7 C
Madrid
miércoles, febrero 28, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Una de cada cinco empresas españolas confirma que ha sufrido impagos significativos durante 2022

Según la última ola del prestigioso estudio que sobre la «Gestión del Riesgo del Crédito en España» elaboran conjuntamente las empresas Crédito y Caución e Iberinform, hasta un 20% de las empresas españolas han confirmado haber sufrido impagos significativos durante el pasado año que afectaron a su contabilidad. El dato significa un deterioro de hasta cuatro puntos con respecto a los niveles de la morosidad que se registraban en nuestro país hace tan sólo un año.

Encuesta a más de 800 empresas

El informe, en cuya elaboración se ha tenido en cuenta la información facilitada por gestores de más de 800 empresas de todos los tamaños que operan en todos los sectores de la economía nacional, pone de manifiesto que el 85% de las corporaciones españolas está percibiendo el impacto del entorno económico en los riesgos crediticios de su cartera comercial.

Los principales eventos que, en opinión de los gestores, deterioraron de manera significativa los pagos y la solvencia de los clientes de las empresas españolas durante el pasado ejercicio fueron el incremento de la inflación (67%), el incremento experimentado por los costes energéticos (57%), el aumento de los costes financieros (43%), los problemas surgidos en las cadenas de suministro (31%) y las tensiones políticas que afectan a nuestra actividad económica (21%).

Lo más perturbador: la política monetaria

Como gran novedad en este arranque del año 2023, las perturbaciones que están provocando el endurecimiento de las políticas monetarias que están aplicando los bancos centrales son las grandes responsables de la actual situación financiera. Así, precisamente el incremento de los costes financieros (señalado por un 43% de los participantes en la encuesta), ha pasado a ser el tercer gran desestabilizador del riesgo de crédito comercial en el mercado cuando su presencia hace apenas un año resultaba ser del todo irrelevante. En todo caso, tanto el incremento general de la inflación (destacado por el 67% de los gestores) como los elevados costes de la energía (señalado por el 57%) siguen siendo los principales factores desestabilizadores del riesgo del crédito en 2023.

La alcista evolución de los precios de los insumos está resultando especialmente crítica de cara al deterioro de los pagos y la solvencia de muchas empresas. Esto es así, porque muchas de ellas repercuten directamente buena parte de los incrementos contra sus propios márgenes y no han trasladado de manera directa (al menos de momento) los mismos a sus precios finales. Y a ello se le suma un riesgo añadido, tal cual es que muchas empresas han de afrontar al mismo tiempo una fuerte caída en la demanda que las familias vienen realizando de sus productos y/o servicios.

Pese a todo, las ventas resisten

En todo caso, y a pesar del contexto macroeconómico que muestra un importante deterioro del riesgo del crédito (tal y como confirman los datos que ofrece el citado estudio), tan sólo el 9% del tejido productivo de nuestro país ha registrado una sensible disminución de las ventas, frente al 77% de empresas que sí que declaran haber registrado algún tipo de crecimiento durante 2022.

En todo caso, muchas corporaciones (29%) se muestran optimistas y confían en poder mantener la actual dinámica de sus respectivos mercados a lo largo del presente año 2023. Entre los datos relativos a esta cuestión, hay que considerar el del 57% de empresas consultadas que se encuentran esperanzadas en poder lograr que sus niveles de facturación continúen remontando durante el año, frente al exiguo 13% que aún espera que 2023 se comporte peor que 2022 en cuanto a ingresos se refiere.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos