26.8 C
Madrid
lunes, agosto 15, 2022

La web de flotas, renting y VO de la revista Renting Automoción

spot_img

Acea pide “medidas drásticas”de infraestructura de recarga y asegurar el acceso a las materias primas para la e-movilidad

spot_img

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (Acea) ha pedido que se tomen «medidas drásticas» en materia de infraestructura de recarga para poder cumplir los objetivos de reducción de CO2 pactados anoche por los ministros europeos de Medio Ambiente, que en línea con lo establecido por la Comisión Europea y refrendado por el Parlamento Europeo, acordaron recortar las emisiones de CO2 al 55% en el caso nuevas matriculaciones de coches en 2030 y al 50% para furgonetas, así como introducir un objetivo de reducción del 100% de las emisiones de CO2 para 2035 para coches y furgonetas nuevos.

El Consejo no tuvo en cuenta en momento alguno la propuesta de Italia, Portugal, Bulgaria, Rumanía y Eslovaquia de aplazar hasta 2040 el fin de la venta de automóviles con motor de combustión interna, ni la posición de Alemania, que a través de su ministro de Finanzas, Christian Lindner, aseguró que no refrendará la propuesta de prohibir los vehículos con motores de combustión a partir de 2035 ya que no contempla el uso de otras tecnologías, como los biocombustibles climáticamente neutros.

Asimismo, el Consejo señaló que se garantizará que los conductores puedan recargar sus vehículos en todos los Estados miembros mediante la correspondiente revisión del despliegue de una infraestructura de combustibles alternativos (AFIR) y fijó para 2026 la evaluación por parte de la Comisión de los progresos realizados para alcanzar los objetivos de reducción del 100% de las emisiones y la necesidad de su revisión teniendo en cuenta los avances tecnológicos, incluso en lo que respecta a las tecnologías híbridas enchufables y la importancia de una transición viable y socialmente equitativa hacia las emisiones cero. Además, el Consejo marcó 2030 como año final para los incentivos reglamentarios para los vehículos de emisiones cero y bajas (ZLEV).

Respeto a la decisión

La patronal de los constructores de automóviles ha asegurado que respeta la decisión del Consejo, pero señala que tiene importantes implicaciones, no sólo para la industria del automóvil, sino también para la economía de la Unión Europea en su conjunto.

Aunque los fabricantes europeos de automóviles llevan tiempo adoptando el cambio a la electromovilidad y están transformando radicalmente sus negocios para cumplir los objetivos climáticos de la UE, Acea afirma que, sin embargo, la clave para alcanzar los objetivos de CO2 no está sólo en manos de la industria, sino que otros tienen que desempeñar también su papel. Por ello, es vital que se establezcan ya todas las condiciones marco para pasar a ser totalmente eléctricos, incluido el despliegue de una verdadera red de infraestructura de carga y repostaje en toda la UE y el acceso a las materias primas necesarias.

Oliver Zipse, presidente de ACEA y CEO de BMW, ha indicado que la industria del automóvil contribuirá plenamente al objetivo de una Europa neutra en carbono en 2050, si bien «la decisión del Consejo plantea cuestiones importantes que aún no han sido respondidas, como por ejemplo, cómo Europa garantizará el acceso estratégico a las materias primas clave para la e-movilidad».

Acceso a materias primas

Zipse ha explicado que para que la Unión Europea sea pionera de la movilidad sostenible, debe asegurarse la disponibilidad de estos materiales; de lo contrario, los constructores de automóviles se verán amenazados por nuevas dependencias, ya que otras regiones económicas se han posicionado en una fase temprana.

De cara al futuro, ha asegurado que «la apertura tecnológica significa que también el hidrógeno y otros combustibles neutros en CO2 pueden desempeñar un papel importante en la descarbonización del transporte por carretera».

Sobre el Reglamento de Infraestructuras de Combustibles Alternativos (AFIR), Acea también insta a los responsables políticos a igualar las ambiciones que acaban de establecer para la industria del automóvil a la hora de fijar los objetivos de infraestructura para cada Estado miembro. En este sentido, la revisión intermedia del reglamento sobre el CO2 será clave para seguir los avances en la evolución del mercado, el despliegue de infraestructuras y la disponibilidad de materias primas.

Artículos reclacionados

spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos