17.7 C
Madrid
jueves, mayo 23, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Ampere, la nueva marca para todos los productos y tecnologías eléctricas del Grupo Renault

spot_img

Si hace apenas unos días conocíamos la decisión del grupo automotriz francés sobre el emplazamiento global de Horse, su división de motores híbridos y de combustión de nueva generación, en las oficinas centrales de Renault en España, ahora le toca el turno a Ampere, la división que aglutinará todo lo relacionado con los nuevos modelos cien por cien eléctricos y el desarrollo de la tecnología eléctrica que el Grupo Renault producirá en adelante.

Basada en el desarrollo de una nueva gama de modelos creada a partir de vehículos clásicos de la marca del rombo como los veteranos Renault 4 y Renault 5, o los más cercanos Mégane E-Tech 100% eléctrico y Scénic E-Tech 100% eléctrico, la nueva marca de movilidad eléctrica del consorcio galo, Ampere, va tomando forma y su nuevo equipo directivo ya ha sido configurado.

Avanzada la segunda mitad de este mismo año 2023, Ampere pondrá sus cartas iniciales sobre la mesa y dará a conocer nuevos detalles del electrizante futuro que la marca del rombo prevé para esta nueva división.

Luca de Meo también asume la dirección de Ampere

Luca de Meo, actual director general de Renault Group, asumirá la dirección del nuevo equipo directivo de Ampere, escoltado convenientemente por el español Josep María Recasens y Vincent Piquet, como los nuevos directores de Operaciones y Financiero, respectivamente. Nombramientos al más alto nivel en el grupo francés y con los que Renault Group quiere llamar la atención y despertar la confianza de los inversores respecto de la innovadora y rentable estrategia que se ha diseñado para Ampere. Los nombramientos serán cien por cien efectivos en el segundo semestre de este mismo año, una vez que se haya completado la fase de escisión de la marca de Renault. Luca de Meo mantendrá, en todo caso, sus actuales responsabilidades al frente de Renault Group como director general del mismo.

Vincent Piquet (izquierda) y Josep María Recasens (derecha)

Ampere nace para «convertirse en el líder europeo del vehículo eléctrico en términos de competitividad y tecnología». Según el propio De Meo, «gracias al trabajo realizado en Renault Group, Ampere está a punto de despegar apoyado por ventajas iniciales inigualables».

Así, la nueva marca eléctrica de Renault dispondrá de «una de las cadenas de valor EV más integradas de la industria, un enfoque pionero del vehículo definido por software (software defined vehicle) y capacidades avanzadas de ingeniería y fabricación». Como comenta Luca de Meo, «la combinación de agilidad de un pure player con las fortalezas de un fabricante de automóviles establecido hacen de Ampere un actor único» en el mercado.

«Ahora pasamos a la acción —indica el director general del Renault Group—. Cuanto más nos especializamos, más oportunidades evidentes se crean para Ampere en la carrera hacia el eléctrico y el software. Aspirar a una reducción de costes del 40% para la próxima generación de vehículos, situar la tecnología y la innovación en el centro de la organización de Ampere y ofrecer productos atractivos al mejor precio. Todo ello está en consonancia con la tradición de democratización de la tecnología y de creación de valor para nuestros socios» que ha caracterizado al Grupo Renault a lo largo de su historia.

Parte de la nueva organización del Grupo Renault

Para Renault Group, Ampere es un proyecto de creación de valor de gran importancia, para el cual se ha propuesto alcanzar un crecimiento anual compuesto (TCAC) de su cifra de negocio del 30% hasta el año 2030. Una palanca en la cual el 80% de las inversiones ya han sido realizadas y que aspira a lograr a partir de 2025 beneficios de explotación y un free cash flow equilibrado con un margen de dos dígitos también para 2030.

Recientemente, el Grupo Renault reestructuró su organización dividiendo la compañía en cinco grandes divisiones: Ampere (vehículos y tecnologías eléctricas); Alpine (la marca deportiva); Mobilize (vehículos y servicios de movilidad); Horse (inicialmente conocida como Power, la marca de vehículos híbridos y tecnologías basadas en la combustión); y Neutral (la marca de los vehículos y la movilidad basada en el uso del hidrógeno y la pila de combustible y de investigar futuras fuentes de energía).

Entre las ventajas con las que cuenta Ampere en su lanzamiento se encuentra la total y plena disponibilidad que la nueva marca tiene de uno de los mejores ecosistemas eléctrico y de software ya constituidos en el mercado europeo. Así, dispondrá de una excepcional cobertura en la cadena de valor del vehículo eléctrico gracias a un enfoque integrado único que le permitirá pasar del 10% alcanzado en 2019 y del 30% realizado en 2022 al 80% para el año 2030.

Igualmente, contará ya desde el inicio de su actividad con las avanzadas tecnologías desarrolladas por Renault en los últimos 15 años y que han situado a la marca en una inequívoca posición de liderazgo en el mercado eléctrico europeo. Entre dichas tecnologías se incluyen dos plataformas eléctricas nativas desarrolladas íntegramente por Renault Group.

Máxima capacidad dentro del Grupo Renault

Asimismo, Ampere dispondrá de unas impresionantes capacidades en materia de software de vanguardia, que ya están sobradamente contrastadas en el que actualmente es uno de los mejores sistemas de infoentretenimiento a bordo que se pueden encontrar en el mercado del automóvil.

La nueva división organizativa de Renault Group también ha dotado a Ampere de unas sólidas relaciones y asociaciones con más de 20 de las más innovadoras empresas que se pueden encontrar en las distintas cadenas de valor de vehículos eléctricos y software. Así, Ampere colaborará directamente mediante sólidos acuerdos ya establecidos con marcas como Google, Qualcomm, Valeo o STM Electronics, entre muchas otras.

A su plena disposición, Ampere también cuenta desde el primer día con Electricity, el sólido ecosistema de producción de Renault Group con capacidad para fabricar 400.000 unidades y una hoja de ruta marcada para alcanzar lo antes posible hitos de producción de un millón de unidades con una productividad al máximo nivel. Este ecosistema se complementa, además, con las instalaciones del 80% de los proveedores situadas a menos de 300 km de distancia, lo que garantiza una rápida capacidad de respuesta, máxima rentabilidad y limita —como pocas otras organizaciones pueden garantizar— la huella de carbono que la actividad fabril produce.

Y a todo ello siempre hay que unir la importante notoriedad que una marca como Renault tiene en el mercado, con una tasa del 95% en toda Europa y con presencia de hasta 4.700 instalaciones (concesionarios, talleres...) cubriendo comercial y asistencialmente todo el territorio del Viejo Continente.

Con semejante base de partida, no es de extrañar que los objetivos que Renault se ha propuesto alcanzar con la nueva organización de su estructura empresarial en general y con el lanzamiento de Ampere en particular pongan sobre la mesa hitos y cifras de gran importancia y calado.

Importantes reducciones de costes y aportación de valor

Así, el Grupo Renault confía alcanzar una reducción de los costes en Ampere del 40% en cada unidad producida de la nueva generación de vehículos para 2027 y de ahí en adelante. Para ello, cuenta ya con la integración en sus cadenas de producción de los nuevos Renault 5 y Renault 4 cien por cien eléctricos, que llegarán al mercado, respectivamente, en los años 2024 y 2025.

Ampere también será la responsable dentro del grupo automotriz francés de explorar el desarrollo de todas las tecnologías relacionadas con las baterías eléctricas del grupo y las futuras (incluyendo desde las de iones de sodio hasta las de estado sólido que están por llegar). De la nueva división eléctrica también se espera que alcance una mayor eficiencia, de hasta el 90%, en la cadena de tracción energía-batería-rueda de los respectivos modelos que se pondrán a la venta.

Aprovechando la reorganización de su actividad, Renault Group también deja perfectamente encaminada y orientada a la nueva división eléctrica Ampere para reducir la diversidad de piezas y componentes que se emplean en la producción de modelos, hasta un 30% con respecto a las actuales cifras, y en alcanzar mejoras de productividad de la fabricación que sitúen los tiempos de producción de cada unidad en algo menos de 10 horas por coche.

Desarrollo de nuevas e innovadoras arquitecturas de vehículos

Y, por último, también será responsabilidad directa de Ampere el desarrollo de nuevas e innovadoras arquitecturas de vehículos definidas por software (SDV), así como aportar la necesaria tranquilidad en cada etapa o fase del proceso que los clientes siguen en su contacto con la marca. Para ello, han de proporcionar una experiencia cliente, tanto digital como física, de primer nivel y calidad premium a cuantos entren en contacto con la marca. Igualmente ha de suceder con aquellos que quieran recargar sus futuros modelos: Ampere ha de ofrecer una experiencia de recarga fluida y a través de una amplia y completa red europea de cargadores.

Por otra parte, indicar que los valores de reventa de los coches del rombo se han apreciado en estos últimos meses, mejorando en sus valoraciones gracias a la nueva y completa gestión que se efectúa sobre el círculo de vida íntegro y en su totalidad del vehículo, así como de la constante actualización a la que Renault somete a las distintas aplicaciones y elementos de seguridad que los modelos de la marca incorporan a bordo.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos