15.2 C
Madrid
miércoles, junio 19, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

El TCO de un coche en España se incrementa un 10,6% en 2022 y supera la barrera de los 1.000 euros mensuales

spot_img

Conducir un coche en nuestro país resulta hoy 1.200 euros más caro al año que en 2021. Si entonces el coste total de propiedad (TCO) medio se situaba en 944 euros mensuales (11.328 euros anuales), en estos últimos doce meses se ha incrementado un 10,6%, o lo que es lo mismo, justo en 100 euros para alcanzar la cota de los 1.044 euros al mes (12.528 por ejercicio completo), según los datos extraídos del informe Car Cost Index 2022 de LeasePlan.

Entre los 22 países analizados, solo seis tienen un TCO más competitivo que el de España: Irlanda (similar al de nuestro país), Francia, Eslovaquia, Rumanía, Polonia y Grecia, en una horquilla que queda delimitada por los 905 euros del mercado heleno y los 1.313 del suizo. Puede sorprender la presencia de Francia en este grupo de los más económicos (999 euros), toda vez que las grandes potencias del continente presentan un coste de propiedad más elevado: además de los 1.044 euros mensuales de España, están los 1.062 de Italia, los 1.081 de Reino Unido y los 1.130 euros de Alemania.

TCO medio en Europa

El eléctrico, más competitivo que nunca

Como es de esperar, el coche eléctrico va equiparando su TCO con el de sus equivalentes de combustión tradicional a cada año que pasa. Y este 2022 no ha sido una excepción a pesar del particular contexto marcado por las tremendas subidas en los precios de la energía y de los carburantes. Así, una de las conclusiones subrayadas en el informe de la compañía de movilidad es que los modelos de cero emisiones son más competitivos en coste que nunca, tanto en los diferentes segmentos como mercados europeos.

Según LeasePlan, los costes de la energía representan el 15% del coste total de propiedad de un vehículo eléctrico, mientras que este porcentaje (coste de combustible) se incrementa hasta el 23% y el 28% para los modelos gasolina y diésel, respectivamente.

Donde queda más camino por recorrer es en la categoría B1/SUV-B1, donde dicha equiparación en costes solo se da en nueve de los 22 países europeos; y España no es uno de ellos. Tampoco alcanza el equilibrio en el segmento C1/SUV-C1, donde sí lo consiguen hasta 18 países. De modo que al igual que el año pasado, la competitividad de los eléctricos en nuestro mercado remite exclusivamente a las berlinas medias, tanto generalistas (D1/SUV-D1) como premium (D2/SUV-D2), igual o más económicas que sus alternativas de combustión en 18 y 19 países, respectivamente.

En la categoría D1, LeasePlan calcula un TCO en España (a cuatro años y 30.000 kilómetros anuales) de 1.059 euros al mes para los cien por cien eléctricos (BEV), frente a los 1.042 euros de los diésel, los 1.022 de los gasolina y los 1.178 de los híbridos enchufables (PHEV). Sus homólogos premium deparan un coste de 1.309 euros en el caso de los BEV, 1.311 euros los modelos de gasóleo, 1.387 los gasolina y 1.515 los PHEV.

Bajando un escalón aterrizamos en el segmento C1, donde los eléctricos puros en España exigen un desembolso mensual de 895 euros, no muy lejos de los 845 euros de los diésel y los 843 de los gasolina, que marcan distancias respecto a los PHEV, con un coste de 1.022 euros. Y por la zona de entrada, los BEV tienen un TCO mensual de 867 euros en el segmento B1, cuando los diésel y gasolina lo reducen a 717 y 715 euros, respectivamente.

Artículos reclacionados

spot_img

Últimos artículos