10.4 C
Madrid
sábado, noviembre 26, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Citroën ë-Berlingo: Un líder de alto voltaje

spot_img

El Citroën Berlingo, líder indiscutible de su segmento prácticamente desde su lanzamiento en 1996 y, por lo tanto, uno de los principales protagonistas de su categoría en el mercado del renting, es también un modelo muy importante para la industria del automóvil en España. Este vehículo tan versátil y práctico lleva fabricándose en la planta de Stellantis en Vigo desde hace 25 años para todo el mundo y desde estas instalaciones han salido más de tres millones de unidades. Además, tiene el récord de ser el modelo de Citroën que más años lleva en producción en la planta de Balaídos, superando al mítico 2 CV que se fabricó allí durante 23 años.

Ahora, el Berlingo entra en la era de la electrificación también con la fábrica gallega de Stellantis como epicentro, encargada de la producción de la versión 100% eléctrica denominada ë-Berlingo. Para hacerla más eficaz, se ha acondicionado una zona específica para ensamblar las baterías, lo que permite que este elemento pueda incorporarse a la cadena de producción con una gran rapidez y agilidad.

Tal y como sucede con el resto de la gama de combustión, el Berlingo eléctrico se ofrece en versión para pasajeros y la estrictamente profesional denominada Van, ambas con dos tallas de carrocería, M y XL, con una longitud de 4,40 metros la primera y de 4,75 metros la más larga, brindando esta última la posibilidad de disponer de un aforo de hasta siete asientos, con una capacidad de maletero de 775 y 1.050 litros, respectivamente, a lo que hay que añadir los 167 litros adicionales repartidos por el interior del vehículo. Un interior que, en términos de espacio, no varía nada en comparación con las versiones térmicas al ir ubicada la batería bajo el piso del coche, en posición central.

Sin perder capacidades

En el caso de las variantes Van para labores profesiones, la principal diferencia entre las dos tallas disponibles es la mayor capacidad de carga que aporta la XL. También en este caso, si comparamos al ë-Berlingo Van con las variantes con motor de combustión de su gama, mantienen la misma capacidad de carga y la acertada ubicación de la batería no le resta nada de espacio al interior del coche. Estas versiones se ofrecen con un aforo de hasta seis pasajeros y su volumen de carga puede ser de hasta 3,8 m3 en la carrocería corta y de hasta 4,8 m3 en el caso de la variante larga.

A simple vista, salvo los logotipos que identifican a estas versiones eléctricas del Berlingo, nada más las diferencia del resto de la gama. En el interior sí hay más diferencias, especialmente de corte tecnológico al complementar la pantalla digital táctil del salpicadero con otra que conforma el cuadro de instrumentos, ofreciendo ambas una información muy completa sobre el funcionamiento y todo lo que tiene que ver con el sistema de propulsión eléctrico. Otro detalle diferenciador es el selector de la caja de cambios en la consola central y el mando que permite seleccionar los diferentes modos de conducción.

Motor de 136 CV y 280 km de autonomía

Para este nuevo ë-Berlingo, tanto para la variante de pasajeros como para la Van, Citroën ha echado mano del motor eléctrico de 136 CV (100 kW) y 280 Nm de par, un propulsor que se encuentra en la parte delantera del vehículo y que está superprobado en diferentes modelos del Grupo Stellantis. Va asociado a una caja de cambios de una sola velocidad, estando limitada la velocidad de este grupo motriz a 135 km/h. La caja de cambios cuenta con la función denominada Brake (B), que mejora en las fases de deceleración la frenada regenerativa.

Por su parte, la batería de iones de litio, que como ya hemos comentado va situada bajo el piso del coche, entre los dos ejes, en un cajón de aluminio estanco, tiene una capacidad de 50 kWh, con la que brinda una autonomía de 280 km. Un rango que según los estudios que ha realizado Citroën es más que suficiente para cubrir las necesidades del 80% de los usuarios que necesitan un vehículo como este. Según estos, en un uso familiar se utiliza el coche a diario para recorrer unos 40 km, mientras que en un uso profesional esa distancia sube hasta los 72 km al día.

Para recargar la batería cuenta de serie con un cargador de 7,4 kW con el que es posible llenarla en unas siete horas y media. En el caso de recurrir a un enchufe doméstico de 230 V este tiempo se prolonga hasta unas quince horas, con un cargador trifásico de 11 kW se reduce hasta unas cinco horas y en un punto de carga rápida de 100 kW podemos recuperar hasta el 80% en unos 30 minutos. Para gestionar el sistema eléctrico de este ë-Berlingo se dispone de tres modos de conducción: Eco, en el que la potencia se limita a poco más de 80 CV; Normal, con el que su rendimiento llega hasta  109 CV; y Power, en el que se dispone de toda la potencia anunciada por la marca.

Las versiones con carrocería de pasajeros se ofrecen con tres niveles de acabado: Live Pack, Feel Pack y Shine, mientras que las versiones Van están disponibles con los acabados Control y Club. Hay que destacar un equipamiento muy completo en ambas variantes y sobre todo resaltar su completa dotación de sistemas de seguridad y de ayuda a la conducción, contabilizándose hasta 18 entre los que se encuentran la alerta de cambio involuntario de carril, el detector de ángulo muerto, la alerta de riesgo de colisión, el sistema de frenada de emergencia, los faros inteligentes Smart Bean y el Grip Control con sistema de tracción mejorado. En el caso del Van el total de ayudas asciende a 19, ya que a las disponibles en el Combi suma el indicador de sobrecarga. Además, el ë-Berlingo es el único de su categoría que puede disponer de Head-up Display y cuenta con soluciones prácticas muy útiles, como el Surround Rear Vision, que por medio de una pantalla situada donde debería ir el espejo retrovisor interior, hace en el Van las funciones de este elemento y permite ver al conductor, pese a llevar mampara de separación de la carga, lo que sucede detrás del vehículo.

También resultan muy prácticas las aplicaciones que pone a disposición de sus usuarios la marca francesa. Este es el caso de MyCitroën App, que permite programar la hora de carga, el preacondicionamiento térmico del interior del coche mientras se carga la batería, alertas de mantenimiento y consultar el estado de carga de la batería y la autonomía disponible. Además, la aplicación Free2Move ofrece el servicio Charge My Car que da acceso a 220.000 puntos de carga en toda Europa y a su geolocalización.

Opciones de compra

Con la ayuda que aporta el Plan Moves III, este nuevo ë-Berlingo puede adquirirse desde 29.640 euros o con una cuota de 145 euros al mes con una entrada de 3.751,26 euros y una última cuota de 12.032 euros. En el caso del ë-Berlingo Van, con la ayuda del Moves III está disponible desde 21.700 euros y por medio del Full Renting Pro de la marca se puede disponer de una unidad por una cuota de 391 euros, más el correspondiente IVA, en un contrato de 48 meses y 60.000 km. También se puede hacer por leasing, en cuyo caso la cuota es de 139 euros, más el IVA, en un leasing a 60 meses y con una cuota inicial de 6.124 euros y una final de 3.166 euros.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos