8.8 C
Madrid
domingo, marzo 3, 2024

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Alertas en el mercado de VO: coches alemanes que no son alemanes y más de tres millones con riesgos o vicios ocultos

La compra de un automóvil de segunda mano no siempre ofrece la misma seguridad y confianza que la adquisición de un coche de nueva matriculación. Las operaciones de VO exigen ciertas precauciones e incluso labores de comprobación cuando se pueda tener la sospecha de que el particular o incluso el profesional responsable de su venta no cumpla con todas las garantías exigibles, en muchos casos «distorsionando» el historial del vehículo.

En este sentido, dos de los principales proveedores de historiales de vehículos en Europa, carVertical y Carfax, han querido dar la voz de alarma respecto a dos cuestiones que también afectan a los coches usados que se comercializan en nuestro mercado.

Por un lado, carVertical advierte de que muchos de los vehículos de segunda mano que se están vendiendo desde Alemania jamás han pisado las calles de aquel país. En concreto, la empresa lituana cifra en un 4,3% el porcentaje del VO germano que proviene de otros países, con Italia a la cabeza suministrando el 16,6% de estas unidades que han sido matriculadas por primera vez en otros países. Desde Francia llegaría un 12,7%, un sorprendente 10,6% desde Estados Unidos, un 9,1% de Bélgica y un 5,1% de Rumanía, entre los principales puntos de origen.

El coche alemán tiene gran predicamento en muchos mercados automovilísticos europeos, caso del español donde las enseñas teutonas copan los primeros puestos del ranking de importaciones. «Hemos notado que se venden modelos caros en Alemania, pero nuestros registros sugieren que muchos de ellos nunca se han utilizado en el país, lo que crea la ilusión de que se está comprando un automóvil alemán en buen estado, cuando en realidad es importado de Italia, Francia o Rumanía», explica Matas Buzelis, responsable de Comunicación y experto en automoción de carVertical.

El directivo alude a la convicción generalizada de que los conductores alemanes compran coches más nuevos, mejor equipados y más caros, a la par que siguen estrictamente las recomendaciones de los fabricantes para el mantenimiento, lo que puede acabar por conducir a engaño a los compradores que no hayan solicitado un informe del historial del vehículo o solicitado su revisión por parte de un mecánico cualificado.

Buzelis considera que ante la escasez de coches nuevos, la selección de modelos de alta calidad en el mercado de VO puede ser limitada, por lo que algunos vendedores están intentando comercializar sus unidades en un país como Alemania con una audiencia muy grande. «Si alguien no puede vender su automóvil en República Checa o Rumanía, puede que intenten hacerlo en otro sitio», comenta.

El hecho de que el vendedor oculte el país de procedencia del vehículo puede implicar que no esté en las mejores condiciones. Las reparaciones de baja calidad, un alto kilometraje y los daños ocultos son razones comunes por las que los vendedores intentan enmascarar el pasado de un vehículo y venderlo en otro lugar, explica carVertical. Y dado que los países a menudo no intercambian datos del historial del automóvil, puede ser difícil rastrear las estafas relacionadas con las transacciones transfronterizas.

Riesgos o vicios estructurales

A esos daños ocultos mencionados por carVertical apunta también Carfax. Y la problemática no es como para mirarla de soslayo. Según sus estimaciones, más de tres millones de coches usados en España presentan algún riesgo o vicio oculto. Es decir, problemas que deberían ser revelados por el vendedor, como la información de que han sido importados, que han sufrido accidentes o daños, que presentan inconsistencias de kilometraje o que han tenido usos alternativos, como taxi.

Esta situación, remarca Carfax, se agudiza en Andalucía, donde más de medio millón de estos automóviles, o lo que es lo mismo, uno de cada seis, presentan al menos uno de estos vicios ocultos a tenor de la información de la que tiene constancia la compañía, con elevadas posibilidades, por tanto, de que sean muchos más.

También se hace más evidente en los coches más viejos, toda vez que prácticamente la mitad (48%) de los que superan los 15 años depara al menos uno de estos riesgos. De hecho, cuatro de cada cinco que presentan inconsistencias de kilometraje se encuadran en este segmento de edad, y un 41% con accidentes previos o daños datan de 2008 o antes.

Carfax recuerda que el riesgo de comprar un modelo que haya sufrido daños se eleva un 50% en turismos de entre 9 y 11 años, con respecto a los que tienen entre 6 y 8.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img

Últimos artículos