6.6 C
Madrid
jueves, febrero 9, 2023

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Audi Q8 e-tron: dos carrocerías con autonomía mejorada

spot_img

El primer coche cero emisiones de Audi, el e-tron, presentado en 2018 y con el que la marca de los cuatro aros iniciaba su andadura hacia un futuro eléctrico, recibe una importante actualización que comienza por su denominación, pasando a ser conocido a partir de ahora como Q8 e-tron para facilitar su posicionamiento en la gama SUV y confirmar su condición de buque insignia entre este tipo de vehículos. Esta puesta al día también incluye cambios de diseño que acarrean una mejorada aerodinámica y, lo más destacable, unas baterías de mayor capacidad que permiten homologar una autonomía superior, hasta 595 km, con la ventaja añadida de permitir una mayor potencia de recarga que recorta los tiempos de conexión al enchufe.

El nuevo Q8 e-tron, que llegará al mercado europeo a finales de febrero de 2023 y al norteamericano un par de meses después, se va a comercializar con dos tipos de carrocería, SUV y Sportback, mostrando esta última una elegante silueta coupé y sin que se puedan apreciar cambios en sus dimensiones con respecto a sus antecesores. Por lo tanto, su generosa longitud de 4,91 metros sigue posicionado a este modelo entre los más grandes de su segmento.

Y si en su día marcó el hito de ser el primer coche 100% eléctrico de la marca, ahora vuelve a ser pionero al estrenar la nueva identidad corporativa, con un diseño bidimensional de los cuatro aros del frontal del coche y una renovada tipografía en los emblemas que identifican al modelo situados en el pilar B.

Ya con nueva denominación, está disponible con las carrocerías SUV y Sportback

Para destacar aún más su poderoso frontal ofrece en opción una parrilla Singleframe luminosa, compartiendo listado de extras con los faros Digital Matrix LED, que permiten controlar el haz de luz con una gran precisión, añadiendo una serie de nuevas funciones como la información de tráfico ampliada, la luz de carril con indicador de dirección y la luz de orientación en carreteras secundarias, que brinda una conducción más segura en carreteras estrechas al mantener al vehículo centrado en el carril.

Diseño aerodinámico

Pero las novedades de diseño de mayor calado son las que tiene que ver con la optimización de la aerodinámica, como es el caso de los alerones montados en los bajos de la carrocería, que ayudan a conducir el flujo de aire alrededor de las ruedas; alerones que en la versión más radical SQ8 Sportback e-tron están ubicados en el eje trasero. En la parrilla frontal, Audi incorpora también por primera vez un dispositivo de autosellado con un sistema de lamas que cierran automáticamente la entrada de aire hacia el radiador, optimizando con ello el flujo de aire y evitando pérdidas no deseadas.

En términos prácticos, sigue presumiendo de un espacio interior muy amplio y confortable, algo en lo que tiene mucho que ver su distancia entre ejes de 2,93 metros, junto a una muy buena capacidad de carga del maletero, con 569 litros en la versión SUV y 529 para el Sportback, cifras a las que hay que añadir el cofre con 62 litros que encontramos bajo el capó, muy útil para guardar los cables de carga. Tal como nos tiene acostumbrados Audi, el Q8 e-tron, máximo exponente del lujo de la marca, muestra una calidad de acabado en el interior superlativa, destacando como gran novedad la presencia de nuevos materiales reciclados en las distintas guarniciones y tapicerías.

Impronta tecnológica

Pero no cabe duda de que lo que más llama la atención al entrar en el Q8 e-tron es su generosa dotación tecnológica. En la consola central destacan las dos grandes pantallas de alta resolución, la superior de 10,1 pulgadas y la inferior de 8,6, ambas táctiles pero también controlables mediante el mando MMI touch response y por un evolucionado control por voz con reconocimiento de lenguaje natural. Estos displays integran la gran mayoría de las funciones del coche, suprimiendo todo rastro de interruptores y mandos convencionales. La tercera pantalla vendría a conformar el cuadro de instrumentos digital, denominado Audi virtual cockpit. En lo que respecta al puesto de conducción, hay que hacer mención de una opción muy interesante, el Head-up Display, que proyecta abundante información en el parabrisas para hacer la conducción más cómoda y segura.

Su vista interior destaca por su apariencia tecnológica, con tres pantallas concentrando todas las funciones del vehículo

El capítulo tecnológico se completa con 40 sistemas de asistencia y ayuda a la conducción (ADAS) y con elementos como el sistema MMI Navegación plus, que recomienda destinos de forma inteligente en función de las rutas recorridas con anterioridad, o el sistema de infoentretenimiento con un software de transmisión de datos de alta de velocidad que cuenta con un punto de acceso Wi-Fi para que los pasajeros puedan conectar sus dispositivos móviles. Para que los múltiples ADAS funcionen de forma optima, el Q8 e-tron está equipado con hasta cinco sensores de radar, otras tantas cámaras y doce sensores de ultrasonidos que proporcionan información del entorno que después es analizada por una unidad central de control.

Como gran novedad se presenta el Audi remote park assist plus, que llegará a lo largo de 2023. Este asistente otorga la posibilidad de aparcar a través de la aplicación myAudi desde el smartphone y desde fuera del coche en las plazas de aparcamiento más estrechas. Cuando alcanza su posición definitiva en la plaza de aparcamiento se apaga el motor automáticamente, acciona el freno de estacionamiento y bloquea las puertas. Para sacarlo, de nuevo a través de la app se pone en marcha el motor, se engrana la marcha apropiada y el coche se mueve lo suficiente para facilitar un acceso cómodo a su interior.

Tres opciones con motores renovados

Para ambos tipos de carrocería, la firma de Ingoldstadt propone tres variantes del sistema de propulsión con tracción total eléctrica, en las que dispone de una evolución de sus electromotores. La versión de acceso es el Q8 e-tron 50, con un motor en caja eje que suman una potencia total de 340 CV y un par de 664 Nm. A continuación se posiciona el Q8 55 e-tron, con una configuración mecánica similar pero con una potencia de 408 CV y también 664 Nm de par. Y en la cima de la gama se sitúa el SQ8 e-tron, con un electromotor en el eje delantero y dos en el trasero, con una potencia combinada de 503 CV y un brutal par de 973 Nm. La velocidad máxima tanto en el Q8 e-tron 50 como en el Q8 e-tron 55 está limitada a 200 km/h, mientras que en el SQ8 e-tron lo está a 210 km/h.

El rango de uso del Q8 e-tron puede llegar hasta cerca de los 600 kilómetros

Para nutrir de energía a estos poderosos motores, Audi ha incorporado unas baterías de iones de litio de mayor capacidad. En el caso del Q8 e-tron 50 su capacidad es de 89 kWh (95 kWh brutos), con una autonomía de hasta 486 kilómetros en el SUV y de 501 en el Sportback. Para el Q8 e-tron 55 y el SQ8 e-tron la marca ha elegido unas baterías de 106 kWh (114 kWh brutos), con rangos de uso de 575 y 595 km para el SUV y el Sportback del primero, y de 465 y 483 km para los del segundo.

Una novedad muy importante en el actualizado sistema de propulsión es que las baterías permiten también una mayor potencia de recarga, 150 kW en el Q8 e-tron 50 y 170 kW en los Q8 e-tron 55 y SQ8 e-tron. Con este potencial de recarga se puede regenerar la batería del 10 al 80 por ciento en 31 minutos y en 10 minutos se puede disponer de energía para recorrer 123 km (104 km en el caso del SQ8 e-tron). En los puntos de corriente alterna puede recargarse con una potencia de 11 kW y de forma opcional con un cargador de 22 kW. A 11 kW la batería puede llenarse por completo en poco más de nueve horas, tiempo que se reduce aproximadamente a la mitad a una potencia de 22 kW.

Todas las versiones de la gama equipan de serie la función Plug & Charge, que permite la autentificación automática del vehículo en las estaciones de recarga compatibles y su activación con solo conectar el cable de carga, realizándose la facturación de forma automática.

El Audi Q8 e-tron también recibe modificaciones para mejorar su comportamiento dinámico. Todas las variantes cuentan de serie con una suspensión neumática con amortiguadores controlados electrónicamente que permiten variar la altura libre al suelo en un total de 76 milímetros. Además, la suspensión ha sido ajustada para optimizar la dinámica lateral del vehículo y el control de estabilización electrónico ESC ha sido mejorado para brindar una mayor maniobrabilidad y agilidad, especialmente en trazados muy virados. Asimismo, la dirección cuenta con una relación de desmultiplicación modificada para que su respuesta sea más rápida y precisa.

Desde 84.610 euros

Disponible ya para pedidos, su versión de acceso con el nivel de acabado Advance y la carrocería SUV se puede adquirir por 84.610 euros para el Q8 e-tron 50 y por 94.610 euros en el caso del Q8 e-tron 55, mientras que las versiones Sportback tienen un sobreprecio de 2.500 euros. Si se opta por el acabado S Line habrá que hacer un desembolso extra de 5.500 euros con respecto al Advance. Opcionalmente, se pueden elegir tres paquetes muy completos de equipamiento: Confort, Premium y Black, con unas tarifas, respectivamente, de 5.980, 9.020 y 2.510 euros.

spot_img

Artículos reclacionados

spot_img

Últimos artículos