17.7 C
Madrid
jueves, mayo 23, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Castro Acebes (AER): «El renting será el primer canal del motor español en recuperar sus cifras prepandemia»

spot_img

Los buenos resultados alcanzados por el sector del renting durante la primera mitad del presente año parecen aventurar un brillante resultado a finales del ejercicio que podría emular al del año récord del sector, el 2019, el último ejercicio previo a la pandemia, cuando el renting alcanzó sus mayores cotas históricas. De ser así, el sector del renting se convertiría en el primer canal del automóvil en recuperar sus cifras prepandemia.

«A finales de este año estaremos muy cerca de las 300.000 unidades matriculadas, cifra que nos permitiría recuperar el nivel de matriculaciones de 2019, lo que nos situaría como el primer canal del mundo del motor español en recuperar, cuatro años después, el volumen de negocio previo a la pandemia», comentaba José-Martín Castro Acebes, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), sobre la buena marcha actual del negocio del alquiler de vehículos de larga duración.

Casi un lustro hemos tenido que esperar para escuchar a un dirigente sectorial de la industria española del automóvil pronunciar unas palabras semejantes. La pugna está en el sector del alquiler de vehículos, que cuatro años después parece haber recuperado el pulso y las cifras de negocio previas a la pandemia. Tanto el presidente de la AER como su homólogo de Feneval, Juan Luis Barahona, «pugnan« este año porque sus respectivos sectores se conviertan en el primero en recuperarse del fuerte descalabro del COVID, si bien es cierto que habría que poner por delante a la AER dados los mejores resultados obtenidos parcialmente durante estos años en cuanto a mantenimiento y mejora del negocio.

«El renting ha cerrado un excelente primer semestre del año», aseveró en concreto Castro Acebes durante la presentación en Barcelona de los resultados de estos seis primeros meses de 2023. «Registra —dijo— un incremento en sus cifras de flota en alquiler y consolida un peso en el mercado cercano al 27%; y lo hace con un crecimiento en su número de clientes del 1,68%. Aun así, y a pesar de estos buenos resultados, tenemos que mencionar la leve caída en las cifras de autónomos y particulares, que vendría explicada por las consecuencias que ha tenido durante este pasado ejercicio la falta de oferta de vehículos como consecuencia de la crisis de fabricación. Una crisis que ya está en vías de solucionarse y que, una vez concluida, apoyará la senda de crecimiento del renting en todos los segmentos de clientela, ayudando también a normalizar las entregas de recambios, lo que agradecerán enormemente los talleres reparadores y, especialmente, los clientes».

Con estas palabras, el presidente de la patronal resumía el buen momento del renting durante la presentación de los resultados correspondientes al primer semestre de este año. Un momento más que adecuado para valorar y realizar un completo análisis de cuantos asuntos están afectando a este mercado y de los principales cambios que se aprecian en el mismo frente al primer semestre del año 2022.

Así, a partir de los datos proporcionados por la AER cuatro asuntos toman especial relevancia en la actividad del sector: el retorno a una fuerte actividad por parte de las empresas, con las de mayor tamaño de flota como grandes protagonistas de esta primera mitad del año; la caída, por primera vez en mucho tiempo, del interés de los particulares por la fórmula del renting; el lento, muy lento, despegue que los vehículos eléctricos siguen teniendo también en las flotas pese al progresivo descenso del interés por los vehículos de combustión; y, por último, el escaso o casi nulo atractivo que los gestores de flota manifiestan por la denominada micromovilidad. O bien no les interesa lo más mínimo, o bien no usan la fórmula renting en sus distintas manifestaciones para incorporar este tipo de vehículos a sus flotas.

 

Aunque para la mayoría de los seguidores de Autoreport buena parte de los datos proporcionados por la AER ya son sobradamente conocidos desde primeros de este mes de julio a través de algunas de nuestras informaciones, no está de más recordar los principales registros alcanzados en el mercado del renting durante este primer semestre, lo cual nos dará pie a comentar, una vez facilitado todo el grueso de la información por la AER, la marcha del sector durante el presente año y las expectativas que se afrontan cara al final del ejercicio.

Y a la vista de tales datos, cabe decir que el año progresa más que adecuadamente para el sector del renting. Todas sus cifras están en positivo y con crecimientos relevantes (salvo el ya mencionado de los clientes NIF) frente a los resultados obtenidos a finales de junio del ejercicio anterior. No es de extrañar, pues, el más que moderado optimismo del presidente de la AER cara a alcanzar las 300.000 matriculaciones ya comentadas a finales de año.

Una cifra ciertamente de gran importancia pues alcanzarla significaría para el sector del renting recuperar sus niveles de finales de 2019, lo que situaría el volumen del negocio en las cifras previas a la pandemia del COVID. Esto representaría igualar o superar las 302.900 unidades matriculadas en 2019, lo que permitiría elevar el listón de matriculaciones a una nueva cifra récord, pues hasta la fecha 2019 sigue siendo el año histórico del alquiler de larga duración en nuestro país en cuanto a crecimiento de flota (82.356 unidades) e inversiones en compra de vehículos nuevos (5.946,27 millones de euros) se refiere.

Parque de renting

Durante este primer semestre, la flota de vehículos en alquiler ha alcanzado las 882.242 unidades, lo que ha significado un incremento interanual del 7,15%. Si tenemos en cuenta que durante el segundo semestre del año la actividad del sector del renting no es tan elevada como durante el primero y calculamos para el cierre del año un incremento total de la actividad en el entorno del 5,8 al 6% con respecto a 2022, (cuando el crecimiento fue del 8,40%), el parque de vehículos en alquiler del renting español podría llegar a superar las 900.000 unidades por primera vez desde 1996, fecha de la que datan los primeros registros del sector.

Aun así, no conviene echar las campanas al vuelo puesto que si bien en el primer semestre de 2022 se añadieron 63.880 nuevas unidades al parque de vehículos en alquiler, durante este último semestre únicamente se ha incrementado en 58.192. Pese a los 1,34 puntos porcentuales menos que ello significa, hay que considerar la suma como buena dadas las especiales circunstancias que el sector ha atravesado también durante el primer semestre.

Mantener durante estos últimos años el parque del renting en constante crecimiento ha sido muy complicado. Aun así se ha conseguido pese a las continuas dificultades que la pandemia del COVID, primero, y la invasión de Ucrania, después, han generado. Las graves consecuencias y tensiones que ambas provocaron tanto en la economía en general como de cara a la cadena de producción y las líneas de suministro de automóviles posteriormente han forzado a las operadoras del sector del renting a dar lo mejor de sí mismas y a realizar importantes esfuerzos tanto en lo referente a la gestión de las flotas como, muy especialmente, en todo lo relacionado con las extensiones de contratos y la búsqueda de vehículos que poder aportar a sus clientes para renovar en lo posible sus flotas y garantizarles su movilidad. Un esfuerzo realmente titánico que ha contribuido no solo a evitar que, al igual que sucediera en la crisis financiera de finales de la primera década, la flota en alquiler menguara, sino a hacerla crecer.

Durante la crisis financiera de los años 2008 a 2014, el renting pasó de 571.565 unidades en 2008 a quedarse con apenas 401.190 a finales de 2013. Cinco años de prolongado descenso que provocaron prácticamente la pérdida de un tercio de las unidades de la flota en alquiler. Sin embargo, en estos últimos cinco años (2018 a 2023), el parque de vehículos en renting no ha mermado; al contrario, se ha incrementado en más de 250.000 unidades. Y, como decimos, aún si haber terminado la crisis ucraniana ni haberse recuperado por completo las cadencias de producción en las factorías, a finales de este mismo año podrían llegar a alcanzarse las 900.000 unidades, marcando con ello un nuevo hito para la flota. Una flota que en este último lustro ha pasado de las 629.260 unidades contabilizadas a finales de 2018 a sumar 824.050 en 2022. Si a finales del presente 2023 se alcanzaran las 900.000 unidades, se habrían añadido más de 270.000 nuevas unidades en cinco años.

Un panorama ciertamente distinto, lo que muestra el crecimiento y la profesionalidad de las operadoras del sector, que han sabido, pese a las fuertes dificultades, gestionar la actividad de manera tal que se han evitado fuertes descalabros que pusieran en una situación comprometida al sector del renting. En este sentido, cabe destacar la rapidez con la que todas han actuado para dotar al producto renting de una mayor flexibilidad a la hora de proporcionar sus servicios a los clientes. Estos últimos cinco años han sido los de la constatación de las importantes ventajas que la flexibilidad de los contratos proporciona para evitar situaciones críticas en la economía, ya sea a escala global en todo el sector o bien de manera particular en cada uno de sus clientes.

La aportación que el lanzamiento de productos innovadores como el renting flexible en sus distintas modalidades, los servicios de suscripción y, muy especialmente, la mayor flexibilidad en la duración y/o la renovación de los contratos han facilitado durante estos últimos años que muchas empresas pudieran mantener el volumen de sus flotas, capear la falta de vehículos necesarios para poder renovarlas y, sobre todo, disponer de la movilidad necesaria para poder ejercer su actividad.

Matriculaciones

La buena marcha del sector se percibe en el número de matriculaciones ejecutadas durante este primer semestre. Los operadores de renting han matriculado 159.413 nuevas unidades en el mercado español, un 29,06% más de las que registraron en el período enero-junio de 2022, cuando se dieron de alta 123.523 unidades. Ya de por sí el registro es ciertamente positivo, pero conviene que nos detengamos un poco y lo analicemos mejor para valorarlo en la medida que se merece.

Hay que recordar que aquellas 123.523 unidades de 2022 representaban por entonces un 12,60% menos de matriculaciones que las registradas en el primer semestre de 2021, descenso provocado por el estallido de la guerra de Ucrania y que posteriormente impediría a las operadoras disponer de nuevos vehículos que poder entregar a sus clientes. Aun así, estas supieron reaccionar con presteza y fueron capaces de revertir la situación durante el segundo semestre de 2022, tal y como refleja el resultado de final de año, cuando las compras del sector apenas se redujeron un 2,26% frente a las del año 2021.

Además, el fuerte incremento experimentado por la inflación (con picos que alcanzaron los dos dígitos algunos meses) y su consecuente incidencia al alza sobre los precios de los automóviles, no ha retraído la capacidad inversora de los operadores de renting en la compra de vehículos nuevos. En este primer semestre de 2023, el sector ha invertido 3.542 millones de euros, cantidad un 31,15% más elevadaque los 2.700,76 millones de euros destinados a la compra de vehículos nuevos durante la primera mitad del 2022, período en el que la inversión se contrajo un 10,24% con respecto al primer semestre de 2021.

Y evidentemente, todo esto ha tenido su particular reflejo en las cifras de facturación del sector. En este pasado semestre, el renting español facturó 3.861,42 millones de euros, un 25,95% más que hace un año, cuando se facturaron 3.452,48 millones de euros al cierre de junio, un 9,92% más que en el mismo período de 2021.

En la primera mitad de 2022 el sector facturó 1,311 euros por cada euro invertido. Este pasado semestre la relación ha sido de 1,090 euros por euro invertido, lo que implica una caída de la rentabilidad en las operaciones de 0,221 euros por coche. Una diferencia más que significativa que tiene su origen en el mayor precio que los operadores de renting han de pagar por los nuevos vehículos y que deberán enjugar tratando de contener al máximo posible tanto el pago por los servicios añadidos al contrato del alquiler como de los gastos por coche en los servicios adjuntos al contrato y cuyas tarifas también han tirado fuertemente para arriba. Y todo eso se está dejando notar en el valor medio a pagar por las cuotas del renting en este período.

Si dividimos la facturación cobrada a los clientes durante estos primeros seis meses del año por el número de unidades que integran la flota, los clientes han abonado una media de 729,46 euros al mes (unos 576,27 euros sin el IVA), mientras que el año anterior cada cliente pagaba unos 698,27 (alrededor de 551 euros por coche descontando el 21% de IVA), lo que supone subidas por debajo del 5%, cantidad sensiblemente inferior al incremento del coste de la vida experimentado de un período a otro. Una demostración más de como el renting permite «amortiguar» los vaivenes de la economía a la hora de disfrutar de un automóvil.

Y esto quienes bien lo saben son las empresas que precisan de vehículos para garantizar la movilidad de sus servicios y trabajadores. Y precisamente ese conocimiento es lo que ha llevado a que durante este pasado semestre sean precisamente las empresas las que hayan tenido la voz cantante en el sector del renting. Las flotas corporativas han podido en muchos casos dar comienzo a la renovación de sus vehículos, estancada durante todo el pasado año por las crisis habidas en las cadenas tanto de producción como de distribución y que forzaron a tener que extender la vida de los vehículos en las flotas ante la imposibilidad de disponer de vehículos nuevos con los que poder efectuar los reemplazos de aquellas unidades cuyos contratos ya vencían.

Una situación que también ha provocado que, por primera vez en mucho tiempo, los llamados clientes NIF, los profesionales autónomos y los particulares básicamente, pierdan terreno. Durante estos meses han visto en ocasiones como sus peticiones de vehículo nuevo no podían ser atendidas en fechapor muchos operadores, que privilegiaron mayoritariamente operaciones más numerosas y rentables suscritas por los clientes CIF, a quienes dirigían las escasas unidades que les iban entrando en su stock.

Así, el crecimiento del parque de vehículos en renting durante esta primera mitad del ejercicio se ha plasmado en todos los segmentos del mercado, destacando muy especialmente el importante repunte que las matriculaciones han tenido entre las grandes flotas (+ de 25 unidades). Son las que más han incrementado la contratación de vehículos durante estos primeros seis meses, tanto porcentualmente como en números absolutos. Sus matriculaciones se incrementaron un 9,3% alcanzando un total de 32.501 unidades y su peso en el mercado del renting es ya del 43,44%.

Las empresas de tamaño medio, aquellas que cuentan con flotas que van de las 5 a las 24 unidades, aumentaron su parque de vehículos en renting un 8,12%, lo que supuso 11.758 unidades más y asumir el 17,76% del total de la flota a fecha 1 de julio de 2023.

En cuanto a las de pequeño tamaño, las que cuentan con flotas de 1 a 4 vehículos, sumaban en el citado período 14.729 nuevas matriculaciones, lo que significa un incremento de su actividad del 7,73% en el primer semestre del año para situar su peso total en el parque de vehículos en renting en un 23,27%.

Por lo que respecta a las operaciones realizadas en el mercado NIF, el de las personas físicas, protagonizado por los profesionales autónomos y los particulares, en esta ocasión son los que muestran la peor evolución. Son el único segmento que ve caer su número de matriculaciones de nuevas unidades con respecto al primer semestre del año anterior. De enero a junio de 2023 han reducido su parque en 346 unidades, un 0,25% de contracción con respecto al mismo período del ejercicio precedente, lo que deja su peso en el mercado del renting español en un 15,53%. Ciertamente, es un leve descenso, pero suficiente para cortar una larga racha de incrementos que ha llevado a los clientes particulares a superar en número a los clientes de empresa o CIF en las operadoras.

Destinatarios y canales de matriculación de los vehículos en renting

Sobre el total del mercado español, el renting sigue ganando terreno frente a otras fórmulas de adquisición. Su peso crece del primer semestre del pasado ejercicio a este pasado mes de junio en 1,03 puntos porcentuales y alcanza ya el 26,98% del total del mercado español. En 2019, año previo a la pandemia, el renting matriculaba apenas una de cada cinco unidades comercializadas en el mercado español de vehículos nuevos (20,22%), mientras que actualmente es el responsable del 26,98% de las matriculaciones que se realizan, lo que ya lo sitúa por encima de una de cada cuatro unidades comercializadas y le pone ya como objetivo el hacerse responsable de al menos un tercio de las matriculaciones en nuestro mercado.

Los clientes del renting

La buena marcha del sector del renting también viene dada por el constante aumento de su número de clientes. A 30 de junio de 2023 son ya 257.570 los que han apostado por esta fórmula para acceder a la movilidad, cifra que supera en un 1,68% la alcanzada a finales de junio del pasado año.

En este sentido, el núcleo de clientes que más creció en el renting durante el recién terminado semestre fue el de las empresas de mediano tamaño, que experimentaron un alza del 7,36% respecto al mismo período del año anterior, seguidas por las grandes empresas, con un repunte del 6,91% en su cifra de clientes, y por las de pequeño tamaño, que aumentaron un 3,21%. En total, los clientes CIF crecieron un 3,74%, lo que les lleva a alcanzar los 125.648 clientes en total y un 48,78% de este mercado.

Las personas físicas, es decir los autónomos y particulares, suponen el 51,22% del mercado del renting español, y ello pese a perder ese 0,21% en su número de clientes con respecto al primer semestre del ejercicio anterior, lo que deja su cifra total cuantificada al pasado 30 de junio en 131.922 clientes.

Flotas españolas, todavía de pequeño tamaño

Pese a la buena marcha del sector del renting, la evolución media de vehículos por cliente no termina de despegar en nuestro mercado. La dificultad que viene marcando la marcha de la economía a escala global no termina de liberar a las empresas para hacer crecer sus flotas.

Si bien el renting español incrementa levemente el número de unidades por cliente, pasando de una media de 3,25 unidades registradas a 30 de junio de 2002 a alcanzar 3,43 vehículos por cliente a finales del primer semestre de este 2023, lo cierto es que el baremo que sitúa las medias en función del tamaño de las empresas sigue siendo bastante bajo en nuestro mercado.

Así, el renting español considera como pequeñas empresas a aquellas que cuentan tan sólo con hasta cuatro unidades en su flota; como empresas de tamaño medio a las que suman de 4 a 25 unidades y como grandes empresas a aquellas que superan esta última cifra. En nuestro mercado, las primeras apenas tienen 1,89 unidades por cliente, las corporaciones intermedias alcanzan 11,21 unidades por cliente, mientras que las empresas de gran tamaño registraron una media de 123,85 unidades integrando su flota corporativa.

En el caso de los particulares y autónomos, la cifra media de vehículos en renting levemente supera las 1,04 unidades por cliente. Una cifra lógica, pues al tratarse de clientes a título individual puede parecer lógico disponer únicamente de un vehículo. Sin embargo, esto abre puertas a la oportunidad de plantear operaciones de renting para familias, en las que se contemplen un mayor número de unidades en función de los miembros o de sus necesidades.

El mercado del renting por CC.AA.

Por comunidades autónoma, y como viene siendo habitual, el grueso del negocio del renting en España se reparte entre Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía. Entre las cuatro suman el 74,81% de los clientes de nuestro país y acumulan el 79,24% del total de unidades matriculadas.

Madrid y Cataluña se disputan el liderato del sector. La Comunidad de Madrid es el gran tractor en cuanto a número de unidades disponibles en el parque de vehículos en alquiler (el 38,07% del mercado nacional es suyo), además de liderar el ranking del mercado correspondiente a las grandes empresas.

Cataluña, por el contrario, es la que cuenta con un mayor porcentaje de clientes en general (29,30%) y se sitúa primera en los rankings correspondientes tanto a las pequeñas (26,17%) y medianas empresas (26,69%), como a los autónomos y particulares (32,45%). El carácter más orientado al turismo de la comunidad catalana dirige el tamaño de sus flotas hacia dimensiones más accesibles y de menor tamaño, mientras que el potencial de la Comunidad de Madrid viene marcado por su mayor concentración en la actividad de las grandes empresas con flotas de muy elevado tamaño y, en especial, a la radicación en la citada comunidad de las sedes operativas de las grandes empresas del sector del renting.

En el lado contrario, los síntomas de la España vaciada se perciben claramente. Los territorios que ni tan siquiera llegan a acumular un 1% de las operaciones son, además lógicamente de Ceuta y Melilla, las comunidades de Asturias, Cantabria, Extremadura y La Rioja. En cuanto a volumen de su parque de unidades en alquiler, todas ellas siguen igualmente por debajo del 1,0% del mercado, salvo en el caso de Asturias, cuyo número de clientes se sitúa en el 1,22%, lo que da una idea del escaso y muy atomizado mercado que existe en dicha comunidad.

En cuanto al renting de particulares y autónomos, destacar el amplio liderazgo de Cataluña en este segmento del mercado, donde 1 de cada 3 clientes que acceden al renting en este segmento de mercado es suyo.

Las marcas y modelos que más solicitamos

Durante este primer semestre de 2023 los clientes del renting han prestado especial atención a los nuevos modelos de vehículos comerciales de pequeño tamaño. Así, las nuevas entregas de los modelos de Renault, Citroën y Ford han llamado poderosamente la atención tras su entrada en el mercado, en especial la nueva Renault Express, cuya mayor disponibilidad durante este semestre ha satisfecho por fin la larga espera de numerosos clientes.

Por marcas, Volkswagen se mantiene en primera posición del ranking, pero llama especialmente la atención la fuerte llegada de Renault a las plazas de cabeza, fruto del lanzamiento de modelos altamente esperados en el mercado del renting, como Clio, Mégane y, en especial, la largamente esperada Renault Express.

Sorprende igualmente que tras el buen arranque que tuvieron durante el primer trimestre del año no aparezca en la lista ningún fabricante oriental y que tan sólo Toyota se muestre como quinta marca. El que no parece relajarse es el incombustible Nissan Qashqai, que se mantiene en el podio con una más que brillante tercera posición en el ranking.

El renting sigue prefiriendo los diésel

En el global del mercado español la descarbonización de los automóviles es un hecho. Mes a mes sus matriculaciones disminuyen y la caída de los diésel es un hecho.

Pese al cada vez más insistente argumentario de fabricantes, operadores de renting, vendedores, medios de comunicación y las crecientes exigencias de políticos y administraciones por recurrir a los vehículos de motorizaciones alternativas en general y al eléctrico en particular, lo cierto es que las empresas siguen optando por matricular diésel y gasolina  —y por ese orden— para dotar a sus flotas de vehículos capaces de cumplir sus misiones sin mayores problemas.

Los motores de combustión siguen presentes en el 65,79% de las unidades matriculadas durante este primer semestre del año, un 61,64% del mercado si contemplamos como tales únicamente a los motores diésel y gasolina. Los híbridos, en sus distintas configuraciones (gasolina, diésel, enchufables o convencionales), representan ya el el 30,21% del mercado con un total de 48.172 unidades, cerca de alcanzar un tercio del mercado de coches nuevos. Una cifra 10 puntos porcentuales superior en el mercado del renting a la que mantienen en el total del mercado español.

En cuanto a los eléctricos, sus ventas siguen sin despegar. En este sentido, el mercado del renting, por así decirlo, sigue dándoles la espalda. Los gestores siguen pensando que para descarbonizar sus flotas es preferible optar por vehículos híbridos o por los modernos gasolina o diésel Euro6 antes que invertir en un eléctrico, que siguen siendo modelos caros de adquirir y cuya autonomía sigue planteando importantes problemas para los rendimientos que se esperan de los vehículos en las flotas. El resultado son apenas 5.209 unidades vendidas en el mercado del renting, frente a las 28.943 que se han añadido al mercado global.

Con todo ello, el peso de las matriculaciones de vehículos de energías alternativas en el mercado del renting alcanza ya el 34,22%, 2,08 puntos porcentuales más que en junio de 2022, cuando la penetración de estas nuevas tecnologías era del 32,14%. Uno de cada tres coches matriculados por el renting ya tiene etiqueta 0 o Eco.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos