11.1 C
Madrid
sábado, octubre 1, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Drive Pilot: Mercedes ofrecerá conducción autónoma condicionada en la Clase S y EQS

spot_img

Con Drive Pilot, Mercedes se convierte en el primer fabricante de automóviles del mundo con certificación internacional para conducción autónoma condicionada, que permite al conductor delegar en el sistema el manejo del automóvil en condiciones de tráfico denso o congestión a velocidades de hasta 60 km/h, de forma que el usuario puede relajarse o trabajar y aprovechar el tiempo. El sistema para la conducción autónoma condicionada (nivel 3) podrá pedirse a partir del 17 de mayo en Alemania como parte del equipamiento opcional para la Clase S y EQS por 5.000 euros (impuestos no incluidos), si bien en la segunda está condiciona a la incorporación del paquete de asistencia al conductor Plus, que añade otros 2.430 euros. Asimismo, la marca alemana homologará el sistema en los estados norteamericanos de California y Nevada a finales de año, siempre que la situación legal permita el funcionamiento del mismo.

Así funciona

Drive Pilot controla la velocidad, la distancia y mantiene el vehículo dentro del carril. El sistema analiza y tiene en cuenta el perfil de la ruta, los acontecimientos que se producen en ella y las señales de tráfico, al tiempo que reacciona ante situaciones de tráfico inesperadas y las gestiona de forma autónoma, por ejemplo, mediante maniobras evasivas dentro del carril o frenando. Para ello, se basa en la tecnología de detección del vehículo del paquete de asistencia a la conducción y añade unos sensores para garantizar un funcionamiento seguro, como el radar, el LiDAR y las cámaras, así como los sensores de ultrasonidos y de humedad.

Drive Pilot añade unos sensores para garantizar un funcionamiento seguro, como el radar, el LiDAR y las cámaras, así como los de ultrasonidos y de humedad

Britta Seeger, miembro del Consejo de Administración de Mercedes-Benz Group AG, responsable de Marketing y Ventas, señala que «con Drive Pilot hemos desarrollado una tecnología innovadora que gracias a la unión con una gran cantidad de sensores permite un funcionamiento seguro y devuelve un valioso tiempo al cliente».

Redundancia y conducción autónoma

Cualquier vehículo equipado con sistema de conducción autónoma de nivel 3 SAE debe permitir gestionar con seguridad cualquier avería, tanto simple como grave. La arquitectura redundante incluye el sistema de frenos, la dirección, la fuente de alimentación y partes de la tecnología de sensores, como los de conocimiento del entorno y cálculo de la dinámica de conducción. La batería, el motor de la dirección, los sensores de velocidad de las ruedas y los distintos algoritmos utilizados por el sistema para calcular los datos también cuentan con un diseño redundante. Asimismo, algunas partes de la tecnología de sensores también son redundantes, ya que se complementan entre sí con sus diferentes conceptos físicos (por ejemplo, ondas ópticas, ultrasónicas y de radio), lo que permite una transferencia segura. De este modo, Mercedes establece estándares de seguridad totalmente nuevos en la conducción automatizada.

En caso de avería, el vehículo sigue siendo manejable gracias al diseño de sistema redundante, lo que permite a Drive Pilot transferir el control del vehículo al conductor de forma segura. Si este no se hace cargo en un tiempo máximo de 10 segundos (por una emergencia médica, por ejemplo), realiza una parada de emergencia de forma segura tanto para el vehículo como para el tráfico, para lo que calcula la trayectoria óptima y mantiene el vehículo dentro del carril, evitando colisiones con otros usuarios y objetos en la carretera.

La ubicación exacta del vehículo equipado con Drive Pilot se determina mediante un sistema de posicionamiento de alta precisión mucho más potente que los GPS convencionales. Además de los datos anónimos recogidos por los sensores LiDAR, de cámara, de radar y de ultrasonido, un mapa digital HD proporciona una imagen tridimensional de la carretera y del entorno con información sobre geometría de la carretera, características de la ruta, señales de tráfico e incidencias en el tráfico (por ejemplo, accidentes u obras en la carretera). Este mapa se diferencia de los utilizados en navegadores por su alta precisión, con un baremo en centímetros en lugar de metros y un modelo detallado de cruces y rutas. Los datos cartográficos se almacenan en centros de datos backend, se comparan constantemente y se actualizan cuando es necesario, permitiendo un posicionamiento estable y preciso gracias a una representación del entorno a la que no le afectan factores externos como las sombras o la suciedad de los sensores.

Cumplir la ley

La marca de la estrella, en colaboración con ingenieros, abogados, responsables de protección de datos y expertos en ética, entre otros, están trabajando para que la nueva tecnología cumpla con las legislaciones vigentes. Uno de los requisitos éticos es que el proceso de detección no sea discriminatorio; es decir, los distintos sensores del vehículo están constantemente vigilando la carretera y el arcén para detectar siempre a los peatones, independientemente de su ropa, tamaño corporal, postura u otras características.

En modo de conducción autónoma condicional, el vehículo debe hacerse cargo de la conducción, garantizando la seguridad y el cumplimiento de todas las normas de tráfico. El conductor sigue teniendo obligaciones en el tráfico, por lo que debe cumplir con las leyes

Con el desarrollo de la Ley de Tráfico para sistemas de conducción autónoma de nivel 3 en 2017, Alemania fue el primer país en crear una base legal para el uso de estos sistemas. Tras la entrada en vigor de la normativa de homologación técnica, a principios de 2021, se puede implantar en Europa, oportunidad que Mercedes ha aprovechado para convertirse en el primer fabricante en ponerla en las carreteras conforme a los exigentes requisitos legales del Reglamento 157 de la ONU para un sistema de conducción autónoma de nivel 3.

En concreto, esto se traduce en unas exigencias para el vehículo y unas obligaciones para el conductor. En modo de conducción autónoma condicionada, el vehículo debe hacerse cargo de la conducción, garantizando la seguridad y el cumplimiento de todas las normas de tráfico. El conductor sigue teniendo obligaciones en el tráfico, por lo que debe cumplir con las leyes. En este sentido, el conductor debe estar preparado para retomar el control cuando se lo pida el Drive Pilot o cuando las circunstancias así lo exijan.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos