11.5 C
Madrid
lunes, septiembre 26, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Europa perderá 500.000 empleos si la transición hacia las cero emisiones se basa solo en los eléctricos

spot_img

La Asociación Europea de Proveedores de Automoción, Clepa, alerta de que la transición hacia las cero emisiones basada solo en el vehículo eléctrico generaría la pérdida de medio millón de empleos en la Unión Europa, por lo que aconseja un modelo mixto que proporcione a la industria tiempo para adaptarse.

La asociación hace esta estimación teniendo en cuenta un estudio encargado a PwC Strategy& sobre las repercusiones del Pacto Verde en el empleo y el valor agregado entre los proveedores de automoción de toda Europa en 2020-2040. La consultora lleva a cabo el análisis desde tres puntos de vista: tecnología mixta, solo vehículo eléctrico (propuesto por «Fit for 55») y aumento radical de EV, y concluye que las tres hipótesis asumen una electrificación acelerada para cumplir los objetivos medioambientales, con una cuota de mercado de más del 50%, casi el 80% y cerca del 100%, respectivamente, para los vehículos eléctricos en 2030.

Clepa advierte que la actual propuesta «Fit for 55» sobre normas de emisiones de CO2 para automóviles y furgonetas solo se fija en las emisiones que salen del tubo de escape del vehículo, ignorando las relacionadas con la producción de vehículos o los combustibles que utilizan, incluida la forma en que se genera la electricidad. Para incentivar las tecnologías con menor huella de carbono, las emisiones de los vehículos deberían regularse en función de su ciclo de vida, con un enfoque «del pozo a las ruedas» que considere la producción y distribución del combustible/electricidad utilizados para alimentar el vehículo.

La reducción de emisiones en cuanto a la producción de combustibles/energía debe reconocerse al determinar el cumplimiento de las normas sobre CO2, por ejemplo, mediante la introducción de un mecanismo de crédito voluntario, que ofrece una opción adicional para que los fabricantes de automóviles cumplan los objetivos de toda la flota con volúmenes adicionales de combustibles renovables.

Tecnología mixta

Los 226.000 nuevos puestos de trabajo previstos en la producción de sistemas de propulsión de EV suponen una pérdida neta de 275.000 puestos de trabajo (43% empleos menos) hasta 2040. Se prevé que 501.000 empleos de proveedores de automoción que fabrican componentes para motores de combustión interna queden obsoletos si la tecnología se elimina gradualmente hasta 2035. De ese medio millón de empleos, el 70% (359.000) probablemente se perderá en un período de cinco años, de 2030 a 2035. En este sentido, Clepa propone un enfoque de tecnología mixta, que permita el uso de combustibles renovables, pues conseguiría una reducción del 50% de CO2 para 2030 manteniendo el empleo y creando valor agregado.

Una transición planificada y seria, desde un enfoque de tecnología mixta, mantendría abiertas las opciones para adaptarse a los nuevos acontecimientos, ya sean avances tecnológicos, eventos geopolíticos o disponibilidad de recursos y, al mismo tiempo, presentaría importantes oportunidades de creación de valor en la industria automovilística.

Por tanto, la secretaria general de Clepa, Sigrid de Vries, defiende un enfoque de tecnología abierta que incluya una electrificación rápida junto con energía limpia y renovable, complementada por tecnología de combustión limpia con combustibles renovables sostenibles. «Hay más opciones que la de simplemente cero emisiones en el tubo de escape y debemos reconocer el papel que los combustibles climáticamente neutros pueden desempeñar para reducir las emisiones, preservar las opciones del consumidor, un nivel asequible y para mantener la competitividad global de Europa. Aquí la tecnología no es el enemigo, sino más bien los combustibles fósiles, y la apertura tecnológica será fundamental para lograr una transición justa«.

Fuerte impacto en el empleo

Con el enfoque de solo vehículos eléctricos, el estudio pronostica que el 70% del impacto en el empleo se dejaría notar entre 2030-2035 y corrobora que las oportunidades del vehículo eléctrico dependen del establecimiento de una amplia cadena de suministro de baterías en la Unión Europea, cuyo momento y probabilidad aún son inciertos. Los países de Europa Occidental parecen estar mejor situados para ser bastiones en la producción de sistemas de propulsión de vehículos eléctricos, mientras que el empleo en los países de Europa Central y Oriental seguirá dependiendo en gran medida del motor de combustión interna.

Henning Rennert, socio de PwC Strategy& Alemania, afirma que si, por un lado, la electrificación pone en riesgo el empleo relacionado con el sistema de propulsión, en el futuro la fuerza laboral necesitará otras habilidades en áreas como el software o la infraestructura. «El valor agregado y la creación de empleo en tecnologías del sistema de propulsión en el futuro van a depender de la producción local de baterías en Europa».

Asimismo, De Vries explica que «como los proveedores de componentes de automoción son responsables de la mayoría del empleo en la industria automovilística, es crucial que pongamos los empleos de los proveedores de automoción en un primer plano a la hora de gestionar el impacto social y económico de la transformación. Las innovaciones de los proveedores de automoción han hecho que la movilidad eléctrica sea cada vez más accesible para los consumidores y un instrumento fundamental para cumplir los objetivos de reducción de emisiones. Pero las necesidades de la sociedad son demasiado diversas para un planteamiento único», asegura y añade que un marco regulatorio que esté abierto a todas las soluciones disponibles -como el uso de tecnologías híbridas, hidrógeno verde y combustibles renovables sostenibles- «permitirá la innovación, a medida que vayamos redefiniendo la movilidad en las próximas décadas«.

El director general de la Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto), José Portilla, ha señalado que «el sector de componentes en España da empleo de calidad y estable a 225.000 personas de forma directa, de las cuales 72.000 están relacionados con el sistema de propulsión de motor de combustión interna. Este estudio anticipa la potencial evolución del empleo en este proceso de transición ecológica y tecnológica en el que está inmerso el sector de la automoción en España, y de manera relevante, el sector de fabricantes de componentes, y brinda una perspectiva a medio y largo plazo de los impactos de estos procesos en el empleo».

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos