spot_img
11.2 C
Madrid
martes, octubre 26, 2021

Flotas, renting y vehículos de ocasión

spot_img

España se mantiene a la cola de la electromovilidad europea

spot_img

España agranda la brecha en electromovilidad respecto a la media europea y se mantiene en las últimas posiciones del ranking, a pesar de aumentar en 2,3 puntos en el segundo trimestre su valoración en el indicador global de electromovilidad (que valora la penetración de vehículos electrificados y la instalación de infraestructuras de recarga de acceso público), alcanzando una puntuación total de 23,1 puntos sobre 100, según datos del Barómetro de la Electromovilidad de Anfac.

La media del continente crece seis puntos, hasta 51,6, lo que ha provocado que la brecha respecto a Europa se incremente hasta 28,5 puntos en el segundo trimestre. En líneas generales, el crecimiento de la valoración española viene marcado principalmente por la evolución del mercado, donde siguen subiendo las ventas pese al entorno de baja demanda. El Plan Moves III ya se está poniendo en marcha en algunas comunidades autónomas, lo que está sirviendo de impulso, pero el impacto en las comercializaciones será más patente en el último cuatrimestre.

En el ranking nacional, cabe destacar los fuertes crecimientos de Islas Canarias y Navarra, hasta una valoración de 24,1 puntos, debido en gran parte al aumento de las ventas de vehículos electrificados durante el último trimestre. Al igual que estas regiones, Madrid, Islas Baleares y Cataluña obtienen una puntuación por encima de la media nacional y encabezan el indicador global de electromovilidad de España.

Inferior a la media

En el último trimestre, España logra una valoración de 37,8 puntos en el indicador de penetración del vehículo electrificado, lo que supone un aumento de casi cuatro puntos. A pesar de ello, nuestro país sigue demostrando un ritmo en la entrada de vehículos electrificados inferior al de la media de nuestros vecinos europeos, que mejora en 10,8 puntos para alcanzar una valoración general de 84,5 puntos. Esta situación refleja un ritmo de crecimiento muy diferente entre España y los países del entorno europeo, donde destaca el caso de Italia, que mejora hasta 44,6 y aumenta la diferencia con España de 3 a 7 puntos respecto al barómetro del trimestre anterior.

Aunque se han multiplicado por cuatro las ventas de vehículos electrificados en España en el segundo trimestre respecto a 2019 (periodo preCOVID), con 18.939 nuevas matriculaciones nuestro mercado continúa en los últimos puestos del ranking europeo, solo por encima de Hungría y República Checa y a distancia de los referentes europeos: Noruega (+31,7 puntos) y Países Bajos (+7,8 puntos), así como de otros competidores del entorno, como Portugal o Francia, con una valoración de 84,1 y 88,8 puntos, respectivamente.

La red de recarga no despega

El despliegue de la red de recarga continúa siendo la asignatura pendiente de la electrificación de España. Con un leve crecimiento de siete décimas, la valoración general de nuestro país se sitúa en 8,3 puntos sobre 100, por debajo del barómetro del trimestre anterior, descendiendo hasta la penúltima posición del ranking europeo solo por delante de República Checa. En el ámbito nacional, la mayoría de las regiones crecen respecto al trimestre anterior, debido en gran parte al aumento en la infraestructura de recarga rápida, aunque todavía muy insuficiente. Destaca la mejoría de Navarra, que aumenta 3,6 puntos, mientras Asturias y La Rioja empeoran respecto al barómetro anterior.

En cuanto al nivel de infraestructura, España registra un total de 11.847 puntos de recarga, lo que representa un crecimiento de apenas 330 nuevos puntos en el segundo trimestre de 2021. Este aumento se produce, principalmente, en la franja de niveles de potencia entre 50 y 150 kW, si bien el 96% de estos son de 50 kW. Aunque el despliegue de la infraestructura progresa, el nivel de desarrollo es lento y vinculado, principalmente, a niveles de potencia bajos, con un 86% de la red actual de acceso público de hasta 22 kW, lo que supone tiempos de recarga mínimos de tres horas.

Herramienta fundamental

La electrificación del transporte es una herramienta fundamental para alcanzar los objetivos de descarbonización de la Unión Europea, con los que España se ha comprometido, y los últimos datos del barómetro reflejan que se está trabajando, pero no con la suficiente agilidad y eficacia para que la electromovilidad sea una primera opción para los usuarios, asegura José López-Tafall, director general de Anfac, que añade que “el sector ya pone en el mercado una amplia oferta, pero falta ampliar la demanda. Para ello, y pese al efecto positivo de planes de ayuda, como el Moves III o el recientemente anunciado Plan Cambia 360 en la ciudad de Madrid, es cada vez más urgente establecer una red de infraestructura de recarga de acceso público, tanto en ciudades como en corredores, que permitan al usuario tener la suficiente confianza en la compra de un vehículo electrificado”. López-Tafall explica que España tiene un exigente objetivo de reducción de emisiones, que “para alcanzarlo será necesario multiplicar por 30 la actual red de puntos de recarga durante la próxima década. Adoptar medidas pendientes y desarrollar un mecanismo de gobernanza, seguimiento e impulso del despliegue son acciones cada vez más críticas”. Asimismo, el director general de Anfac advierte de que el tiempo para recuperar ritmo respecto de los países líderes se está agotando y “solo con esta colaboración entre sector y administraciones podremos establecer herramientas que detecten y eliminen cualquier traba para seguir impulsando la electromovilidad en nuestro país”.

spot_img

Artículos reclacionados

- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Últimos artículos