados a la competencia.

Además, el sector del transporte de viajeros por autobús también compite actualmente en nuestro país con el tren, cuyo mercado sí que ha sido liberalizado y en que ya participan hasta tres empresas distintas, lo que ha facilitado la rebaja de los precios y permitido que muchas más personas viajen ahora en este medio de transporte.

15 millones de viajeros perdidos

Por el contrario, el sector del transporte de viajeros en autobús viene paulatinamente viendo reducido su volumen de pasajeros. De 2009 a 2019, el autobús español ha perdido más de 15 millones de viajeros.

Para Pastega, la no liberalización del sector está restando competitividad a las empresas españolas con respecto a las del resto de países de la UE. El director de FlixBus pone como ejemplo el caso de Italia, mercado en el que antes de la liberalización del sector también había muchos operadores consolidados como en España, los cuales, tras la apertura a la competencia continúan existiendo dado que el número de pasajeros se incrementó de manera muy significativa.

Lo mismo sucedió en otros países, como Francia o Alemania, donde el autobús de largo recorrido era prácticamente inexistente, hasta que impulsados por la apertura a la competencia el número de usuarios de estas líneas se disparó. Sólo en Francia, se pasó de un millón de usuarios a registrar más de 10 millones de pasajeros.

Reducir tráfico y emisiones

Los incrementos de pasajeros en las rutas no sólo benefician a las empresas del sector, también influyen de manera positiva en otros aspectos de gran importancia como pueden, entre otros, la reducción de vehículos en la carretera o la de emisiones contaminantes a la atmósfera.

En España, las rutas de viajes en autobús por carretera se encuentran bajo el régimen de concesión. Esta singularidad no es la única que limita la competencia. Otra que lo hace, y mucho, es la prohibición de la actividad de cabotaje, es decir, la prohibición de que los viajeros puedan subir o bajarse del autobús en paradas intermedias entre los puntos de origen y destino en las rutas internacionales, circunstancia que desde FlixBus se considera que incumple con la actual normativa europea.

Así, dada la actividad de FlixBus en nuestro país —donde únicamente presta servicios internacionales—, se viene solicitando reiteradamente al Ministerio de Transportes y Movilidad el poder realizar esos servicios de cabotaje en sus líneas, petición que aún no ha sido contestadas ni resuelta por parte de la Administración española.

También piden autorizar el cabotaje

En principio, desde el ministerio se mantiene la negativa a poder realizar acciones de cabotaje en las grandes rutas , dado que ello podría perjudicar económicamente a las concesiones existentes en aquellos tramos y lugares coincidentes.

Aun así, desde FlixBus siguen considerando la necesidad de abrir el mercado a la competencia. En opinión de su director general, “hay muchas rutas que directamente no están en el mapa concesional —ni en el actual ni en el que estaba diseñado anteriormente—, por lo que ahora mismo es imposible prestar servicios de este tipo de ninguna manera».

Aunque por el momento no se ha producido denuncia alguna a la Comisión Europea por la falta de liberalización del sector, desde FlixBus no se plantean recurrir a la UE si finalmente el Gobierno español impide la liberalización del mercado.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos