11.1 C
Madrid
sábado, octubre 1, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Arval pronostica un sustancial incremento del TCO de los vehículos de flota y aporta recomendaciones para amortiguarlo

spot_img

En línea con los niveles de inflación, el Coste Total de Propiedad (TCO) del vehículo se ha incrementado moderadamente pero de forma constante a causa de factores como el precio de compra del mismo, los costes de mantenimiento preventivo y de las reparaciones mecánicas, los impuestos, la prima del seguro, los intereses de financiación y los precios del mercado de vehículo de ocasión, asegura Arval España. En este sentido, Miguel Cabaça, su director general, señala que las compañías de renting han tratado de minimizar estas subidas, si bien no han podido evitar que «la escasez de materias primas y semiconductores, seguida a la situación geopolítica global, impacten a todos los agentes, por lo que se ve afectado el TCO».

Aun así, las compañías de renting han reducido continuamente esta evolución, renegociando los costes de financiación, alcanzando acuerdos especiales y preferentes con fabricantes y proveedores o compartiendo las mejores prácticas de gestión de flotas para ayudar a sus clientes a controlar el TCO de sus vehículos, aunque varios de estos factores se han visto afectados a nivel global por la creciente y paulatina incertidumbre de los mercados, derivada de la evolución imprevista de muchos de los factores de coste que componen el TCO de los vehículos.

Recuerda Arval que entre el 40% y el 60% del TCO viene determinado por el coste de financiación, del 15% al 30% por el coste de energía (consumo de combustible o electricidad), el 10% por el mantenimiento, otro 10% por el seguro y, aproximadamente, entre el 5% y el 10% restantes por los impuestos adicionales (tasas de propiedad o uso).

Algunos de los elementos que más influyen en los costes de financiación son el precio de compra del vehículo, el mercado de coches usados y la tasa de interés a la hora de financiar la compra. El coste de producción se basa en factores como los precios de las materias primas y los costes de mano de obra. Por lo tanto, la fluctuación de cualquiera de estos componentes afecta al precio de venta al público del vehículo. De hecho, el precio franco fábrica de los turismos ha aumentado una media de 7.000 euros en los últimos 10 años y, en algunos casos extremos, ha llegado a ser del 45% entre 2019 y 2021.

Algunos fabricantes han modificado su estrategia comercial y productiva, centrándose en la producción de vehículos de mayor valor, como los modelos premium o electrificados. El menor volumen, las políticas de ahorro de costes de gran alcance y la producción orientada a productos de mayor valor han permitido a los fabricantes obtener resultados financieros excepcionales en 2021 frente a 2019. Entre 2019 y 2021, el volumen de producción y ventas de vehículos disminuyó aproximadamente el 20%, mientras que las ganancias de algunos fabricantes aumentaron hasta el 30%.

También las condiciones del mercado de vehículos de ocasión influyen en los valores residuales establecidos por las compañías de renting, lo que afecta al coste de financiación. Es importante señalar que, para la empresa de renting, una variación en el valor residual afecta al coste de financiación tres veces menos que el mismo cambio en el precio franco fábrica de los vehículos. Los precios de los coches usados ​​se han disparado debido a la disponibilidad muy limitada y los plazos de entrega prolongados de los vehículos nuevos, ya que los fabricantes automovilísticos han tenido que reducir la producción debido a factores como la crisis de semiconductores.

Tasa de interés

Otro factor que influye en el coste de financiación de un vehículo es la tasa de interés o el coste de financiación. El alcance de un cambio en la tasa de interés en el TCO de un vehículo es menor que el precio de compra del vehículo o las variaciones del valor residual. Cuando el precio de compra aumenta el 10%, el TCO aumenta el 7%. Para un cambio de tasa de interés del mismo porcentaje, el cambio en el TCO es del 0,3% (27 veces menos).

Desde hace más de una década, los tipos de interés a corto plazo en Europa se encuentran en un nivel históricamente bajo y su evolución interanual ha sido estable (nunca por encima del 2% ni por debajo del 0,50%); no obstante, aunque el Banco Central Europeo ha anunciado dos posibles subidas de los tipos en julio y septiembre, los expertos de BNP Paribas pronostican dos aumentos adicionales de 25 puntos básicos en 2023. Pero, según la OCDE, las tasas de interés a corto plazo seguirán siendo bajas y estables dentro de la Unión Europea, mientras que deberían aumentar en los próximos dos años en EE.UU. y Asia.

Por lo que respecta al seguro, se establece en función de la categoría de la póliza de la flota, el kilometraje medio y el historial de siniestralidad de la misma. Las primas y el coste de las reparaciones aumentan regularmente, por lo que la parte de daños propios del automóvil de las primas de seguros de vehículos también se ve afectada por la evolución de los precios de las materias primas, la mano de obra y el precio de los recambios.

Sobre los precios de mercado de las materias primas, están sujetos a fluctuaciones en función de los niveles de oferta y demanda y los volúmenes comerciales, que repercuten directamente en los costes del vehículo, las piezas de recambios, el mantenimiento y los costes de reparación mecánica. La escasez de materias primas afecta aún más a la productividad de la cadena de suministro y eleva los precios, afectando a muchos componentes del TCO de un vehículo, pero de una manera limitada.

Precios de la energía

Por su parte, entre el 15% y el ​​30% del TCO está definido por los precios de la energía, que se ven impactados por el mercado de materias primas y los anuncios oficiales de sanciones de un país a otro, que pueden provocar fluctuaciones importantes de precios. Últimamente, las grandes variaciones del WTI (West Texas Intermediate) y del Brent (USD/BBL) han afectado directamente a los precios de los surtidores, mientras que los precios de la electricidad también han ido aumentando debido a que están adheridos, entre otros, al de los hidrocarburos (gas y gasolina). Por lo tanto, debido a las condiciones recientes, los costes de energía están alcanzando niveles históricamente altos y afectan fuertemente al coste total de propiedad de los vehículos.

En cuanto a la mano de obra, que se ha mantenido estable durante los últimos años, podría cambiar en breve a causa de los niveles actuales de inflación, que ha aumentado debido a la pandemia de Covid-19 y otros desafíos socioeconómicos.

La inflación es el factor que afecta a todos los componentes del TCO. Desde 2015, la tasa de inflación se había mantenido estable, en torno al 2% anual. Desde 2020, sin embargo, ha estado mostrando un aumento más fuerte, de aproximadamente el 5% en 2021 dentro de Europa. La pandemia y las políticas monetarias implementadas para combatir el impacto económico de la misma han llevado a un aumento de los tipos de cambio y, consecuentemente, la economía mundial se ha hundido en la inflación.

Subvenciones, incentivos y sanciones

El Arval Mobility Observatory de 2022 publica una síntesis de los cambios en la fiscalidad y la evolución de los mecanismos asociados a la misma en Europa. Debido a la emergencia climática, los gobiernos de todo el mundo emitieron nuevos incentivos como subsidios, subvenciones, bonificaciones, así como nuevos sistemas impositivos y mecanismos de sanción para incentivar la transición a vehículos de cero emisiones y la instalación de infraestructuras de puntos de recarga para vehículos eléctricos.

Al mismo tiempo, los gobiernos también han introducido programas de impuestos específicos y sanciones para los vehículos con motor de combustión interna (ICE), con el fin de reducir su participación en el mercado. Estas iniciativas de subvención tienen un fuerte impacto en el TCO de un vehículo, lo que hace que los vehículos eléctricos sean comparables y, a menudo, más competitivos que los vehículos ICE.

La situación entre Rusia y Ucrania ha provocado que el precio del gas natural y del petróleo suba. Los precios de la electricidad, que están estrechamente relacionados con los del petróleo, también están aumentando. Este conflicto ha perturbado la cadena de suministro y ha puesto de relieve la dependencia de Europa de una cadena de suministro global. Los líderes políticos y económicos europeos están abordando el problema en un intento de acelerar la transición a una cadena de suministro local europea, caracterizada, por ejemplo, por una inversión masiva para construir gigantescas fábricas para la producción de baterías en toda Europa.

Objetivo: bajar el TCO

Teniendo en cuenta los factores anteriores y el nivel incierto de repercusión en el coste total de propiedad de un vehículo, es muy difícil de llevar a cabo una previsión de precios de alquiler. Sin embargo, Arval pronostica que, a corto plazo, el TCO será significativamente más alto que el experimentado anteriormente.

Por otro lado, tanto las compañías de renting como los gestores de movilidad pueden implementar acciones para reducir la intensidad de este aumento de precios y, por tanto, del TCO. Algunas de ellas serían la electrificación de flota. Gracias a los incentivos, subsidios, subvenciones y bonificaciones, cambiar las flotas de vehículos ICE por eléctricas ayudará a reducir parte del incremento del TCO. En algunos países, el TCO de un vehículo electrificado puede llegar a ser el 20% más económico que el de un automóvil diésel o gasolina de características similares.

También ayudaría la implementación de servicios telemáticos dentro de la flota, lo que proporciona datos en tiempo real que pueden ayudar a reducir costes a través de decisiones de administración de flotas efectivas y basadas en información real del uso de sus vehículos. La implementación de servicios conectados permite monitorizar el comportamiento del conductor con reducciones en la tasa de frecuencia de accidentes de hasta el 25% y en el consumo de combustible de hasta del 15%.

Igualmente, Arval propone mejorar la gestión de flotas, optimizando sus costes y asegurándose de que los términos del contrato estén en línea con el uso de sus vehículos. Señala la compañía de renting que es ahora, precisamente, un buen momento para hacerlo, accediendo a las importantes oportunidades que representan los coches y furgonetas con menos kilometraje. En lugar de rescindir anticipadamente los contratos de arrendamiento, es preferible reasignar el vehículo al usuario, con otro más cercano al final de su contrato. Por último, es importante implementar servicios de uso compartido de automóviles y/o servicios de movilidad alternativos para reducir la flota y sus costes de movilidad.

Finalmente, Arval recomienda negociar con proveedores para beneficiarse de descuentos por volumen y mejores descuentos iniciales.

En conjunto, estas acciones pueden compensar completamente el aumento esperado del TCO del vehículo.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos