15.2 C
Madrid
miércoles, junio 19, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

El interés por los vehículos eléctricos cae entre los ciudadanos españoles, según el X Foro de Movilidad Alphabet

spot_img

Los actuales hábitos de movilidad de los ciudadanos españoles presentan importantes divergencias con respecto a los que ofrecían las encuestas hace tan sólo una década. Según los datos obtenidos en el X Foro de Movilidad elaborado por la operadora de renting de automoción Alphabet, a los españoles ahora nos atraen mucho menos los vehículos eléctricos y de micromovilidad que hace diez años y usamos mucho más nuestros propios pies para desplazarnos por las ciudades. Aun así, los españoles siguen apostando en firme por una movilidad más sostenible, económica, accesible, saludable y medioambientalmente más respetuosa.

La operadora de gestión de flotas y servicios de movilidad corporativa del Grupo BMW ha presentado la X edición de su Foro de Movilidad, un espacio de análisis y encuentro de expertos cuyo principal objetivo es el de analizar e investigar los hábitos que tenemos los españoles a la hora de desplazarnos. Desde su primera edición en 2014, el Foro de Movilidad Alphabet permite constatar el importante cambio que la movilidad viene experimentando en las distintas ciudades de nuestro país —el Foro analiza en concreto los hábitos de movilidad de los ciudadanos en las principales ciudades (Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia, Málaga y Bilbao).

Alicia Gálvez, directora del Foro de Movilidad de Alphabet, y Alberto Copado, CEO de Alphabet España

Así, entre las principales conclusiones que ofrece el macroestudio realizado por Alphabet, se puede constatar que nuestra movilidad ha cambiado significativamente pese a la fuerte incertidumbre existente en el mercado. Así, ahora “nuestra sociedad está fuertemente condicionada por la sostenibilidad”, y cómo ello se refleja “de manera muy importante en la movilidad: han surgido nuevas formas de desplazarnos, nuevas regulaciones, las zonas de bajas de emisiones y un cada vez más amplio ecosistema a partir del cual ahora es obligado seguir avanzando e investigando su impacto y evolución”, destacaba Alberto Copado, director general de Alphabet España.

Según Alicia Gálvez, directora del Foro de Movilidad, “para Alphabet, hacer la movilidad de nuestros ciudadanos más fácil siempre ha sido una prioridad. Por ello, hace 10 años creamos el Foro de Movilidad, que persigue conocer las claves y las inquietudes de los españoles en esta materia y que nos arroja datos que nos permiten impulsar medidas que la favorezcan. Además, ponemos este análisis a disposición de la industria, de las empresas del sector y de las Administraciones públicas para que, entre todos, consigamos avanzar hacia una movilidad más segura, más sostenible y más eficiente”.

En 2014, 6 de cada 10 españoles preveían que la movilidad en las grandes ciudades iba a cambiar fuertemente. Y visto cuanto ha sucedido esta última década, no se equivocaban. Ya por entonces, el 77 % de los españoles opinaba que hoy se desplazarían de diferente forma, utilizando para ello vehículos más sostenibles entre los cuales ya se mencionaba un mayor uso y presencia de los vehículos eléctricos (camiones, coches, motocicletas, bicicletas, patinetes, etc) en los desplazamientos diarios. Y diez años después tal hecho se constata, aunque el principal cambio viene marcado por la opción mayoritaria que ahora eligen los españoles para su movilidad: los desplazamientos a pie.

Andamos más y optamos por caminar antes que por usar el coche o el transporte público para desplazarnos. Y lo hacemos porque, sobre todo, buscamos mucho más nuestro confort, comodidad y el ahorro económico. Pero sobre todo nos gusta andar para hacer ejercicio o minimizar el impacto medioambiental en nuestros desplazamientos.

Cada vez andamos más

En 2014, el autobús era el medio de transporte preferido por los españoles para realizar sus desplazamientos habituales. El 58% de los encuestados así lo manifestaba, seguidos por aquellos que se desplazaban a pie, en coche particular o en metro. Diez años después, la movilidad a pie gana adeptos y asciende nada menos que 27 puntos porcentuales. También los desplazamientos en vehículo particular suben (16 pp). Por el contrario, el uso del autobús se retrae y pierde nada menos que 17 pp durante este mismo período. El medio de transporte más estable en las preferencias de los ciudadanos sigue siendo el metro, mientras que el uso de la bicicleta o del patinete prácticamente se mantienen en los mismos niveles minoritarios de hace una década.

Diez años en los que han surgido con fuerza otros medios de transporte en las ciudades (VTC, carsharing, patinetes…) y que, actualmente, coexisten con total normalidad con los medios tradicionales, aunque, claro está, con una mucho menor penetración en las preferencias de los ciudadanos.

Aunque en menor cuantía, la comodidad sigue siendo el principal motivo que inclina la decisión de los ciudadanos españoles a la hora de elegir su modo de desplazarse. El 65% (9 pp menos que en 2014) así lo manifiesta. Ahorro, sostenibilidad y por hacer ejercicio son las siguientes razones que principalmente los españoles arguyen para decidir el modo de transporte para su movilidad.

Lo que se aprecia una década después en el estudio de los hábitos de movilidad de los españoles elaborado por Alphabet para este X Foro de Movilidad es que las tendencias no son tan persistentes como parecía en un principio. Así, mientras que en 2014 el coche eléctrico apuntaba como la tendencia de moda a seguir con interés, hoy la preferencia de los españoles en torno a este tipo de vehículos parece ser muy diferente. Si entonces el 78% de los encuestados afirmaba que les gustaría utilizar un vehículo eléctrico para desplazarse, hoy esta cifra ha descendido en 18 pp, y tan sólo un 60% de los entrevistados manifiesta la misma opinión.

Sin duda, el mayor conocimiento de la realidad que supone hoy día el vehículo eléctrico y los problemas que para su uso y adquisición aún persisten está provocando un retraimiento del interés que los españoles tenían por la movilidad eléctrica. Una situación que todavía destaca más cuando centramos la mirada en los conductores más jóvenes, los que se encuentran entre los 18 y los 30 años de edad, que son los que más fuertemente están “alejándose” de la idea de tener un coche eléctrico como solución para su movilidad urbana: tan solo el 18% siente esa necesidad. Un dato ciertamente preocupante que demuestra la necesidad de articular de manera urgente nuevas políticas y medidas que faciliten la movilidad en nuestras ciudades.

El coche sigue siendo el medio más elegido

En todo caso, lo que la nueva edición del Foro de Movilidad sigue poniendo de manifiesto es que el coche sigue siendo el medio de transporte favorito de los españoles. Es el que mayoritariamente elegimos (55%) para desplazarnos, seguido por el autobús (36%) y el metro (19%). Y con menores porcentajes se encuentran igualmente las distintas soluciones de micromovilidad, alternativas que aún no terminan de despegar en las grandes ciudades donde comienzan a estar instauradas. Sólo un 14% afirma utilizar motos, bicicletas o patinetes para efectuar sus desplazamientos por la ciudad. Y en aquellas donde su uso estaba más presente (Bacelona, Valencia o Sevilla), es claramente menor respecto a otros estudios, y más concretamente con respecto al llevado a cabo en 2022. Los usuarios de micromovilidad son mayoritariamente hombres jóvenes de entre 18 y 30 años de edad.

Aunque cada día más presente en nuestras ciudades, la micromovilidad y los vehículos que la hacen posible están atravesando graves turbulencias. El número de personas que se quejan de su uso en las ciudades crece y el poco respeto que muchos de sus conductores ofrecen con respecto al resto de usuarios de la vía comienza ya a pasarles factura. Su presencia fuerza un nuevo paradigma de la movilidad y de las posibles formas de desplazarse que se permiten en las grandes ciudades, pero esta exige de sus ciudadanos un mayor respeto por las reglamentaciones para poder garantizar una sana “convivencia” de estos medios de transporte con los más tradicionales.

Además, el 62% de los españoles piensa que su ciudad no está convenientemente adaptada para el uso habitual de este tipo de vehículos en las calzadas en convivencia con otros medios de transporte. Y al 64% les gustaría que bicicletas y patinetes circularan por las calles únicamente por carriles habilitados para ello, así como a 9 de cada 10 personas encuestadas les gustaría que los conductores de los mismos dispusieran de un seguro de responsabilidad civil específico.

Según los resultados del X Foro de Movilidad Alphabet, sólo el 7% de los españoles utilizan vehículos eléctricos para desplazarse, cifra que repite la obtenida en el anterior informe. Y de ellos, únicamente un 3% lo hace habitualmente, (1 pp más que en 2022). Sin embargo, hay ciudades donde su aceptación está claramente por encima. Es el caso de Madrid, donde el 19% ya los usa. Y este es un punto donde tiene especial influencia el carsharing, dado que básicamente son los tipos de vehículos que estas opciones de movilidad emplean mayoritariamente.

En todo caso, el 77% de los españoles (13 pp más que en 2022) manifiestan que no tienen contemplado elegir un vehículo eléctrico en su próxima opción de compra. Consideran que aún existen muchas barreras (costes de adquisición, escasa red de recarga, autonomía, etc) para su compra, y eso sin contar con que el 58% no pagaría por un vehículo eléctrico un sobreprecio frente a uno de combustión.

El parque supera los 14 años de media de antigüedad

La encuesta de Alphabet también recoge datos sobre la urgente necesidad que hay por rejuvenecer el parque móvil español. Con una media de edad superior a los 14 años es muy difícil que se puedan producir cambios de importancia y ni tan siquiera que avancemos en la electrificación del parque. Sin embargo, a día de hoy el 54% de los encuestados afirma que su vehículo está impulsado por motores gasolina, un 49% declara tener un diésel y tan sólo un 10% cuenta con una unidad impulsada por energías alternativas.

Además, en el caso de tener que cambiar de coche, un 34% se decantaría por adquirir un híbrido, mientras que un 25% se mantendría fiel a la gasolina y un 18% a los diesel. Sólo un 10% optaría por un híbrido enchufable y apenas un 9% por uno 100 por cien eléctrico.

El estudio muestra igualmente como la crisis de estos últimos tiempos azota las economías de los españoles: el 60% optaría directamente por la compra de un usado y, de ellos, la mitad únicamente compraría un vehículo de más de 10 años de edad (7 pp más que en 2022), un dato ciertamente grave por cuanto supone de cara a la antigüedad del parque.

Así las cosas, Alphabet considera vital que se impulsen nuevas políticas y planes de ayuda que permitan acelerar la renovación del parque y hacer más accesibles los vehículos. La falta de posibilidades de compra de un vehículo nuevo crece entre la población. En los últimos cinco años, el precio de los coches se ha incrementado en un 40%, mientras que el IPC ha aumentado un 15% y el salario medio apenas un 5%. Así, no es de extrañar que cada vez comprar un coche nuevo esté al alcance de un menor número de personas en nuestro país. Y si a ello le sumamos que el 84% de los españoles (7 pp más que en 2022) desconoce como beneficiarse de las subvenciones y ayudas existentes para la compra de vehículos más sostenibles, entonces entenderemos mejor la baja cifra de matriculaciones que viene registrando el mercado español del automóvil.

Otros datos de interés que deja este X Foro de Movilidad Alphabet es que 7 de cada 10 españoles están a favor de la implantación de Zonas de Bajas Emisiones en las ciudades… con la salvedad de que siempre que a ellos no les impida realizar sus desplazamientos, claro está. El 64% de los encuestados también se muestra a favor de que se promuevan ayudas para el uso del transporte público similares a las habilitadas estos pasados meses para hacer frente a la crisis provocada por el fuerte crecimiento de la inflación; y un 55% querría que se ampliara la actual red de transporte público. Finalmente, un 37% pide un mayor número de ayudas para la compra de vehículos eléctricos y un 36% se decanta por aumentar el tamaño de las zonas peatonales existentes en las ciudades… siempre y cuando ello no afecte a lo que de verdad le interesa: poder desplazarse de forma cómoda, segura, económica y sostenible por su ciudad.

Artículos reclacionados

spot_img

Últimos artículos